Actualizado: 19:26 CET
Lunes, 09/12/2019

Jerez

La Atalaya se renovará para apostar por los congresos

El Ayuntamiento licita obras por valor de 261.113 euros con idea de reforzar aún más el papel del complejo como centro de congresos

  • La nave Don Jorge, que puede acoger todo tipo de encuentros.

El Ayuntamiento de Jerez ha licitado actuaciones de reforma, reparaciones y consolidación estructural de las edificaciones que integran el complejo de La Atalaya con el objetivo de reforzar aún más si cabe su papel como centro de congresos.

El valor estimado del contrato asciende a 261.113 euros, las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas hasta el próximo 10 de diciembre y el plazo de ejecución de las obras de cinco meses.

El proyecto plantea actuaciones en las naves Don Jorge y Don Federico, que es el casco que alberga la sala audiovisual. En el primer caso, las obras permitirán que la nave funcione como “gran salón de celebraciones”, dado que su aforo lo convierte en uno de los de mayores dimensiones de la ciudad.

Este espacio tiene vocación de funcionar de manera independiente, pero también como complemento de la sala audiovisual y como alternativa en caso de lluvia a las actividades que se celebran al aire libre. Es necesario, entre otras cosas, actuar en las vigas que soportan la estructura. 

Por otro lado, la enorme singularidad audiovisual de la nave Don Federico constituye el mayor atractivo del conjunto para generar actividad de perfil congresual y acoger diversos perfiles de actos.

En el proyecto se reconoce que la experiencia “ha demostrado” que el hecho de poder acoger una reunión en muy diversos formatos (de perfil técnico, lúdico o social) resulta lo más atractivo y diferenciador de estas instalaciones.


El objetivo de esta actuación es recuperar la operatividad de los recursos tecnológicos, dentro del programa de mejora de servicios tecnológicos en el sector turístico y de eventos.

Es por ello por lo que se plantea cubrir varios escenarios de modo que resulten de gran interés para todo tipo de usuarios, convirtiendo a estas instalaciones en un centro de congresos “versátil y único”.

Estas naves bodegueras fueron proyectadas en enero de 1853, siendo adaptadas a su uso actual en 2002. Ahora se plantea una nueva actuación que en el caso de Don Jorge incluye la rehabilitación de los forjados. 

Por otra parte, se plantea dotar al Palacio del Tiempo (museo de los relojes) de lo necesario para ofrecer servicio de catering, de forma restringida en salas todavía por determinar, orientándose al desarrollo turístico.

En cualquier caso, en esta fase de actuaciones sólo se subsanarán algunas deficiencias existentes tanto en la montera de vidrio como en las fachadas. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Ganemos no esconde ya su “decepción” con el Gobierno local
chevron_right
Ganemos quiere que Díaz se pronuncie por los asfaltados