Actualizado: 10:37 CET
Lunes, 01/06/2020

Jerez

Las bandas esperan llegar a acuerdos con las cofradías

Alertan del perjuicio económico que les ocasionaría no cobrar los contratos firmados, ya que de ser así no podrían pagar a sus proveedores

Cargando el reproductor....

La suspensión de las procesiones de Semana Santa afecta de manera singular a las formaciones musicales que trabajan durante todo el año para cumplir los compromisos adquiridos con las cofradías.

En la práctica totalidad de los casos el ingreso que perciben por esos acompañamientos les permite hacer frente a sus gastos de mantenimiento.

Por regla general estas formaciones esperan a recibir esos ingresos para hacer frente a las facturas pendientes por alquileres de locales, renovación de uniformes o instrumentos.

El director de la Agrupación Musical de la Sentencia, Jesús Jiménez Piñero, admite que tras el anuncio de suspensión “no han quedado ni ganas” de hablar con las hermandades acerca del cumplimiento de los contratos firmados.

Sin embargo, admite que “hasta la fecha” han sido “tres” las cofradías que se han puesto en contacto con la banda para tender la mano a “un entendimiento”.

“La situación es bastante peculiar, pero no planteamos llevar esta situación a términos jurídicos. Un contrato no deja de ser un papel firmado y para nosotros lo más importante es la palabra”, explica.

Juan Manuel Reganzón, director de la Agrupación Musical San Juan, entiende que en una situación “compleja” como la que se está viviendo es necesario “que todo el mundo se ayude”.

“Las bandas siempre están ahí cuando las hermandades las requieren y ahora son las bandas quienes más que nunca necesitamos a las hermandades”, apunta.

Sin ánimo de lucro

En ambos casos dejan claro que el dinero que se ingresa en Semana Santa se destina al mantenimiento de las formaciones. “Tenemos proveedores que nos abastecen durante todo el año y esos gastos se afrontan con los contratos de estos días, porque el 80 ó 90 por ciento de nuestros ingresos dependen de la Semana Santa”, comenta.

La banda de San Juan se ha “embarcado” además en una serie de proyectos a cuyo coste debe hacer frente ahora. “Este año hemos renovado el uniforme, instrumentación..., a ver cómo se hace frente ahora a todo eso”, señala Reganzón.

El panorama es similar en la Agrupación Musical de la Sentencia, que este año ha confeccionado veinte nuevos uniformes y que debe además hacer frente al pago de los alquileres de una nave situada en el polígono industrial El Portal y al mantenimiento de los instrumentos.

“Nuestra intención es llegar a acuerdos con las hermandades para cubrir estos gastos y que la persona que ha firmado con los proveedores no tenga ahora un disgusto”, asevera Jesús Jiménez Piñero.

El futuro es incierto no ya para estas bandas jerezanas, que están bastante consolidadas, pero sí para otras muchas de la provincia y del resto de Andalucía.

Juan Manuel Reganzón mantiene estos días contactos con algunas de ellas y tiene claro que “si las hermandades no participan” asumiendo al menos parcialmente el abono de los contratos, “a más de una formación le va a hacer mucho daño” esta situación, hasta el extremo de que “alguna se perdería”.

Alrededor de cada una de estas bandas se mueve una media de un centenar de personas, jóvenes la mayoría, que tienen acceso a una formación musical básica y que además desarrollan una actividad que cubre su tiempo de ocio.

De ahí el importante papel que desempeñan también desde el punto de vista social. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Critican a la Junta por no facilitar los datos de contagio en Jerez
chevron_right
El hospital ya prepara en la planta de Urología una UCI para Covid-19