Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 02/12/2022  

Jerez

Estudiar en verano por gusto, una opción que gana adeptos

La tendencia de las vacaciones estivales está cambiando y cada vez más gente decide formarse

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Internet lo pone más fácil.

Mientras mucha gente espera que llegue agosto para dejar de lado todo lo que tenga que hacer, otros tantos deciden utilizar este tiempo para estudiar. Y es que la tendencia de las vacaciones de verano está cambiando. Ya no sólo se busca ocio y tiempo libre, sino que también se aprovecha ese tiempo para mejorar la formación a través de, sobre todo, cursos a distancia.
Según un estudio elaborado por la Asociación Nacional de Centros de E-learning y Distancia -ANCED-, los cursos más demandados en verano son los de idiomas, seguidos por el marketing y ventas, hostelería y atención a la dependencia. El tema de los idiomas, además, está siendo muy demandado por los jóvenes universitarios que estudian un grado, ya que para obtener el título necesitan aprobar el nivel B1, según el marco común europeo, en algún idioma, aunque la mayoría elige el inglés.


Aun así, si se echa un vistazo al panorama general, en su mayoría los alumnos suelen ser hombres y sólo el 21% se sitúa entre los 26 y los 35 años, mientras que más del 48%, en cambio, En la Universidad de Cádiz ya es común realizar cursos de verano, pues este año ha celebrado la 65 edición de los mismos. Así, han estado entre los posibles cursos algunos como Ceremonial, protocolo y presencia pública: la comunicación corporativa en los grandes acontecimientos, o Seminario de Excelencia CEIMAR: Vulnerabilidad costera, entre otros. Además, el Centro Superior de Lenguas Modernas -CSLM-, unidad de la UCA, también da la posibilidad de estudiar idiomas durante las vacaciones con cursos intensivos presenciales. Como se puede ver, la oferta es bastante amplia en la provincia de Cádiz.

formación online
Por otro lado, las facilidades tecnológicas con las que nos encontramos hoy en día, como el aumento de tablets, smartphones o Internet móvil, hacen de la formación online una opción más consolidada. De esta manera, el alumno no tiene excusas, pues puede estudiar esté donde esté. Sin embargo, son la comodidad y la flexibilidad las dos ventajas que tienen en cuenta estos alumnos para decantarse por la modalidad a distancia, que está triunfando en todos los ámbitos y sectores. Este tipo de cursos ha experimentado un aumento del 50%, según el informe ‘La Sociedad de la Información en España’ de ‘Telefónica’. Andalucía, además de Aragón, Canarias y Madrid, son las Comunidades Autónomas que acogen a uno de cada dos alumnos que se decanta por la modalidad online.


El director de ‘IMF Business School’, Carlos Martínez, asegura que el mercado de la formación ha vivido un fenómeno de desconcentración, así que es habitual que durante el verano muchos alumnos decidan seguir con su actividad académica. En nuestro país ya hay más de 75 universidades que forman a más de 150.000 personas en verano.
Pero la cifra no se queda aquí, sino que hay que sumarle los miles de alumnos que cursan másteres a distancia en escuelas de negocios como es el ‘IMF Business School’ en materias como de Recursos Humanos, Gestión Integrada o Comercio Internacional.
De esta manera, la idea de que los cursos académicos terminan en junio o julio, como muy tarde, ha pasado a la historia, y ahora agosto se convierte en una época más en la que continuar con la formación. ¿Se anima alguien más?

 

Sacrificar las vacaciones no siempre es fácil

Aunque sea una opción para miles de personas, sacrificar las únicas vacaciones que tienen algunos no siempre tiene que ser fácil. Por eso le preguntamos a Virginia Leal, una psicóloga y profesora universitaria que actualmente está haciendo un curso intensivo de inglés nivel B2. Se examina el día 5 del próximo mes de septiembre. “Te cuesta más en esta época del año porque ves a todo el mundo salir, irse a la playa y encima estás cansada de estar todo el año trabajando. Enlazas el final del trabajo con el comienzo del curso y es agotador, porque acabas sin vacaciones. Pero, por otro lado, durante el curso es imposible hacerlo. Así que hay ventajas e inconvenientes”, relata la joven.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN