Jerez

El Marco de Jerez impulsa un manifiesto para la protección del viñedo

Solicitan firmas de apoyo para impedir la instalación de parques eólicos y fotovoltaicos que dañen el paisaje y la actividad económica vinculada al vino

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

La Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez ha elaborado un Manifiesto de protección del paisaje para que sirva de instrumento voluntario de concertación entre los agentes del territorio orientado a promover la conservación y mejora del paisaje y de la calidad de vida de la población local mediante el establecimiento de objetivos, acuerdos y estrategias de gestión.

Desde el citado ente recuerdan que, a pesar de su gran valor, el paisaje del Marco está sufriendo la "amenaza" de numerosos elementos como la instalación de parques eólicos y fotovoltaicos, entre ellos el ya levantado en la finca de El Barroso, y pese a que estamos hablando de un paisaje vitivinícola que es un "bien patrimonial con valor agrario, cultural y natural".

César Saldaña, Presidente del Consejo Regulador y de la Ruta del Vino y Brandy del Marco de Jerez, ha animado a través de un vídeo a firmar y apoyar el citado Manifiesto, al tiempo que ha alertado de las consecuencias de plegarse a las "agresiones" que viene sufriendo el paisaje del Marco: "Estamos viendo en los últimos años agresiones de todo tipo sobre nuestros viñedos: escombreras, construcciones ilegales deplorables, y sobre todo parques eólicos y fotovoltaicos que rompen con esa imagen armónica que ha sido la seña de identidad de nuestro paisaje durante siglos y que hacen imposible cualquier otra actividad económica respetuosa con el paisaje como sería el enoturismo".

Saldaña subraya al respecto que los viñedos del Marco de Jerez "constituyen uno de los paisajes culturales más singulares y antiguos del mundo. Las lomas de tierra albariza que rodean nuestra ciudad han sido cultivadas por agricultores desde hace más de dos mil años. Es un legado que no tiene precio, porque es la base para producir nuestros maravillosos vinos, pero también porque generan riqueza, convirtiéndose en un atractivo extraordinario enoturístico o simplemente como escenario para nuestro esparcimiento. Pero debe tratarse con respeto", apostilla, al tiempo que solicita el apoyo al Manifiesto "si consideras, como nosotros, que es un paisaje que debe ser protegido. Cada firma cuenta".

El citado Manifiesto incluye los acuerdos y compromisos en favor de la protección, ordenación, gestión, mejora y valorización del paisaje vitivinícola del Marco de Jerez que adoptan los principales agentes del territorio (entidades públicas, asociaciones, colectivos, empresas y particulares) como consecuencia del proceso de concertación impulsado en la Carta de Protección del Paisaje del Marco de Jerez.

A través del mismo, los agentes firmantes asumen voluntariamente el compromiso de implementar los objetivos de calidad paisajística, las medidas, estrategias y los acuerdos generales establecidos en la Carta de Protección del Paisaje.

Entre dichos compromisos figuran los esfuerzos necesarios para ordenar y proteger el paisaje del Marco de Jerez, así como reconocer sus valores y singularidades: valor histórico y cultural, valor vitivinícola (terrenos y tipos de suelo, singularidades de los pagos, climatología, métodos específicos de trabajo en la viña y en la bodega, sistemas de crianza y elaboración de los distintos tipos de vinos, etc.) y valor paisajístico y natural (atractivo para el turismo y el ocio). Asimismo, impulsar las figuras de protección del paisaje que sean aplicables a nivel local, provincial, autonómico, nacional e internacional para mantener su uso agrario y turístico.

Del mismo modo, contribuirán a buscar las fórmulas legales para impedir la implantación de instalaciones y actividades económicas ajenas a las tradicionales del territorio, que propicien su pérdida de identidad y que causen un efecto negativo en el paisaje y en las actividades que se desarrollan en él; potenciar la actividad vitícola tradicional como elemento indispensable para la conservación y gestión del paisaje, incorporando las mejoras e innovaciones que aconsejen la investigación y el desarrollo para garantizar la subsistencia de la vitivinicultura; evitar la usurpación de las vías pecuarias y su uso como escombreras y basureros; y favorecer la recuperación y puesta en valor del patrimonio tradicional.

Por otra parte se incide en la necesidad de sensibilizar a la población de las zonas rurales y de los núcleos urbanos sobre la importancia del enoturismo para el desarrollo local, poniendo en marcha acciones de comunicación y formación sobre la importancia del patrimonio vitivinícola de la zona; y apostar por el desarrollo de un enoturismo sostenible y responsable, realizando un uso óptimo de los recursos naturales, y favorecer el desarrollo enoturístico del territorio, potenciando las actividades e iniciativas turísticas y de ocio en el entorno de viñedos.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN