Actualizado: 01:00 CET
Martes, 26/05/2020

Jerez

El respeto desde el Amor

Si no se quiere ver lo mucho que en la caridad y la asistencia se está haciendo es porque no se tiene ni un atisbo de esa humanidad que les sobra a los cofrades

  • La Clemencia en San Benito

Madre no hay más que una. Pero tú, Carlota, no te pudimos despedir como merecías, te ganaste, en nuestros cuarenta años de fraternal convivencia, mi cariño y el de los míos, el de mi mujer y el de tus cinco nietos, como siempre los llamastes, desde el respeto a la memoria de mi madre, Carmen, y desde el amor que derrochaste con mi padre, en tus treinta años de matrimonio y hasta que nos abandonó aquel 10 de junio de 2009. Ese respeto es el que se están ganando los cofrades de tu querido Jerez, esos a los que tanto apreciabas desde tu condición de devota fiel de Nuestra Señora del Mayor Dolor, con esa estación de solidaridad y entrega hacia los demás que comenzaron, con total desprendimiento, el mismo día que se confirmó el Estado de Alarma que nos confinaba a todos en casa, aunque tú casi ni te diste cuenta en tus últimos días en este mundo. Mascarillas, trabajo para ayudar a las distintas Cáritas Parroquiales, colectivos unidos para dar de almorzar y cenar a más de setenta necesitados., Volcados hacia el prójimo, como siempre te volcastes con los que te rodeaban, haciendo bueno ese segundo mandamiento de Amarás, con mayúsculas, al prójimo como a ti mismo. Este año no habrá procesiones -mis tres ángeles custuodios no las podrán ver desde ese balcón que en el cielo debe estar dispuesto para aquellos que pasaron por esta vida haciendo el bien- pero ya los cofrades, cristianos por encima de todo, han hecho y siguen haciendo un desfile de solidaridad que, sin que se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, merece la gratitud de todos, hasta de aquellos que, alejados de la Iglesia, solo están dispuestos a la crítica y al descrédito. Y es que si algunos no ven o no quieren ver lo mucho y bueno que en la caridad y la asistencia se está haciendo es porque no tienen ni un atisbo de esa humanidad que les sobra, como te sobraba a tí querida Carlota, no solo a los cofrades de Jerez sino a los de toda España. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El vacío no entiende de barrios
chevron_right
Voluntarios de Jerez hacen mascarillas accesibles para personas sordas