Actualizado: 20:44 CET
Miercoles, 18/09/2019

Jerez

“Estaré en la calle cada vez que haya que defender la escuela pública"

Geli Sánchez ha capitaneado los últimos tres años una Flampa que ha tejido una red de referencia de padres y batallando en la calle demandas históricas

  • Geli Sánchez, responsable de la Flampa Jerez

¿Qué balance hace de su etapa como presidenta de la Flampa?

“Recortar líneas y reducir la ratio es un poco incoherente, celebramos el anuncio de Imbroda, pero no tiene lógica”

—Estoy supercontenta, agotada, porque esto agota, pero muy contenta, porque uno de los objetivos que nos planteábamos desde el principio era el tema de enredar, de ir tejiendo una red fuerte de las ampas: que las ampas no se sintieran solas, y yo creo que lo hemos logrado. Eso se ha conseguido a base de trabajar en equipo también, no es una cosa que yo haya conseguido, sino que hemos conseguido. Hay que hablar en plural porque en la Flampa hemos conseguido ser un gran equipo y ser referencia para las ampas, que sepan que no estamos solas. Para mí eso es una de las cosas más importantes: que las asociaciones de padres y madres  vean que no hay que trabajar cada una por su lado, sino en común. También, además de con ampas, hemos tejido una red muy amplia con asociaciones y otros colectivos sociales y eso es fundamental. Luego, bueno, hemos salido a la calle por determinadas cosas, de las cuales algunas se han logrado y para mí una de las más importantes  era el nuevo instituto.

Lo han peleado mucho en la calle. ¿Es una de las gestas de las que se siente más orgullosa?

—Yo sí, porque creo que realmente costó trabajo, parece mentira, pero ahí está, lo tenemos ahí. Pero no se puede olvidar que ha sido gracias al esfuerzo de pequeñitos gestos, de gente pequeña trabajando  a la vez y cuando digo gente pequeña, digo también los partidos, los ayuntamientos...muy bien, pero sobre todo la gente pequeña. Los medios también habéis sido altavoz y luego también una constancia y un trabajo de los padres y las madres impresionante. Pienso mucho en la felicidad de los padres y madres de la Coordinadora por el Nuevo Instituto cuando vean  que ya por fin el día 16 sus hijos van a entrar. Es que hay un grupo que entra en 3º de la ESO, que ha estado dos años en condiciones dignas porque el CEIP San José Obrero se ha portado chapó con la gente, pero no era su instituto. Esos niños han estado dos cursos sin tener ese sentido de pertenencia que tú tienes cuando estás en tu instituto. Por fin lo tienen, pero son dos años, eso es para decirlo. Felicidad, sí, pero con dos años de retraso.

Le ha cogido de pleno en su mandato, pero el nuevo instituto es una reivindicación histórica

—Es importante decirlo, no es de ahora, si tiramos de hemeroteca, ¿desde cuándo se está prometiendo ese instituto porque era una necesidad, desde cuándo?Ahora ya por fin es real.


Con la apertura del nuevo IES se completa el mapa de necesidades de espacio educativo. ¿Ahora qué?

—Actuar sobre los que hay, como el instituto de La Granja. Hay centros, y especialmente institutos, que son más antiguos y van necesitando una remodelación.  En cuanto a tema de espacio, este nuevo instituto era necesario para la demanda de la zona. 

No ha cumplido los cuatro años que recogen los estatutos para el cargo, porque llegó en 2016. ¿Si no fuera porque su hija sale del instituto (era presidenta de la AMPA del IES Seritium, que es requisito para estar al frente de la Flampa) seguiría  frente hasta agotar el mandato?

—Un año más sí. Yo creo que está bien que la presidencia no sea de más de cuatro años. Es bueno que la gente se renueve, que vea qué significa coordinar, y tanto en estos cargos como en los políticos cuanto menos esté la gente mejor, es bueno que esté rulando, pero sí, un año más hubiera estado.

¿Están las ampas más unidas que nunca?

—Yo creo que sí y por zonas cuentan unas con otras  cuando necesitan ayuda. Hemos creado un grupo de WhatsApp  según las zonas y la gente cuando tiene dudas cuenta con la otra. Cuando hay algo que denunciar lo denunciamos juntas, pero cuando nos tenemos que alegrar de algo también nos alegramos juntas.

¿Y los padres?¿Están más implicados con el asociacionismo o van por libre?

—Ahí hay como dos niveles, en el tema de Infantil y Primaria y luego ya en los institutos. Yo creo que lo que hay que promover desde las ampas es que la participación es diversa, que no es un todo o nada. Que tenemos que intentar  ver, creo que lo vamos trabajando poquito a poco, que si tú quieres ser del ampa no tienes que estar las 24 horas, si eres del ampa eres activa, puede ser que yo tengo más tiempo para darle al ampa, pero tú y yo somos iguales, tu tiempo y mi tiempo es el mismo, valen igual.  Si las ampas cambiamos el chip seguro que la gente va a participar más porque muchas veces parece que estar en el AMPA es pasar todo tiempo en el cole y no es así. El problema es que en Infantil y Primaria es más fácil, se ve más el trabajo con los niños, cuando se va a Secundaria parece que la participación disminuye y no disminuye, es que cambia, y también es necesaria  nuestra implicación y trabajar la comunidad educativa en los IES. Yo estoy muy contenta en la Flampa y también en mi trabajo en la AMPA Seritium, donde he sido presidenta. He estado en la Flampa porque he estado en un ampa. Primero estuve en la  AMPA del CEIP La Paz, luego en el IES Seritium. Pero es verdad que en los institutos cuesta trabajo, cambia la intervención en los centros, pero las ampas son necesarias, porque también tienen que ver que participamos y que se pueden hacer cosas, aunque también depende de los centros y de si son equipos directivos abiertos. Los colegios e institutos tienen que saber que los padres no vamos a fiscalizar el trabajo del profesorado, que ese no es nuestro trabajo, sino trabajar con el profesorado. En el Seritium hemos hecho cosas muy bonitas, porque había un equipo directivo abierto, un grupo de profesores con ganas y unos padres participativos. Es la coeducación.

Muchas veces y todavía hoy se sigue viendo a los padres, a algunos más que otros, como la mosca cojonera de los profesores, ¿eso ha cambiado?¿O se han unido más por las vicisitudes?

—Lo primero es que hay que trabajar a una. Y no es eso, es que parece que vamos a fiscalizar, e igual hay gente que lo ha pensado y lo ha hecho así  y no está bien. Nosotros vamos a trabajar en común en red y a fortalecer lo que es la escuela pública en nuestro caso. Eso va cambiando y se nota, por eso cada vez los centros abren más a la participación de las familias.

Se va en un momento agridulce: abre el nuevo instituto, pero el BOJA ha publicado que se van a cerrar 31 líneas de Infantil y Primaria en Jerez. ¿Les ha pillado por sorpresa?

— Sí y no. Sorpresa porque son 31, pero es que ese cierre de líneas lleva ya desde 2012 cuando empezaron con los recortes en la Escuela Pública y eso se va notando. La bajada de la natalidad es una realidad, es cierto, pero también es una oportunidad. Ahora Imbroda acaba de decir que va a reducir la ratio y  lo celebramos, pero habrá que ver cómo lo hace y también lo anuncia en un momento junto al recorte de las líneas; es un poco incoherente. Yo recorto líneas y ahora bajo ratio, entonces no tiene lógica, igual antes de haber recortado esas líneas podría haber pensado en bajar las ratios y con eso no quita líneas, no quita profesorado. Porque quitar líneas en los centros significa también menos recursos. Igual podría  haberlo pensado antes, así que  habrá que verlo y habrá que estar ojo avizor.

Junto al cierre de líneas, la falta de los monitores especiales ha sido otro de los caballos de batalla de la Flampa estos años

—También. Es lo que también decía antes, por un lado están  necesidades educativas especiales, por otra la falta de profesorado. Necesitamos que haya más profesores, más orientadores. Si ha bajado la ratio en las clases también es momento que baje la ratio para los orientadores. Hacen falta más orientadores en Primaria y en Infantil y en Secundaria. En Secundaria la ley contempla que haya un orientador por 20 unidades de la ESO, como si Bachillerato no contara, no cuenta de hecho. La semana que viene empezamos el curso y siempre faltan, las administraciones tienen que velar para que  esos niños realmente tengan lo que necesitan. Y después está el tema los comedores escolares.

Especialmente el último curso fue muy controvertido este servicio a raíz de la denuncia por las catas que realizó un equipo directivo de un colegio. Vosotros os habéis implicado en el tema y habéis hecho una propuesta con un documento bastante extenso que entregaron a la Junta. ¿Qué se sabe de esto?

—A eso no nos han contestado. Desde la Consejería se dijo que se iba a fomentar la economía local y que en las prescripciones técnicas del pliego se podrían hacer modificaciones para que las empresas de la zona pudieran acceder, pero  nosotros creemos que eso es una cortina de humo porque nosotros eso no lo hemos visto. Hicieron un montón de inspecciones por las críticas al catering Aramark, pero nadie nos ha dicho qué resultados, es decir, poca transparencia o ninguna transparencia. Y la empresa continúa. No se nos ha dicho nada y pedimos que se nos informara. La gente va a continuar pendiente, porque nosotros queremos que nuestros hijos coman de manera saludable. Vamos a insistir, eso está más claro que el agua.

¿Se han resentido las solicitudes de comedor por esta polémica?

—Fue sólo un tiempo, pero ahora vamos a estar ojo avizor y muy pendientes de cómo estén los comedores escolares?

¿Te vas con la sensación de los deberes hechos?¿Alguna asignatura pendiente?

—Hay un montón de asignaturas pendientes porque esto es continuo. Por ejemplo, el tema de las infraestructuras.  El IES de La Granja ha sido la última denuncia que hemos hecho por  las barreras arquitectónicas. Aquello es un muro. Eso es una asignatura pendiente, pero yo la camiseta de la Marea Verde nunca me la voy a quitar, yo defiendo lo público y voy a seguir defendiendo lo público desde otra perspectiva, y voy a estar en la calle cada vez que haya que defender la escuela pública, la sanidad publica y los servicios sociales públicos porque yo realmente me creo lo público. Lo de este instituto es una asignatura pendiente  y  vamos a batallarlo porque no es normal que se exija desde las administraciones que todo tiene que tener accesibilidad para personas con discapacidad, y ese IES sea una barrera arquitectónica pura y dura. Yo lo denomino el muro. Ahí un profesor con discapacidad  no podría entrar, o tendrían que adaptarlo todo para que esté en las aulas de abajo, y aun allí hay pequeños escalones.  Además, seguro que no es el único centro donde hay barreras arquitectónicas,  seguro que hay mucho mas centros. Otra de las asignaturas pendientes son los nuevos ciclos formativos que hay que adaptar a la demanda de la ciudad.  La Marea Verde hizo un análisis estupendo y lo han dejado aparcado. También está el tema del centro de FPO de San Juan de Dios, que se está cayendo y tiene que estar ya. Y no podemos olvidarnos de la LOMCE. Sigue ahí y nadie ha cambiado nada todavía, y es fundamental que haya un debate realmente sobre qué ley de educación necesitamos y que no cambie con los aires políticos, que se cuente con profesorado y  gente experta

El cole empieza el martes y las temperaturas vuelven a ser muy altas. ¿Hemos avanzado en el proyecto de la climatización?

—Seguimos los padres y madres solucionando los problemas, que yo creo que es un error. Pero  lo  entiendo, como madre no voy a permitir que mi hijo pase por esas condiciones, pero habría que exigírselo a la Administración, que sea ella la que ponga nuestros centros en condiciones para que el alumnado, profesorado, los conserjes, las persona de la limpieza ...todos los que trabajen en un centro estén en unas condiciones dignas.

¿Se ha hecho algo en cuanto a climatización de cara al nuevo curso?

—Nada, hasta ahora han hablado de la Ley de la climatización, veremos qué recursos ponen, pero nada. Empieza el curso y empieza con calor y veremos como empieza, a ver si vamos a tener que llevar otra vez el abanico con un folio.

¿Está la Escuela Pública en su peor momento?

—Ahoraa hay que estar fuerte, hay que estar  todos a una: se va a crear una asamblea de estudiantes que van a iniciar un recorrido, están los padres, el profesorado, los  jóvenes, monitores, conserjes.. La escuela pública peligra pero tenemos que estar más fuertes que nunca porque viene arrastrando recortes  desde 2012. Hay que  exigir a la administración públicaque opte por lo publico, que se note que son servidores públicos, como dice el ministro de Portugal. A ver si son capaces de llegar a 5% de recurso para la escuela publica

¿Cuándo vamos a tener nuevo presidente o presidenta de la Flampa?

—Pues el 16 o el 19 si está libre el centro social Blas Infante (donde está la sede de la Flampa)  va a ser la asamblea de renovación.

¿Hay candidatos ya?

—Hay gente del equipo que se anima a seguir, pero también lo que queremos es que haya más gente que se anime a formar parte del equipo de la Flampa, cuanto más seamos o sean pues mejor se va a trabajar, porque hay que trabajar en equipo, ya no es la persona, es el equipo y esta Flampa es un equipo. Es verdad que yo he sido mucho la cabeza visible, pero es porque es un equipo, sino no hubiera funcionado, lo tengo claro.

¿Es una persona muy activa y muy comprometida, ¿Qué va a pasar ahora una vez que des un paso al lado?¿Vas a seguir vinculada?

—En Marea Verde obviamente seguiré porque es un espacio en el  que está la gente que cree en lo público, entonces ahí estaré, por lo público siempre. Yo voy a estar ahí pero desde otra perspectiva, porque esos lazos tienen que romperse, igual que en el Ampa Seritium, ahora la gente tiene que seguir y la Flampa va a seguir igual. Las personas no somos imprescindibles, somos necesarias en un momento dado, las cosas continúan y van a continuar superbien, tengo mucha confianza. También voy a estar en otras historias. Vamos crear un fondo de economía solidaria, para microcréditos en Jerez donde los bancos no llegan,

¿Hay Geli  Sánchez para rato?

—Si, por supuesto. Estaré en los espacios donde haya que participar.

 

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Educación dice que ha resuelto las deficiencias en los comedores
chevron_right
El verano del belenista: entre poliespán y ventiladores