Publicidad Ai
Publicidad Ai

Atando Cabos

Pesadillas

Las pesadillas más feroces son las cotidianas, mucho más que las de un tipo que te persigue con una sierra para hacerte pedazos

Publicado: 26/01/2023 ·
19:36
· Actualizado: 26/01/2023 · 19:36
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Chicote. -
Autor

Remedios Jiménez

Licenciada en Historia, docente jubilada, integrante del Aula Atenea del Ateneo de Jerez y de varios clubes de lectura

Atando Cabos

Una mirada sobre lo que nos pasa día a día, bajo los titulares de la incesante actualidad

VISITAR BLOG

Cómo le complace a una pesadilla encogernos el corazón en un fragmento de noche. A mí me pasó lo mismo, pero de día. Sucedió en el INSS, yo dije que estaba enferma y que no quería jubilarme, pero que en el caso de que me jubilaran, quería saber cuál sería mi pensión. Aquel señor, levantó la vista de la mesa y me dijo: "si usted está enferma la jubilamos quiera o no quiera y de lo que va a cobrar se enterará cuando lo cobre". Se me erizó todo el vello e intenté cerrar los ojos otra vez pero se me pasó el turno y tuve que levantarme.

Las pesadillas más feroces son las cotidianas, mucho más que las de un tipo que te persigue con una sierra para hacerte pedazos. Sin ir más lejos, ayer me enteré de que no va a hacer falta gente especialista en despiezar carne. Porque vamos a pasar de criar animales a quitar un trozo a un cerdo y criar carne a partir de sus células madres. No, no me he dado con un poyete. Las principales empresas de fast food están súper pendientes de los resultados que por lo visto son prometedores. Así se evitará el sufrimiento animal, dicen.

Por favor,no nos arreglen la vida si es para peor. El ideal es consumir menos carne y de calidad, acabar con las macrogranjas, por ejemplo. Pero esa propuesta es nefasta.

Dónde esté lo natural. Las veces que viniendo de Bolonia, le he dicho yo a los niños: "echarse pal lao que vamos a subir a una retinta". Aunque me tuviera que ver con la motosierra y con la guardia civil, claro. Todavía estoy a tiempo de no quedarme con las ganas.

Esto de la carne sin animal.¿Pero de qué porquería hablamos por favor? Ya tenemos los nuggets, cuestan un euro el kilo, no he podido ni soñar de qué están hechos. ¿Necesitamos otra vuelta de tuerca?

Mientras, los ricos, comen ternera a la que se le da de beber vino tinto, bueno, no del que te descompone la barriga.

El mundo de los restaurantes, podemos verlo en Pesadilla en la cocina, está dividido entre los de super lujo y los cutres. Pues a estos se va a sumar este manjar que querrán vender como la carne que ahorra el sufrimiento animal.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN