Actualizado: 14:56 CET
Viernes, 14/12/2018

Jerez

"Aquí matar sale barato:cuatro años de cárcel y mi marido en una urna”

La sala del Juzgado nº 2 de lo penal acoge este lunes el juicio por el atropello mortal de un ciclista de 48 años en 2016

  • Rotonda del ciclista vulnerable en memoria de Félix.
  • La Fiscalía pide tres años y medio de prisión para el motorista, que triplicaba la tasa de alcohol

El Juzgado de lo Penal número 2  acoge este lunes a las 11.00 horas el juicio por el atropello mortal del ciclista Juan Félix Ramírez,muy conocido en Jerez por regentar el quiosco de prensa Rafael, de su padre, en la calle Arcos, y por ser comisario de pista en el Circuito de Jerez durante más de 20 años. El suceso se produjo el 28 de abril de 2016 en el tramo de la A-2003 que une Jerez con Estella, a la altura del cementerio, cuando fue arrollado frontalmente por un motorista de 58 años, G.B.T, que triplicaba la tasa de alcoholemia permitida, como así determinaron las pruebas practicadas que arrojaron una tasa de 1,75 de alcohol en sangre.     

Los hechos y las circunstancias en las que se produjeron,  conmocionaron a la ciudad, y marcaron un antes y un después en el colectivo ciclista, que se volcó para homenajear a Felix y para que su muerte no fuera en vano, con concentraciones de apoyo e impulsando  la construcción de un monumento dedicado al ciclista vulnerable en una rotonda nueva muy cerca del lugar del  siniestro. Este trágico episodio  también reactivó las protestas de la Plataforma A-2003 para exigir el arreglo de este peligroso tramo, cuyas obras empiezan en breve.  

El  juicio llega 32 meses después y rodeado de indignación, dolor e impotencia en su viuda, sus hijos y sus hermanos “porque en España matar sale barato. Esta persona no ha entrado en prisión en 32 meses y mi marido está en una urna”, lamenta Isabel Barba en declaraciones a este periódico, para referirse a las penas que recoge el código penal para estos casos.

Según fuentes del caso, la Fiscalía solicita tres años y medio de prisión para el conductor del ciclomotor y la retirada del permiso de conducir durante cuatro años, debiendo examinarse de nuevo para obtenerlo. La acusación particular, que representa a la viuda de fallecido y que ejerce el abogado jerezano Juan Manuel Peña, pide cuatro años de cárcel -lo máximo que contempla la ley para estos supuestos- y eleva a seis la pérdida del permiso para conducir vehículos.

En la vista, además del investigado por un presunto delito de homicidio imprudente, declarará una conductora de un turismo como testigo que presenció el impacto, agentes de la Policía Local que se desplazaron al lugar y al menos dos peritos.   

 Han pasado más de dos años y medio desde que la vida de Isabel y sus hijos, que entonces tenían 10 y 20 años, diera un giro de 180 grados. A su marido le faltaba poco para cumplir los 49, pero ese día “se despidió a las tres y cuarto de la tarde cuando fue a llevar a la niña al cole y ya no volví a verlo más. Es muy duro”, relata a este periódico emocionándose todavía al recordar una pesadilla que en las horas previas al juicio está más viva que nunca. “Levaba 32 años con él, 10 de novia y 22 de casados. Mi marido no hizo nada, iba por su camino tranquilamente. Era un ciclista de montaña, y ese día cogió la bici  de carretera, dejó a la niña en el colegio y se fue a dar una vuelta. A las cinco y pico tenía que recogerla, pero me llamaron del cole para decirme que a la niña no la habían recogido y ya me asusté, porque mi marido no dejaba a la niña”. Casi a la par,  una conocida le comentó que acababa de ver “un accidente gordo entre un muchacho con bici y una moto. Así me enteré y se lo dije: ese es mi marido”.     

A continuación llamó al teléfono de Félix y se confirmaron sus peores temores. “Me lo cogió la Policía y me  dijo que mi marido había tenido un accidente bastante grave y que se lo llevaban al Hospital Puerta del Mar de Cádiz”. Nunca llegó allí, su esposo murió cuando lo iban a trasladar en ambulancia. La moto lo embistió de frente, salió despedido y cayó contra el suelo dándose un golpe fatal en la cabeza.

“Es empezar de nuevo”

Pese a la envergadura de los hechos, el conductor, como relata su viuda, nunca estuvo detenido ni ha contactado con ella o con la familia para pedirles perdón en todo este tiempo. El lunes irá al juicio. Quiere verle la cara, aunque su abogado le haya aconsejado no acudir para no pasar un mal rato. “Es muy duro, es como empezar de nuevo, pero tengo que verle la cara, quiero ir”, reconoce. Ni ella ni el padre y los hermanos de Félix se van a conformar con una sentencia que no tenga pena de cárcel. “Este señor no ha estado detenido, porque de la borrachera se desplomó y como luego se presentó voluntariamente a los requerimientos del juzgado...pero que a una persona que roba comida para su familia le den siete años de cárcel y a una que mata a otra y borracho como estaba cuatro... o cambian las leyes o habrá más muertes”. 

COMENTARIOS

chevron_left
Nene se estrenó y el árbitro no dejó jugar a Marcelo
chevron_right
Ya hay bares y restaurantes sin mesa libre para estas Navidades