Actualizado: 10:48 CET
Martes, 12/11/2019

Jerez

Las zarzuelas ‘La Revoltosa’ y ‘La Gitanilla’ llegan al Villamarta

La Coral Universitaria de Cádiz pone en escena la obra cumbre de Chapí y recupera el título del gaditano Antonio de Reparaz

Cargando el reproductor....

Miguel Cubero, director de escena, ha querido dar “un toque diferente” a las zarzuelas ‘La Revoltosa’ de Ruperto Chapí y ‘La Gitanilla’ del maestro gaditano Antonio de Reparaz, que el próximo viernes día 8 de noviembre se podrá ver en el Teatro Villamarta. Ese “toque diferente” recrea la estética de los años 60 y, partiendo del rodaje para la televisión de estos dos títulos del género lírico español, se desarrolla una trama divertida llena de enredos

Esta producción de la Coral Universitaria de Cádiz cuenta con la colaboración del XVII Festival de Música Española de Cádiz (que organiza la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico) y el coliseo jerezano. Juan Manuel Pérez Madueño dirigirá desde el foso a la Orquesta Álvarez Beigbeder.

         Francisco Camas, delegado de Dinamización Cultural y Patrimonio Histórico, destacó la puesta en valor del género lírico español que lleva a cabo desde hace varios años la Coral Universitaria de Cádiz, así como la recuperación de títulos relacionados de algún modo con la provincia. “En este caso, se trata de ‘La Gitanilla’, una obra totalmente desconocida del maestro gaditano Antonio de Reparaz”, apuntó.

         En su intervención ante los medios de comunicación, alabó la colaboración existente entre el Teatro Villamarta y el XVII Festival de Música Española de Cádiz para abordar este proyecto artístico que, tras Jerez, será representado en el Teatro Manuel de Falla el próximo día 16 de noviembre.

         “En la zarzuela hay que cambiar la visión del cómo”, señaló Miguel Cubero. Y, a partir de esa reflexión, surge “un mundo amplio de creatividad” para que el género recupere el protagonismo de otras épocas. “Es nuestro musical”, reivindicó.

Juego escénico


El pretexto del rodaje para televisión de estos dos títulos nace de su experiencia vital, puesto que su primera imagen del género se remonta a los años 60 “pero en la tele, no en el teatro”. De ahí que, en la puesta en escena, el público asiste a un rodaje y “en este divertimento trazamos la línea que une ambas piezas”. Un “juego escénico” que, en opinión de Miguel Cubero, “ha merecido la pena”.

         Así las cosas, en ‘La Revoltosa’ se podrá ver al personaje de Mari Pepa con “un aire pop, pantalones vaqueros y que se sube hasta en una moto”. Y todo ello con una escenografía con un concepto de espacios abiertos, “todo muy a la vista del espectador”. Con este gran título de Chapí “nos hemos atrevido a romper el cliché del chulapismo madrileño”, matizó.

         Lucía Millán, Jesús Bienvenido, Eduardo Pérez, Pablo López y María Ogueta encabezan el reparto de esta curiosa propuesta. Lucía Millán encarna a la protagonista en ‘La Gitanilla’, un personaje que calificó de “vivaz y alegre”. La cantante destacó la importancia de “recuperar el patrimonio lírico español”, uno de los objetivos de esta producción.

         A este deseo se sumó Ramón Blanco, presidente de la Coral Universitaria de Cádiz, quien lamentó que “muchas obras están en el cajón del olvido”. Por su parte, Magdalena Garrido, gerente de la Orquesta Álvarez Beigbeder, recordó que la colaboración con la formación vocal gaditana se inició hace 9 años.

En ‘La Gitanilla’ del maestro Antonio de Reparaz, el libreto de Francisco García Cuevas toma como base el relato corto homónimo de Miguel de Cervantes. La picaresca de Melón y una suerte de casualidades harán que Estrella por fin encuentre su destino y su felicidad junto a Don Tello. Un argumento en el que los personajes afilan su ingenio y hacen de la necesidad su mejor aliado para encontrar la solución a toda la suerte de vicisitudes que atraviesan.

         Considerada uno de los títulos imprescindibles de la música en la España de finales del XIX, ‘La Revoltosa’ de Ruperto Chapí con libreto de José López Silva y el gaditano Carlos Fernández Shaw, también aborda otro de los grandes rasgos de la idiosincrasia española: la corrala. Una casa de vecinos donde amor y celos despliegan intrigas y humor a su alrededor.

         Al final, tanto en ‘La Gitanilla’ como ‘La Revoltosa’ triunfa el amor. En ambas historias el destino, la picaresca y la envidia se entremezclan y conforman la esencia de una época y de la sociedad de su tiempo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Xerez CD se fue de convivencia
chevron_right
El Minotauro, emblema contra la violencia de género