Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jerez

Rodríguez hace más ‘Eterno’ a Picasso y Ana Morales descubre su ‘Peculiar’ universo en

Daniel Ramos pasará de la nostalgia a la fiesta en ‘conTRAcuerpo’, su primer espectáculo en solitario

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Presentación de los espectáculos este martes. -
  • El arpa flamenca de Ana Crismán y la guitarra de Juan Diego Mateos, otros de los atractivos de la programación

El coreógrafo y bailarín Carlos Rodríguez, al frente de su compañía, rinde su particular homenaje a Pablo Picasso en Eterno, una propuesta creada con motivo del 50 aniversario de la muerte del genial artista malagueño y donde la danza española es coprotagonista de su célebre obra pictórica. Esta conexión de baile y pintura picassiana ideada por Carlos Rodríguez podrá verse mañana miércoles 28 de febrero en el Teatro Villamarta. En este escenario principal del XXVIII Festival de Jerez tomará el testigo al día siguiente (jueves 29 de febrero) la bailaora Ana Morales, con su último montaje Peculiar, donde descubrirá su universo artístico fruto de una amplia trayectoria sobre los escenarios.

Con la intención de que el espectador se sumergiese en la mente y en la mirada de Picasso Carlos Rodríguez coloca en Eterno al público en el contexto de la visión de un creador que se enfrenta al vacío del lienzo en blanco antes de crear una obra de arte. Se trata de “un espectáculo lleno de sorpresa” a nivel artístico, tal y como ha señalado La Lupi, uno de los miembros de esta compañía ante los medios de comunicación.

En Eterno se integran a la perfección todos los estilos dancísticos, con una fuerte presencia de las raíces flamencas. De alguna manera, aparece condensada la danza del siglo XX -flamenca, folklore regionalista, escuela bolera, danza clásica, moderna y contemporánea- y se establece un cierto paralelismo con la historia no sólo de nuestro país, sino de las sociedades europeas marcadas por una evolución artística sin parangón.

Dividido en dos actos, el espectáculo refleja el contraste entre el fin y el comienzo del siglo XX. Bajo el título de Suite Picasso, en el I Acto se reflejan los felices años veinte y la tragedia de los años 30. Sobre el escenario, un joven Picasso y su entorno. Sin embargo, un personaje perdura a lo largo del ballet: La Lupi en el papel de Madre Tierra.

En el II Acto, titulado Eterno, Carlos Rodríguez dirige la atención hacia el Guernica. Así las cosas, el ambiente alegre y confiado de la primera parte se transforma en las reacciones humanas propias de la guerra. Y aparecen los símbolos del famoso cuadro: la lámpara, el caballo, el toro. Un entorno surrealista al que contribuye un vestuario en blanco y negro.

Carlos Rodríguez Ballet Flamenco Company aborda esta propuesta con un cuerpo de baile donde sobresalen Joaquín de Luz, Miguel Ángel Bernal, Mayte Bajo, Cinthya Cano, además de la ya mencionada La Lupi y el propio Caros Rodríguez. La compañía se nutre de la música original de Lucas Vidal y Manuel Urbina. Sobre el escenario contará con el cante de José Luis Hernández y David Vázquez, las guitarras de Daniel Jurado, Pedro Medina y Ricardo Vázquez, el violín de Roberto Jabonero y la percusión de Julio Alcocer.

Un trabajo singular

También en el Teatro Villamarta, al día siguiente (29 de febrero), Ana Morales exhibirá Peculiar, su última propuesta en la que continúa indagando sobre su personal universo en torno al baile. “Como el propio nombre indica es un trabajo un poco singular”, ha señalado. Tras abordar en solitario montajes anteriores -con un contenido “autobiográfico” y donde pretendía “escuchar mi cuerpo”-, la bailaora ha buscado ahora el encuentro con otros artistas “que entienden el flamenco con una personalidad propia”. De ahí la presencia de la arpista Ana Crismán, Tomás de Perrate al cante y la guitarra de Rycardo Moreno, acompañada al baile por Antonio Molina ‘El Choro’ y Julia Costa.

Peculiar está dividido en distintas escenas. Sin embargo, el desarrollo dancístico no aparecerá bajo una aparente lógica. Ana Morales definió su espectáculo como “libre y abierto”, donde siempre hay un porcentaje de improvisación. “Me permite una libertad corporal, sin prejuicios” y, sin juzgarse de antemano, su propósito es que “ocurran cosas reales”.

De la nostalgia a la fiesta pasará Daniel Ramos en conTRAcuerpo, su primer espectáculo en solitario, que el bailarín madrileño desplegará en los Museos de la Atalaya el jueves día 28 de febrero. Basándose en la variedad de significados que presentara el prefijo “contra”, el cuerpo de Daniel Ramos -como si se tratara de un lienzo en blanco o una caja vacía-, irá llenándose de recuerdos, experiencias y contradicciones. En conTRAcuerpo se conjuga la solemnidad, la tradición y lo establecido con la espontaneidad, el juego y hasta lo inesperado.

Daniel Ramos lidera un equipo artístico, donde se incluye a José Almarcha (guitarra), Juan Debel (voz), Víctor Guadiana (violín) y Epi Pacheco (percusión), bajo la dirección escénica de Noelia Rosa. El elenco interactúa con el bailarín desde el conflicto, en el caso del cantaor, pero también desde el humor. Fandaguillos, vidalitas, serranas, habaneras, garrotín, polo y caña forman la base musical del espectáculo que transita por palos infrecuentes en los recitales, pero que permiten a Daniel Ramos construir un código propio desde el baile. Un código que incluye desde la danza contemporánea hasta el flamenco clásico.

Previamente, a las 13 horas del miércoles 28 de febrero, en el Salón Don Jorge de los Museos de la Atalaya, el arpa flamenca de Ana Crismán habrá tomado el protagonismo de la muestra. La jerezana, primera y única artista en componer e interpretar flamenco con el arpa, presentará el work in progress de su álbum debut que lleva por título Arpaora, el primer disco de este género en el que el arpa se convierte en instrumento protagonista.

En Arpaora Ana Crismán ofrecerá un recorrido por la amplia gama de estilos flamencos. Uniendo tradición y vanguardia, la artista funde toque, ritmo y lenguaje flamenco con la expresividad propia del arpa. En este aperitivo de lo que será su primer disco contará con Jesús Méndez como artista invitado al cante, Marta de Troya al baile y Pedro Navarro a la percusión.

El guitarrista jerezano Juan Diego Mateos abrirá el jueves 29 de febrero la oferta de espectáculos del Festival de Jerez en Sala Compañía. Y lo hará presentando su último disco Una promesa que, junto a los dos anteriores, forman una trilogía que Antonio Soteldo ‘Musiquita’ y Juan Diego Mateos decidieron completar la primera vez que se unieron para crear el disco Respira y, posteriormente, Bedallama.

No obstante, Una promesa es el primero que el guitarrista jerezano grabó fuera de un estudio y sin ningún tipo de acompañamiento musical. Aquí, en el certamen, tendrá el apoyo de Juan Peña ‘El Chispa’ a la percusión y las palmas de Manuel Cantarote, Alejandro Fernández y J. Diego Valencia. A ellos se sumarán otros invitados especiales como Miguel ‘Lavi’ al cante y Manuela Carpio al baile.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN