Actualizado: 23:29 CET
Viernes, 22/11/2019

Jerez

Fallece la hembra de lince ibérico pionera del programa de cría

Saliega ha muerto por causas naturales después de una vida longeva y productiva para la supervivencia de esta especie

La hembra de lince ibérico, Saliega, que dio el primer impulso al Programa de Cría en Cautividad, ha fallecido por causas naturales después de una vida longeva y productiva en la lucha por la supervivencia de esta especie. 

En enero de 2014, Saliega regresaba a las instalaciones del Zoobotánico Jerez una vez finalizada su etapa como ejemplar reproductor del Programa de Cría del lince ibérico y tras sufrir tumores en las mamas que fueron eliminados para prolongar su vida pero que impedían su futura reproducción. A partir de  entonces ha estado en las instalaciones jerezanas a la vista del público para apoyar el programa educativo paralelo a la recuperación ex situ del felino más amenazado del planeta.

La historia de Saliega con el Zoobotánico Jerez había comenzado mucho antes porque llegó por primera vez a sus instalaciones el 17 de abril de 2002 con apenas 764 gramos de peso procedente de la población de lince ibérico de Sierra Morena para pasar a formar parte del Programa de Conservación de esta especie.

Saliega fue el tercer cachorro de una camada, las posibilidades de supervivencia de los terceros o cuartos cachorros en libertad son muy pocas por lo que fue sacada de la camada y llevada al Zoo de Jerez donde se crió junto a otro lince hembra procedente de Doñana, Aura. Nadie podía imaginar en aquel momento que ese pequeño animal de menos de un kilo fuera a aportar tanto conocimiento a la conservación de una especie.

Del Zoobotánico Jerez pasaron al Centro de Cría en Cautividad del Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, en enero de 2003. Saliega dio a luz a la primera camada de lince ibérico en cautividad. En marzo de 2005 nacieron Brecina, Brezo y Brisa, de los que sobrevivieron los dos últimos.

Información adicional


El nacimiento de Brezo, Brecina y Brisa marcó un auténtico hito en la conservación de este felino en peligro crítico de extinción. Saliega se convertía así en la primera hembra en dar a luz en este programa de conservación. Su buena capacidad reproductora y su gran instinto maternal han convertido a este ejemplar en todo un icono gracias al cual se han conocido aspectos tan significativos como el periodo de peleas que sufren los cachorros de lince ibérico, la peculiar fisiología reproductora de esta especie o las técnicas de manejo en cautividad más apropiadas.

En 2014, Saliega finalizó su etapa reproductora tras siete campañas de cría exitosas y comenzó una nueva vida contribuyendo a la conservación de su especie desde la instalación de exhibición en Zoobotánico Jerez a través de la sensibilización y concienciación social.

En el Zoobotánico ha tenido una buena calidad de vida y ha cumplido con su papel de embajadora de la especie hasta que, hace unos días, su corazón le fallara a los 17 años de edad, superando la esperanza de vida media de la especie.

Muchos de sus hijos han permanecido en el programa, entre ellos Castañuela, la hembra reproductora en el Zoobotáncio de Jerez. Muchos de sus nietos, incluyendo 6 nacidos en el Zoo de Jerez han sido liberados en los diferentes proyectos de reintroducción que hay en marcha, con lo que los descendientes de Saliega campan ahora en libertad en todos los rincones de la península ibérica donde  está presente la especie. La contribución de este ejemplar ha sido fundamental para revertir la crítica situación de este felino y transformarla en un esperanzador futuro.

Saliega es el claro exponente de la función que cumplen los zoológicos en la conservación de las especies por medio de la reintroducción de ejemplares en la naturaleza.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
La Feria del Libro abre sus puertas en los Claustros de Santo Domingo
chevron_right
Fernando de la Morena, un cantaor personal e intransferible