Actualizado: 14:29 CET
Sábado, 08/08/2020

Jerez

La Junta vende siete parcelas para construir viviendas

Se encuentran en la zona de Pozoalbero y tienen una superficie de 3.720 metros cuadrados

Las cuatro ofertas para la venta de bienes inmuebles de titularidad autonómica que convocó durante 2017 la Consejería de Fomento y Vivienda, a través de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, han permitido adjudicar en la provincia de Cádiz parcelas con una superficie total de 18.481 metros cuadrados. Los bienes enajenados han sido adjudicados por un total de 4,5 millones de euros.

En el caso concreto de Jerez, la Administración autonómica ha logrado adjudicar siete parcelas de uso residencial libre en la zona de Pozoalbero, con una superficie total de 3.720 metros cuadrados y un precio conjunto de adjudicación de 533.507 euros.

El delegado territorial de Fomento y Vivienda, Federico Fernández, ha explicado que “la mayor parte de los suelos enajenados eran propiedad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, que al inicio de esta legislatura adoptó la decisión de volver a situar la actividad de venta de suelos como una de sus líneas estratégicas, tras haber estado ralentizada durante los años anteriores debido a la crisis”. El delegado ha precisado también que “algunas de las parcelas adjudicadas pertenecían, en cambio, a Patrimonio de la Junta de Andalucía, que tiene encomendada a AVRA la gestión de parte de sus bienes”.

La decisión de recuperar esta actividad de venta se ha adoptado “a la vista de que los mercados comenzaban a mostrar síntomas de recuperación de la actividad inmobiliaria y con el objetivo de conseguir ingresos que permitan retomar las políticas sociales que venimos impulsando en materia de vivienda, con idea de promover nuevas actuaciones que favorezcan el acceso a una vivienda a las familias con menos recursos y dificultades o fomentar la rehabilitación de viviendas”, ha explicado Fernández.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Diego Felices de Molina, un sacerdote y escultor del siglo XVII
chevron_right
El sector del vinagre esboza un escenario difícil para 2018