Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jerez

Especialistas de San Juan Grande explican cómo saber si un niño precisa terapia orofacial

Coincidiendo con el Día Mundial de la Motricidad Orofacial, que se celebra cada año el 17 de febrero

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Advertisement Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Leticia Ruiz, coordinadora del equipo de Atención Temprana. -
  • Dificultades para hablar, tragar y masticar, babeo o problemas para respirar por la nariz, entre otras, pueden ser corregidos con estas técnicas

Cada 17 de febrero se celebra el Día Mundial de la Motricidad Orofacial, para recordarnos la importancia que tiene una correcta funcionalidad de los órganos implicados en el habla y en la deglución para preservar una adecuada calidad de vida. Funcionalidades básicas como la respiración, la alimentación y el habla dependen de una correcta motricidad de estos órganos.

Entendemos por terapia miofuncional al conjunto de procedimientos, técnicas y estrategias, de evaluación, tratamiento preventivo y rehabilitador, cuyo objetivo es evitar o corregir desequilibrios orofaciales.

Según explica Leticia Ruiz, coordinadora del equipo de atención temprana de San Juan Grande, “estos desequilibrios orofaciales son habituales en menores con parálisis cerebral, síndrome de Down,niños prematuros o con fisura labiopalatina entre otros. Asimismo, otra de las posibles causas es haber padecido algún traumatismo en la cabeza o el cuello”.

Como consecuencia de todo ello y según continúa explicando la terapeuta de San Juan Grande, pueden presentarse diversas alteraciones en la motricidad orofacial, como dificultades para pasar de una alimentación triturada a sólida, problemas para hablar, tragar o masticar; o dificultades para respirar por la nariz”.

Las acciones de la terapia van encaminadas a conseguir un equilibrio en la musculatura orofacial y durante las sesiones se trabajan aspectos como el control postural, el tono muscular, la respiración y la eliminación de ciertos hábitos que interfieren de forma negativa, como el uso del chupete, morderse las uñas o el rechinar de los dientes.

Primeramente, se lleva a cabo una valoración por un profesional especializado, dónde en función de las necesidades se establece un plan de intervención dando respuesta a las necesidades que presenta el niño. Dependiendo de las dificultades, la frecuencia de asistencia será mayor o menor, aunque también resulta imprescindible ofrecer las pautas adecuadas a la familia para un seguimiento adecuado en el hogar. “Es en el hogar donde el niño come, duerme y realiza la mayoría de las acciones de la vida cotidiana, por lo que es fundamental que los padres también conozcan cómo seguir abordando las necesidades del meno en las rutinas de su día a día”.

En caso necesitar más información sobre este tipo de terapias, puede contactar con el equipo de profesionales de atención temprana del hospital San Juan Grande a través de la página web hospitalsanjuangrande.es o del teléfono 610 46 16 75.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN