Jerez

Expulsiones, móviles confiscados: los colegios e institutos llevan años prohibiéndolos

Las instrucciones de la Junta con criterios para limitar el uso de dispositivos en las horas lectivas llegan tarde. Hablamos con algunos centros

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Jóvenes utilizando sus teléfonos móviles. -

Hace una semana, la Consejería de Desarrollo Educativo de Patricia del Pozo remitía a los centros de Primaria, institutos de Secundaria, Bachillerato y FP de toda Andalucía –públicos y concertados- unas instrucciones de tres páginas para “limitar el uso de los teléfonos móviles durante el horario lectivo”, incluido el tiempo de recreo y el de las actividades extraescolares y complementarias.

Si bien la Junta ha optado por una norma de rango inferior para homogeneizar los criterios en todos los centros, a partir de restricciones y medidas disciplinarias, lo cierto es que esta regulación llega tarde, puesto que los colegios e institutos llevan años regulando el uso del móvil, totalmente prohibido en la jornada lectiva.

Los colegios y, principalmente, los institutos lo contemplan en sus respectivos planes de convivencia, que ahora algunos tienen en revisión a raíz de estas nuevas instrucciones. Hemos podido hablar con docentes de algunos centros para comprobar que la prohibición está más que extendida. “Este curso hemos tenido ya alguna expulsión de un alumno un día por grabar un tik tok con el móvil en el colegio”, explican desde un centro concertado. En este caso se percataron tras recibir el vídeo y reconocer el colegio. Aunque también ha habido otro segundo caso de expulsión en el que el estudiante han sido pillado in fraganti utilizando esta aplicación.

Tampoco se puede utilizar el dispositivo durante los recreos, pero a los profesores les consta que hay alumnos que “intentan de esconderse incluso en el baño u otras zonas del patio” para burlar la vigilancia de los maestros. Por esta razón, lo que ha llevado a este centro en concreto a decidir acotar una parte del patio de Secundaria.

Por lo general, cuentan que las familias reaccionan bien a estas medidas que ven como ejemplarizantes. “Hasta el momento están respondiendo bien”, señalan.

En otros institutos, que incluso han abierto el camino con su modelo de regulación, no contemplan la expulsión del alumno por el uso del móvil, pero sí la retirada del dispositivo. “El uso del móvil está totalmente prohibido, así como que lo tengan visible y encendido. Si vemos al alumno con el móvil se le manda a jefatura”, explican. No obstante, hay unas sanciones estipuladas que irán siendo más restrictivas si el alumno es reincidente.  “El primer día se le devuelve en la salida, y ya a partir de ahí si lo vuelve a hacer tiene que venir la familia a recoger el móvil. Ya no se le entrega al alumno”, aclaran.  En caso de que el alumno no obedezca y se niegue a entregar el dispositivo, se establece una sanción. Paralelamente, la Ley de Protección de Datos también prohíbe la difusión y toma de imágenes en el centro y contempla sus respectivas medidas.

Lo que sí hacen en este instituto al principio de cada curso es pedir a las familias una autorización para cuando se tenga que hacer uso del dispositivo con fines académicos en clase “Cuando se acerca la actividad se les manda la comunicación para recordárselo y explicándoles para qué asignatura y a qué hora se va a hacer el uso del móvil”.  Asimismo, siempre lo avisan con suficiente antelación por si algún alumno no dispone de móvil, para facilitárselo desde el centro para esta actividad concreta.

En la práctica, todos los centros han tomado medidas, señalan desde estos colegios, y en los casos en los que han tardado más y en el centro no están lo suficientemente concienciados con este asunto, se han visto obligados a ser más drásticos.  

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN