Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 01/07/2022  

Jerez

Un aguacero pone a la ciudad patas arriba

Los más de 60 litros caídos en 45 minutos obligan a suspender las clases en cuatro colegios y se llevan por delante a 80 coches

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La tromba de agua sacude a La Asunción y Zafer, anega negocios de Honda, Larga y Porvera, cerrados parte del día, y afecta a más de 200 vehículos

"Parecía el fin del mundo”. Esta afirmación fue repetida ayer hasta la saciedad por los jerezanos para definir cómo vivieron la tromba de agua que en la madrugada de ayer inundó buena parte de la ciudad. El aguacero que cayó entre las dos y las tres de la mañana dejó 65 litros en apenas 45 minutos en el casco urbano y hasta 100 en Mesas de Asta, llevándose por delante casi un centenar de coches, pues llegaron a desplazarse unos 80 especialmente en La Asunción y en la barriada Zafer, donde el agua llegó a a alcanzar los dos metros de altura. A este balance hay que sumar los que se quedaron ‘enterrados’ en las piscinas en las que se convirtieron los garajes subterráneos de promociones de viviendas de la calle Arcos, Puertas del Sur y Chapín hasta superar los 200 vehículos afectados. En algunos de ellos ni siquiera se podía entrar, mientras en otros como en de Forum Chapín, sus vecinos se pasaron hasta las seis de la mañana achicando agua y sacando coches. “Fue una odisea; se han perdido un montón de coches y muchas cosas de los trasteros”, relata uno de los vecinos, que llegó a meterse en una de las pocetillas de la calle.

“Si esto hubiera pasado en horario de mañana, hubiera sido catastrófico”


Fue una noche infernal, demasiado larga y sin luz  durante más de una hora.  Las lluvias torrenciales afectaron en mayor medida a La Asunción, pero también sacudieron fuerte al centro, desde la calle Arcos, a Honda, Porvera, convertidos en verdaderos ríos y no precisamente en calma, así como al primer tramo de la calle Larga, además de al Polígono de El Portal y hasta al Hospital de Jerez. 
La ciudad, con más de un centenar de incidencias, y más de 60 salidas de los bomberos, fue la más afectada de una  tormenta inicialmente eléctrica que poco después se convirtió en una pesadilla al derivar en una riada que se saldó sin daños personales, pero puso en alerta a las fuerzas de seguridad y a los bomberos, pues tuvieron que rescatar a jerezanos de varios puntos atrapados en sus vehículos.

Desde la propia Policía Local reconocían que había sido “una de las noches más difíciles donde las haya”, mientras que la Policía Nacional resaltaba que agentes y bomberos se habían “jugado la vida” para auxiliar a personas atrapadas en las trombas de agua”. También se cortaron los puente de Chapín y de Hipercor, con varios coches en su interior,  y tuvo que rescatarse a dos chicas de su coche atrapadas en el puente del Tanatorio. Los que no vivieron los efectos de esta  noche caótica en vivo, comprobaron sus consecuencias a primera hora, cuando se dispusieron a retirar sus vehículos o entraron en sus negocios.  El disgusto fue mayúsculo, y en algunos negocios de la calle Arcos una de las propietarias rompía a llorar y se llevaba las manos a la cabeza viendo lo que tenía por delante. Lo mismo ocurría entre muchos de los jerezanos que de un día para otro se han quedado sin coche.


En el centro de Jerez  había que andarse con cuidado para no resbalar y a la una de la tarde había negocios de todo tipo como bares, tiendas de ropa, de operadores de telefonía móvil sin poder abrir y con sus trabajadores retirando cubos y cubos de agua y fango. “Una vecina de aquí de la calle Larga me ha dicho que en 26 años que lleva aquí nunca ha visto esto, señalaban  desde una boutique de la vía peatonal más transitada. La estampa se repetía en Honda, con escaparates llenos de fango, como ocurría en el de Pronovias, donde se vieron afectados vestidos de novias e invitadas, aunque no las entregas para el fin de semana “porque los teníamos colgados muy altos”,  y Porvera, donde había bares como los del Mesón Toro con más de medio metro de agua en su interior.


También fue una mañana complicada para el CEIP Manuel de Falla, donde las lluvias anegaron el comedor y las aulas de Infantil, además de derribar un muro lateral. Las madres estuvieron recogiendo agua y limpiando el centro toda la mañana. Las clases fueron suspendidas y se reanudarán hoy, salvo para Infantil, mientras que tampoco habrá comedor. Tampoco pudo abrir el CEIP Torresoto, que seguirá hoy sin actividad, al igual que el concertado Jesús María El Cuco, en La Asunción. No hubo clases tampoco para los alumnos de Primaria en El Federico García Lorca, en la zona sur, una medida que se mantiene por motivos de seguridad ya que el cableado se encuentra mojado y hay goteras en las aulas.

El Hospital de Jerez, sin actividad en los quirófanos

Tampoco fue una jornada fácil para el Hospital de Jerez, que  estuvo más de una hora sin luz.  No obstante, como informa el SAS, cinco de los seis grupos electrógenos evitaron que el edificio Materno Infantil, las Urgencias y la UCI se vieran afectadas, pero tuvo que suspenderse la actividad prevista en quirófanos, así como las Consultas Externas y Radioterapia. Ante esto, se habilitó un quirófano para las urgencias en el edificio Materno Infantil. El San Juan Grande también se vio afectado.

Cadena humana de agentes en un rescate de película

Desde el 091 relataron un episodio vivido por dos conductores de mediana edad de dos vehículos en la avenida de Arcos, donde los agentes tuvieron que hacer una cadena humana y recurrir también a un camión de recogida de basuras de Urbaser que estaba por la zona para sacarlos de la corriente de agua, que les llegaba a la ventanilla de los coches. También hubo personas atrapadas en sus vehículos en la  Avenida de Sanlúcar, y en la de Cantos Ropero, frente a la estación de la ITV.

 

“Si esto hubiera pasado en horario de mañana, hubiera sido catastrófico”

La alcaldesa, Mamen Sánchez, agradeció ayer a las fuerzas de seguridad y a los servicios municipales a los que pusieron también en alerta por su esfuerzo en el dispositivo puesto en marcha  ante las lluvias torrenciales registradas. Tras recorrer diferentes zonas afectadas, como La Liberación, Zafer, Polila, o Mesas de Asta, la regidora socialista advirtió de los importantes daños materiales que ha ocasionado el temporal “en calles, colegios, instalaciones deportivas, y muchos coches afectados arrastrados por el agua”, pero subrayó la importancia de que no se produjeran “daños en personas” y sí “mucho susto”. “Todos los informes nos han dicho que si esto  hubiera pasado en horario de mañana, o coincidiendo con la salida o entrada de colegios, hubiera sido catastrófico”, manifestó.
Sánchez también insistió en que con la cantidad de agua caída “en tan poquísimo tiempo”  (45 minutos) según las zonas - 12 litros en el Aeropuerto, 47 litros en el Guadalete, 75 litros en la Laguna de Torrox, los 65 litros en Zafer, 47 en Los Villares, 62 en Nueva Jarilla, o 42 en El Portal  y hasta 100 en Mesas de Asta  “no hay forma humana de que  pueda ser asumida por el caudal que tiene. Los bomberos han dicho que jamás han visto caer tanta cantidad de agua en tan poco tiempo y gente con 80 años en Mesas de Asta que tampoco”.


A nivel municipal, se vieron afectados también el Teatro Villamarta, el Cabildo Antiguo, entre otras dependencias. Desde ayer, el Ayuntamiento ha habilitado una oficina en el Centro Social de La Granja para atender las incidencias, sobre todo las relativas a vehículos y viviendas.

 

TE RECOMENDAMOS