El sexo de los libros

David Harvey: ‘El enigma del capital y las crisis del capitalismo’. Relectura actualizada.

Una desaceleración del crecimiento ciertamente creará un entorno más hostil para el comercio...

Publicado: 10/10/2023 ·
10:18
· Actualizado: 10/10/2023 · 10:19
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • DAVID HARVEY
Autor

Carlos Manuel López

Carlos Manuel López Ramos es escritor y crítico literario. Consejero Asesor de la Fundación Caballero Bonald

El sexo de los libros

El blog 'El sexo de los libros' está dedicado a la literatura desde un punto de vista esencialmente filosófico e ideológico

VISITAR BLOG

Ray Dalio, reconocido inversor y fundador del fondo de inversión Bridgewater Associates, hace tiempo que viene avisando del peligro de un colapso financiero. Dalio hizo sonar la alarma sobre la creciente deuda federal y advirtió que la economía estadounidense se desplomará, en una entrevista con CNBC de finales del pasado mes de septiembre.

El multimillonario, fundador de Bridgewater Associates, el fondo de cobertura más grande del mundo, calificó de “arriesgada” la deuda récord de 33 billones de dólares de Estados Unidos durante una charla informal en la Managed Funds Association.

“Vamos a tener una crisis de deuda en este país”, dijo Dalio, señalando un desequilibrio entre la escala masiva del endeudamiento público y la demanda insuficiente de bonos gubernamentales.

Dalio, mentor oficial de los tres codirectores inversionistas de Bridgewater, advirtió que la deuda federal y otros desafíos podrían significar que el crecimiento de Estados Unidos se reduzca a cero.

Dalio argumenta que este escenario puede conducir al pánico y acabar creando una crisis de deuda parecida a la reacción en cadena que precede a las crisis bancarias, pero en este caso contra el Banco Central y con bonos del gobierno. Una situación que describe como preocupante y que “causará un seísmo financiero e importantes trastornos sociales”.

En un artículo publicado en junio de 2023 en la revista Time, Dalio escribía: «En Estados Unidos ahora nos encontramos en la parte media de lo que yo llamo el ciclo de deuda de corto plazo y también conocido como ciclo económico. Estos ciclos de deuda a corto plazo han durado en promedio siete años, más o menos unos tres años. Ha habido 12 1/2 de ellos desde que comenzó el nuevo orden monetario mundial en 1945. Así que ahora estamos a la mitad del decimotercer ciclo, en el punto del ciclo en el que el banco central ha restringido el dinero para luchar contra la   inflación justo antes de la deuda y las contracciones económicas que probablemente se producirán en los próximos 18 meses.

»También nos encontramos en una parte tardía y peligrosa del ciclo de la deuda a largo plazo porque los niveles de activos y pasivos de deuda se han vuelto tan altos que es difícil dar a los prestamistas-acreedores una tasa de interés suficientemente alta en relación con la inflación que sea adecuada para hacerles querer mantener esta deuda como un activo sin hacer que las tasas de interés sean tan altas que perjudiquen inaceptablemente al prestatario-deudor. Debido al crecimiento insostenible de la deuda, es probable que nos estemos acercando a un punto de inflexión importante que cambiará el orden financiero. Dicho de otra manera, me parece probable que nos estemos acercando a una reestructuración de la deuda financiera y económica que conducirá a grandes cambios en el orden financiero.

»Más específicamente. Me parece probable que, debido a los grandes déficits, el Tesoro estadounidense tenga que vender mucha deuda y parece que no habrá una demanda adecuada para ella. Si eso sucede, conducirá a tasas de interés mucho más altas o a que la Reserva Federal imprima mucho dinero y compre bonos que devaluarán el dinero. Por estas razones, las condiciones financieras y de deuda podrían empeorar, quizás de manera muy significativa, durante los próximos 18 meses».

El cambio de paradigma depende en gran parte de los políticos, sobre los cuales la población no tiene mucha influencia independientemente de los dudosamente eficaces resultados electorales. Los intereses de la banca y de los poderes fácticos tienen prioridad por encima de los de la ciudadanía. Ante una crisis financiera sólo una minoría selecta tiene acceso a la   información privilegiada que le permite conocer la auténtica gravedad de la situación para proteger sus ahorros.

Para Dalio, el oro, al que describe como “universal y atemporal”, es la clave de una posible resistencia. “No entiendo —afirma— por qué la gente se inclina más por el bitcoin que por el oro. En el ámbito internacional, el oro es, para los bancos centrales, el tercer activo de reserva”. Y es que, en este contexto económico, la compra de oro es una de las pocas opciones que tienen, no sólo los bancos sino la gente, para salvaguardar su dinero.

Hay otros analistas conocidos. La quiebra del Silicon Valley Bank arrastró al Silvergate Bank y al Signature Bank, y puso en la cuerda floja a varias instituciones financieras en el mundo, como Credit Suisse, cuyas acciones se desplomaron un 30%. Por ello, no es sorpresa que advertencias como las de Bill Gates, Robert Kiyosaki, Elon Musk, Michael Burry y Mark Zuckerberg, resuenen en la memoria. Ricos y triunfadores.

“Sólo se puede ser optimista a largo plazo si se es lo suficientemente pesimista para sobrevivir a corto plazo”, dijo Bill Gates, recomendándonos ahorrar como pesimistas.

Una desaceleración del crecimiento ciertamente creará un entorno más hostil para el comercio, y vale la pena señalar cuán malo es el entorno de demanda global al que estamos entrando. La última vez que el mundo vio dos años consecutivos de crecimiento inferior al 2,5 por ciento fue a raíz de la crisis financiera.

Otra razón por la que no es fácil ser optimista acerca del comercio es simplemente que estamos en un mundo que está claramente más allá del “pico de globalización”, un hecho que ha estado ejerciendo presión a la baja sobre el crecimiento del comercio global durante más de una década.

La conclusión resultante no parece ser otra   que el riesgo de recesión en 2024 es extremadamente alto y comparable al de los años 1980. En medio del panorama económico cada vez más sombrío, la probabilidad de una recesión en Estados Unidos para el año próximo   es extremadamente alta. La probabilidad de recesión basada en el diferencial de plazos de 10 años/3 meses es excepcionalmente alta: la más alta desde principios de la década de 1980. Los bancos han seguido endureciendo los estándares crediticios, indicativo de una recesión debido a las tendencias históricas que demuestran que el gran aumento en el endurecimiento de los bancos llevó sistemáticamente a una recesión desde 1990.

Según David Harvey: “En el capitalismo, la relación entre representación y realidad siempre ha sido problemática. La deuda está relacionada con el valor futuro de bienes y servicios y siempre incluye una apuesta que se expresa en el tipo de interés, una tasa de descuento hacia el futuro. El aumento de la deuda desde la década de los setenta está relacionado con un problema subyacente clave que yo llamo «el problema de la absorción del capital excedente». Los capitalistas siempre producen excedente en forma de beneficio, una parte del cual están obligados a recapitalizar y reinvertir para seguir compitiendo. Pero esto requiere que encuentren nuevas oportunidades de inversión rentables” (El enigma del capital y las crisis del capitalismo, 2010).    

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN