Actualizado: 22:48 CET
Jueves, 20/02/2020

Jerez

Antonio Cantizano: "El Dakar es un disparate"

El mecánico de San José del Valle se muestra feliz tras haber vivido la aventura de un rally único con el que ya sueña repetir el año próximo

  • Cantizano en el homenaje que le dieron en Jerez.

Soy Antonio Cantizano y corrí cinco Bajas de Aragón y las terminé todas (gané un año la clase IV) motos de serie..., unas doscientas mil pesetillas. Y competí durante muchos años, desde los 89 hasta 2002, algunos más intensos que otros. Fui campeón de Andalucía de tramos crono de enduro el año 1989; subcampeón de enduro 4T en 1990; gané el euromaster de raid en 1999 (Castilla La Mancha), fui segundo en euromaster en el año 2000 y en el 1997, primero en el 2000 clase m1 (motos de dos tiempos) en el euromaster de Castilla La Mancha; gané cinco veces en el Campeonato de Andalucía la Copa Trail 2t, desde 19995 a 2000(supermotard), quinto scratch Campeonato de España de raid año 1995; cuatro en 1997; varios más años más, hasta 2002, que terminé tercero scratch, siempre entre los top ten y, eso sí,  con mi Honda CR 500, muchas carreras de dirt track ganadas aquí en Andalucía.  A nivel profesional fui mecánico durante cinco años en un concesionario Yamaha en Jerez, luego autónomo con la tienda servicio Honda (me encantaba esa marca) pero por motivos personales cerré, aunque me iba bien, y me fui a Alemania a trabajar para una empresa que hacía las pruebas para BMW Motos y algunas pruebas para KTM, también trabajé en una fábrica un mes y estuve de mecánico de Jaime Torrent en el Campeonato de España de supersport en los años 90, otro año con Francisco Armari , 125 gp JJ Cobas, año 99, participé como asistente de Renato Moronni en el Raid Faraones en 2004, asistente en el IRC con el americano David Scully y actualmente trabajo para la Administración Pública andaluza, en la rama de medio ambiente y tengo un taller en el que hago suspensiones y todo tipo de reparaciones en el que solo estoy yo y solo por las tardes, de 5 a 8, y organizo rutas, principalmente de enduro (del duro) por el norte de Marruecos y algunas por el sur, las menos. Hago lo que me gusta en cada momento. Procuro divertirme con lo que hago...si no, no lo hago”.
Es la carta de presentación de Antonio Cantizano, que nació en Cádiz, se crió en San José del Valle y desde hace veinte años vive en Vejer, en la pedanía de La Muela, “donde se vive de lujo, con mucha gente de diferentes países. Es otro modo de ver la vida en relación a otras poblaciones”. Y este Cantizano “ex piloto, que monto en moto pero no soy motero” ha estado en el Dakar. El jefe de mecánicos del Club Aventura Touareg  ha cumplido con su sueño de participar en un Rally Dakar y ha cumplido el objetivo en el Dakar 2020 formando parte del equipo técnico de asistencia de Joan Pedrero, que acabó en una sobresaliente decimosexta posición. El Club Aventura Touareg, equipo oficial del Dakar 2020, ha contado con Manuel García ‘Murchi’ como jefe de equipo y Abel Rodríguez y Antonio Cantizano como equipo técnico. Antes de esa aventura  recuerda su etapa de piloto quedando por delante de Dani Roma o compitiendo con Isidro Estévez, ahora en sillas de ruedas, y su prolongada carrera que se cortó por motivos personales y que le hizo centrarse en la mecánica y vivir la aventura de este Dakar, que ya le espera casi seguro para el próximo año, y que entiende que, como experiencia, “es un disparate. Un presupuesto altísimo, cien camiones para montar máquinas, mil quinientos trabajadores, hospital, catering, te pagaban la gasolina, que además es muy barata allá en Arabia Saudí. Llenamos 300 litros para el camión por 30 euros. Mucha solidaridad. No hice fotos porque nadie las hacía. Convivíamos todos. No quiero hablar de presupuestos de gente que competía para no herir susceptibilidades pero aquello es todo enorme, aunque a nivel deportivo ha sido un rally rápido y con mucho frío y no tan pedregoso como puede ser el de Marruecos. Muchas dunas, pero se sorteaban. El accidente de Alonso lo viví porque estaba allí. Había muchos españoles, que trabajan allí, y creo que Alonso se emocionó. Nuestro piloto, que ha quedado muy contento de nuestro trabajo, pedía más caña incluso”.
Y su llegada a Jerez fue apoteósica. “Me engañaron y me llevaron al club Cherokee, al que pertenezco y me hicieron un homenaje tremendo. No me lo esperaba, aunque se lo agradezco a todos”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
0-0, el marcador no se movió en Guadalcacín
chevron_right
La contratación en el turismo no iguala las cifras de 2017