Actualizado: 23:15 CET
Domingo, 26/05/2019

Jerez

Quiero ver al Señor en mi calle

Sentimientos, cultura, tradición y oración en un compendio de los que es la Semana Santa

  • Cargadores del Nazareno en el paso del Cristo.

Miércoles Santo. 17 horas. La puerta de Santiago el Real y del Refugio se abre y aparece la Cruz de Guía de la Hermandad del Prendimiento. Avanza poco a poco el cortejo, llega el Señor del Prendimiento y en los medios de la plaza, ante el desafortunadamente cerrado Boquerón de Plata, me encuentro cara a cara con Él y con un compañero y amigo desde hace muchísimos años como es Pepe Álvarez Marco, ahora profesor universitario en la Facultad de  Ciencias de la Información. Un rato de conversación, de recuerdos mientras que el Misterio se adentra en la calle La Sangre, y cuando estábamos ensimismados en anécdotas y actualidades a Pepe le llega como un reflejo que le hace cortar el diálogo porque “voy a ver el Señor por la calle donde nací”. Esa calle Moraito Chico, antes Barrera, donde nació el querido y admirado compañero, padre de una antigua y también muy querida compañera en esta empresa de Publicaciones del Sur, como es Marina Álvarez, y que le traía sentimientos de niñez, de juventud, de vestir la túnica blanca y el capirote rojo de su Hermandad de siempre, de la Hermandad de su barrio. Era Miércoles Santo y Pepe se vino de Sevilla, donde reside, para estar puntual a la salida de su Hermandad, con su Señor del Prendimiento. Sentimientos, tradición, cultura, oración todo en un compendio de lo que es la Semana Santa, esa Semana que ya escribí en Viva Jerez que era como la vida misma. La vida que te lleva a la nostalgia de esos tiempos pasados que, en ocasiones, tanto echamos de menos como esas mantillas de Jueves y Viernes Santo que tanto escasean y que, a lo peor, debe llevarnos otra vez a esa Exaltación de la Mantilla que organizase en su momento la Hermandad de La Amargura e, incluso, eché en falta más trajes oscuros para dar solemnidad a esos días que cierran la Semana Mayor jerezana. Las tradiciones no deben ni tienen que perderse, de la misma manera que no se pierden los recuerdos ni las raíces, las raíces de mi amigo Pepe Álvarez o las raíces de los cientos de jerezanos que cada Martes Santo retornan a la collación de San Mateo, tal olvidada pero tan presente cuando llega Semana Santa, o como el que esto suscribe no olvida sus años en calle Fontana cuando la atraviesa, ese mismo Martes Santo, el Señor de Humildad y Paciencia. Quiero ver al Cristo, al Señor, a la Virgen en mi calle. Tradición y oración  unidas

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El clúster turístico reconoce al Obispado y a José Caballero Nuño
chevron_right
El Xerez CD retorna el lunes al trabajo