Actualizado: 17:22 CET
Sábado, 14/12/2019

Jerez

Un maratón que cambió la historia

El Maratón Popular de Jerez, actual Carrera Popular, nació hace 40 años de manos de la Juventud Cofrade

  • Uno de los podios de la época

Cuando este domingo a las 10 de la mañana los corredores y corredoras se pongan en marcha en las instalaciones de Chapín la cuarenta edición de la Carrera Popular Ciudad de Jerez será una realidad. Nadie se acordará de aquellos comienzos, de aquellos hombres y mujeres que, desde las filas de la Juventud Cofrade, quisieron acercar la realidad de las hermandades a la sociedad. “Queríamos que viesen que éramos personas normales, como ellos, que estábamos en las hermandades pero que estábamos integrados en la sociedad”, confesaba Jesús Martín, uno de aquellos organizadores de un evento del que “no teníamos ni idea, pero lo hicimos con todo el corazón”. Al frente de todo aquello estuvo José Alfonso Reimóndez López, una persona que tiene su calle en un Jerez al que amó desmesuradamente y al que se entregó hasta el último minuto de su vida, una vida segada excesivamente pronto.
No corrían buenos tiempos a nivel social para las hermandades, había una corriente joven y un buen día, con una taza de café de por medio, esos jóvenes o menos jóvenes decidieron preguntarse “qué hacemos”. Y alguien de Madrid les habló de las Carreras Populares y dicho y hecho. Lete al frente y con él Julián Martínez, Bernardo Linares, Julián Azcutia, Jesús Martín, José Antonio Navarro, Juan Pedro Cosano y gente como Rafael Cazalla o Aurora o Juan Lupión y, en otras ediciones, Pepe Antonio González de la Peña o Manuel Luis Martín y el apoyo de Radio Popular, con su director, Andrés Luis Cañadas, al frente. Todos a una “llegamos a tener cuatrocientos colaboradores” para ese I Maratón Popular de Jerez que se celebró el día 28 de octubre con salida y meta en el Colegio Marinistas, porque el Estadio Chapín ni existía ni tenía visos de existir. En aquel 1979 se estrenaban ayuntamientos democráticos, Pedro Pacheco se sentaba en la poltrona y el jefe de la Policía Local se echaba las manos a la cabeza cuando le insinuaron la posibilidad de hacer esa carrera, esa maratón de ocho kilómetros, teniendo que cortar las calles del centro de la ciudad. El jefe de la Policía no quería pero finalmente accedió, y aquella locura “que nos desbordó” se hizo realidad. Se hicieron cuatrocientos dorsales, en Anfra, pero al final corrieron mil seiscientas personas. El comercio de Jerez se entregó a la causa. Se enviaban cartas, ni había móviles, ni redes sociales, ni nada que se le pareciese, y la respuesta fue extraordinaria.
Un nuevos sentimientos afloraban en la sociedad jerezana, aunque Bernardo Linares comentaba días atrás en el programa Básico de 7TV que “los hermanos mayores terminaron con el Maratón” que estuvo siete años organizado por la Juventud Cofrade, una Juventud Cofrade que “sentíamos la necesidad de proyectarnos a la sociedad de Jerez y que, de alguna manera, pusimos la primera piedra para la gente corriese, para que entrenase, porque teníamos que poner en marcha campañas publicitarias para que la gente se entrenase. No se veía a la gente corriendo como se ve ahora. La gente pasaba de eso. Y ahí comenzó la afición en Jerez por el atletismo, ahí nació esa afición que hizo que Jerez tuviese al mejor equipo de atletismo de España”.
Pedro Pacheco, que participó en posteriores ediciones, estuvo presente desde el primer momento en los días de carreras. Hubo incluso la fiesta de la bandera, con niños y niñas que salían con la bandera de Jerez poniendo emoción en esta carrera popular que, más allá de lo deportivo, lo que buscaba era “un día de fiesta para la ciudad”. La fiesta se vivía en las noches anteriores “donde no dormíamos preparando todo lo que teníamos que preparar”. Y es que después de la experiencia del primer año y del desbordamiento de gente que hubo, el Maratón se trasladó al Paseo de Las Palmeras en el Parque González Hontoria, donde se montaban llegadas para todas las categorías.
De aquella locura de jóvenes cofrades “la idea inicial era que El Perdón organizase una carrera por La Plata” han pasado cuarenta años. El mundo ha cambiado, pero la Carrera, el Maratón Popular sigue vigente gracias a aquellos cofrades que decidieron unir a Jerez con el deporte.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Información y entretenimiento en TV: el ‘maridaje’ perfecto
chevron_right
Jerez se reivindica como patrimonio del flamenco