Jerez

"En este espectáculo reivindico mi faceta como bailaora”

La artista gaditana vuelve al Teatro Villamarta en solitario, después de trece años, para presentar Bailar para ser

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • La bailaora María José Franco estrena su espectáculo ‘Bailar para ser’ -

“Hay momentos en el baile que ocurre como en la vida misma, que pensamos demasiado en  los demás. En mi caso estoy siempre con mis clases, preparando coreografías para otros bailaras…y para mí, ¿cuándo?” Esta reflexión sirve para incitar la creatividad de María José Franco, bailaora nacida en Cádiz pero con una fuerte vinculación a Jerez desde hace casi dos décadas, y que estrena en el marco del Festival de Jerez, en la noche del 6 de marzo, su espectáculo Bailar para ser.

Su historia está enlazada a la del certamen desde sus orígenes, pues, ella formó parte del montaje que trajo a la primera edición (en su inauguración, más concretamente, en la noche del 18 de abril de 1997) del mismo la Compañía Andaluza de Danza (germen del Ballet Andaluz de Flamenco). Pasó más tarde a formar parte de la compañía de Antonio El Pipa, como principal bailaora, y luego llegó a debutar en solitario en 2010 con Al Compás del viento. Ha pasado en varias ocasiones durante los últimos años por otros escenarios como la Sala Compañía y es una de las maestras más demandada de los cursos de formación.

“Ahora es el momento de pensar en mí, de darme una especie de capricho y de dar prioridad a lo que necesito para sentirme del todo satisfecha, ser yo misma.”, apunta Franco. “Como te digo, cuando cierro la puerta de mi estudio después de tantas horas dedicada a mis alumnas, me pongo a bailar en soledad, con mi música de fondo y me digo: eres bailaora”. Esta es la faceta que realmente quiere defender, disfrutar y, en pocas palabras “escuchar, parar, sentir y bailar”.

No por ello reniega de los pasos que ha dado desde sus inicios, sí que analiza algunos errores “que ya no cometería”, o algunas oportunidades que “no aproveché como debí”. Por eso en este montaje defiende una reivindicación personal, “retomar mi perfil más bailaor”.

Es fundamental en esta obra la presencia de los artistas invitados “porque son los que me acompañan en esos ratos de soledad. Sin que ellos lo sepan, llevo años bailándole”. Es uno de los aspectos más destacados del estreno, sobre todo por lo poco habitual que es escuchar a David Barrull en un festival como este. “Todo el mundo me decía que era más que complicado que aceptara la invitación, hasta me costó trabajo encontrar su contacto, pero una vez que hablé con él todo ha sido fácil.  Los que me conocen saben que soñé un día, la primera vez que lo escuché, con contar con él”, a lo que añade firmemente, “es un sueño”.

Los otros dos invitados son Dorantes, “porque su música es maravillosa”, y Luis Moneo, “porque no encuentro a nadie con más verdad cantando por soleá y por seguiriyas que él”. Dice que los nombres que están aquí no están por “interés”, refiriéndose entendemosa la fama, “todo tiene un sentido”.

La base musical será obra del guitarrista Javier Ibáñez, y cuenta también con la guitarra de Juan Manuel Moneo, el cante de la gaditana May Fernández y las palmas de Diego Montoya y Roberto Jaén, ambos de su tierra. Destaca la presencia de Nieves Rosales como directora escénica ya que “es la primera vez que me dejo dirigir y creo que es una de las claves del disfrute del trabajo, no bailo estilos de siempre por bailar, porque me gusten, sino que va hilado todo a partir de la emoción”. Aunque el lenguaje en esta ocasión es cien por cien flamenco, “en un futuro no descarto dejarme llevar por otros sentimientos y plantearlo escénicamente de otra manera”, dice María José.

No se despide sin agradecer a sus alumnas la generosidad que han mostrado dejándola sin clases una semana, “necesitaba concentración y centrarme en el espectáculo”, concluye María José.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN