Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 25/06/2022  

Jerez

La CNMV ya advirtió en 2019 que Sempi Gold podía ser un chiringuito financiero

Dejó claro la empresa no estaba autorizada para prestar servicios de inversión previstos en la ley del mercado de valores

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtió en 2019 que la empresa Sempi Gold no estaba autorizada para “prestar los servicios de inversión previstos” en la ley del mercado de valores y era posiblemente un “chiringuito financiero”.

La Guardia Civil registró este martes las oficinas de esta empresa en Madrid y Jerez por una presunta estafa piramidal en inversiones en oro y detuvo a dos personas, que por el momento son los únicos arrestados, aunque los agentes creen que se constatarán más víctimas.

Por ahora siguen analizando el material incautado, han confirmado a Efe desde el instituto armado.

En la contestación que la CNMV envió a uno de los letrados de los afectados en diciembre de 2020 se refleja que ya un año antes, en diciembre de 2019, este órgano advirtía que Sempi Gold “no está autorizada para prestar los servicios de inversión previstos” en la ley del mercado de valores.

“Ni está autorizada para realizar las actividades reservadas a las instituciones de inversión colectiva previstas en el apartado 1 del artículo 1 de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva”, añadía.

La CNMV destacaba que la antigua Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión no figuraba inscrita en su registro y remitía a sus advertencias sobre “chiringuitos financieros”.

En el escrito enviado por la CNMV al letrado le recomienda que consulte la “guía sobre chiringuitos financieros” de este órgano, en la que se relata que se trata de “entidades que ofrecen y prestan sin estar autorizadas” y subraya que “lo más aconsejable es no confiar en ninguna entidad desconocida mientras no se haya podido verificar que está debidamente autorizada para prestar servicios de inversión”.

La operación comenzó tras la denuncia de una decena de personas que aseguraron haber sido estafadas por esta empresa, que se encarga de la gestión de inversiones con oro.

Según estos inversores, la compañía lleva desde finales de 2020 sin repartir los dividendos de los contratos firmados.

Las cantidades presuntamente estafadas oscilan entre los 10.000 y los 700.000 euros.

Los investigadores sospechan que se ha podido producir una estafa piramidal o de Ponzi. Así, en vez de comprar y vender los activos, en realidad no desarrolló ningún tipo de actividad financiera y se limitó a abonar los intereses de los primeros inversores con el capital ofertado por los siguientes.

TE RECOMENDAMOS