Actualizado: 22:43 CET
Viernes, 24/01/2020

Jerez

Hacia el gran Club del siglo XXI en Jerez

El Club Nazaret afrontará una inversión de 4 millones de euros con la piscina cubierta como joya del proyecto

  • Si las piscinas fueron el hito en 1968, la cubierta lo será ahora.

Cuatro millones de euros en inversión tiene previsto el Club Nazaret para que “ese referente que fue el Club en el año 1968 con la apertura de la piscina, que fue un hito para Jerez,  vuelva a serlo ahora con estas inversiones y con esa piscina cubierta que tenemos en perspectiva” aseguraba el pasado jueves, en el programa Básico de 7TV , Alejandro  Villagrán Fernández, director del Club Nazaret que estuvo acompañado por el presidente de la entidad Manuel García Perdigones.
Con dos mil familias como socios el Club Nazaret inicia una nueva e importante etapa tras cumplir sus primeros cincuenta años de vida. El impulso de monseñor Cirarda Lachiondo y de Antonio Mateos Mancilla encontró, a finales de los años 60 del pasado siglo, el respaldo total de la Obra Social de la Caja de Ahorros de Jerez cuyo presidente era Jesús Mantaras García-Figueras. Se puso en marcha la gran obra para el nuevo tejido socioeconómico de Jerez. Se puso en marcha un club para acoger a la naciente clase media, como alternativa a aquel elitista Club Chapín que existía por aquella época. Los terrenos eran de la Caja de Ahorros de Jerez y se fueron cediendo cada diez años sin problemas de tipo alguno. Luego llegaría la fusión, o absorción como quieran, de la Caja de Ahorros de Jerez con la sevillana Caja San Fernando y la situación de la entidad del Nazaret no se alteró. Llegó otra fusión de la Caja de Ahorros de San Fernando con la del Monte de Piedad de Sevilla y Huelva que dio origen a la creación de Cajasol y la vida en el club, más allá de democratizarse con unas elecciones a la presidencia, siguió sin sobresaltos. Posteriormente La Caixa se haría con la división bancaria de Cajasol, pero no así con su Fundación que era sobre la que recaía la propiedad de los terrenos del Club Nazaret. En 2018 se acabó la última concesión de los terrenos, que había sido prorrogada en 1998, y había que negociar con la Fundación Cajasol.
Tras unos primeros contactos se llegó al consenso de prorrogar la concesión por un año y, a partir de ahí, comenzar un largo y profundo periodo de negociación donde la Fundación quería saber si el Club estaba en condiciones de aportar viabilidad a su proyecto, por lo que hubo de presentarse un plan de viabilidad y de negocio y, sobre todo, de inversión de futuro. El proyecto de futuro presentado por la dirección del  Club ha sido muy ambicioso, ha sido analizado, tanto el proyecto como la viabilidad como el plan de negocio por una auditoría, y tuvo el placet de los patronos de la Fundación que llegaron al acuerdo de ceder los terrenos por diez años, con una ampliación a seis y la opción de concederlos por veinticinco años a medida que se vayan materializando los objetivos.
Unos objetivo que se centran en la puesta en marcha, a dos años vista, de las obras de construcción de una piscina cubierta -que será la joya de la corona- que es la gran demanda del cuerpo social. Su construcción será donde ahora están los minicampos de fútbol, cerca de la zona hípica, donde hay superficie suficiente. Contaría con una piscina de dieciséis o dieciocho calles de 25 x25 y otra de 25x12 y se complementaría en la parte alta con un gimnasio para que el servicio sea completo de piscina, gimnasio y vestuarios. Para que el proyecto sea realidad hay que aumentar el número de socios en trescientos -socios familiares o socios individuales con la nueva oferta hecha por el Club- entendiéndose que con ese proyecto también se pueden poner en marcha escuelas de waterpolo -el Nazaret fue un referente en este deporte en su época- y de natación -idem de idem-.
Pero no solo de la piscina cubierta se sostendrá el futuro del Club sino que en un par de meses se comenzarán a hacer seis pistas de tenis, donde ahora hay cinco, de resina de última generación como las de la Escuela de David Ferrer, donde están ahora los jerezanos Pablo Llamas y Juan Pedro Cañas salidos de la exitosa escuela de tenis del Club que dirige Paco Doña. Igualmente hay lugar para cuatro pistas de tierra batida y cinco rápidas, todo en consonancia con la importancia de la Escuela y las necesidades de las decenas de usuarios diarios que las utilizan. Igualmente está el proyecto de cubrir las cuatro pistas de padel, reabrir la guardería infantil, que por la tarde sería ludoteca, y una zona de ocio infantil en la piscina de media luna o de chapoteo. Un Club a la altura del siglo XXI.   

 

El campo de fútbol fuera del convenio

Dentro de la concesión administrativa no se contemplan los campos de fútbol. De momento la Fundación Cajasol se queda con esa zona, aunque la seguirá utilizando el Club como bolsa de aparcamientos en verano, a la espera de ver la evolución de los hechos. Si se consolida todo lo previsto, los campos pasarán al Club para su reordenación -se cambiará su actual forma- y la creación de nuevas escuelas.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Cuando el cine vuelve a ser mejor en el cine
chevron_right
La reforma de las instalaciones deportivas municipales, una prioridad