Actualizado: 16:46 CET
Viernes, 22/11/2019

Jerez

Los vecinos se movilizan por la casa de citas camuflada de Pozoalbero

Tras una tregua de varias semanas, vuelven los problemas en la urbanización de la zona norte. La Plazoleta lleva el tema a la Mesa de Seguridad esta semana

  • Una imagen de una calle del residencial de viviendas de Pozoalbero

Parecía que tenía los días contados pero, a juzgar por los últimos acontecimientos, se trató sólo de una tregua. Los vecinos de una calle de unifamiliares del residencial Pozoalbero, en la zona norte de Jerez, vuelven a sufrir las consecuencias de convivir con una casa camuflada de citas, y a tener que soportar el ir y venir de clientes durante la madrugada. Los mismos que han vuelto a confundir su telefonillo con el de la vivienda en la que se dan “masajes eróticos”, como ellos mismos han podido escuchar en las conversaciones entre las chicas de compañía, todas extranjeras, que entran y salen de la casa. La madame también ha vuelto, aunque los vecinos aseguran que no pernocta  siempre allí. “Va y viene porque está también en otras casas similares”, apuntan residentes consultados por este periódico, conscientes de que no son los únicos con esta problemática. De hecho, fuentes vecinales consultadas aseguran que se trata del mismo grupo de chicas que están en otra casa de la zona de El Pimiento, frente al cementerio municipal. No quieren identificarse por miedo a represalias, pero han vuelto a dar la voz de alerta.

Se niegan a tener que soportar ese ambiente para criar a sus hijos. “Una noche hubo problemas con unos chavales que intentaron saltar un muro”, señalan, resignados, sin querer entrar en demasiados detalles para no señalarse. “Ahora parece que vienen con la cartilla leída, son más discretas”, añaden, pero el trasfondo sigue estando ahí y con él los problemas de escándalo público que pueden generarse durante la noche, que es por donde la Policía Local puede “meter mano” a este asunto y que, según ha podido saber este periódico, ya está manos a la obra tras haber sido advertido por los vecinos.

Pero, ¿qué ha ocurrido con el propietario de la vivienda?¿Dónde está el compromiso que adquirió con la Policía Local de rescindir el contrato desde el 1 de julio?¿Está permitiendo conscientemente este uso para su propiedad? En la asociación de vecinos de Palos Blancos no dan crédito a lo que está ocurriendo y cómo la ley es “tan permisiva” con estas situaciones o otras como las ocupaciones ilegales de viviendas. “Estamos en un país en el que se permite que te monten un puticlub al lado de tu casa, y que tus hijos escuchen el jaleo de la gente en sus habitaciones o que se metan en tu casa y no los puedas echar”, lamenta el presidente del colectivo, José Grilo, que ya ha puesto el caso en manos de la Federación Local de Asociaciones de Vecinos La Plazoleta, que va a tomar cartas en el asunto.

A la Mesa de Seguridad

Así, además de pedir permiso para manifestarse con una pancarta en la que pedirán expresamente que se marchen, también volverán a llevar este tema a la próxima sesión de la Mesa de Seguridad del Ayuntamiento de Jerez, prevista para el este próximo jueves. De la eficacia con la que los agentes de los cuerpos de seguridad gestionen esta petición, dependerá que sigan adelante o no con las protestas.

A favor tienen la diligencia con la que los agentes actuaron el pasado verano, cuando la problemática se planteó por primera vez en el este órgano y la respuesta de la Policía fue inmediata. Pero no sólo los vecinos se están organizando para movilizarse. La Policía Local, que en junio acudió a la casa en varias ocasiones y se entrevistó con la madame y las chicas para comprobar que la documentación estaba en regla, también está al tanto que han vuelto los problemas y en estos días volverá a acudir a la vivienda. Los vecinos mientras tanto se sienten impotentes por ver cómo siguen arrastrando una situación que se prolonga ya casi un año. 


COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Experiencias ‘Cohousing’, en la II Feria de la Economía Social
chevron_right
Normalizar la discapacidad a golpe de canastas