Quantcast
El tiempo en: Andalucía
22/05/2022  

Jerez

Tributo a La Paquera de Jerez en el Día Internacional del Flamenco

Irene García entrega a los familiares de la artista jerezana la Placa de Oro de la Provincia de Cádiz que le fue concedida en el año 2002

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

La Diputación Provincial de Cádiz ha celebrado el Día Internacional del Flamenco con un acto en el que se ha reivindicado el valor de este arte, tan propio como universal, a nivel cultural, social y económico, a la vez que ha servido como homenaje a uno de los grandes nombres de la historia del flamenco: La Paquera de Jerez.

Irene García ha presidido la conmemoración, que se organiza coincidiendo con la fecha en la que el flamenco fue reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010. Junto a ella han estado presentes en el acto celebrado en el Salón Regio del Palacio Provincial los diputados Antonio González Mellado, Jaime Armario, Carmen Collado, Manuel Ángel Chacón, Lucía Trujillo, Lorena Garrón y Estefanía Brazo, además de la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, y numerosos representantes del mundo del flamenco, desde artistas a responsables de las peñas y colectivos que velan por su conservación y difusión. Especial protagonismo han tenido los familiares de Francisca Méndez Garrido, La Paquera de Jerez, ampliamente representados en el acto en el que se han rendido honores a la artista jerezana.

Fue en el año 2002 cuando la Diputación de Cádiz reconocía la trayectoria de La Paquera de Jerez con la concesión de la Placa de Oro de la Provincia. Un premio que la artista no pudo recoger debido a su delicado estado de salud y que, tras su muerte, en el año 2004, no llegó a ser entregado. Esta deuda pendiente se ha saldado este 16 de noviembre de 2021.

Irene García ha hecho entrega de la Placa de Oro a Paqui Méndez, sobrina de La Paquera. Otro de los sobrinos de la desaparecida artista, Manuel Méndez, ha agradecido el reconocimiento a la Diputación, recordando que su tía “ejerció de embajadora de esta tierra allí donde actuaba, en el mundo entero. Ella siempre tuvo claro de dónde era y cuáles eran sus raíces”. En ese sentido, ha destacado la importancia de un premio que, junto con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (a título póstumo), ha ofrecido a la alcaldesa de Jerez para que formen parte del espacio que se dedique a La Paquera en el futuro Museo del Flamenco que próximamente se construirá en la ciudad.

La presidenta ha alabado la figura de La Paquera de Jerez, una mujer que “sin saberlo fue ejemplo para muchas mujeres que buscaban su hueco en el mundo del flamenco en una época muy complicada”. Con este acto, ha dicho, se trata de hacer justicia a uno de los grandes nombres del arte de Cádiz, siendo capaz de llevar el nombre de la provincia y del arte flamenco a lo más alto, pero sin perder nunca su humildad.

Durante el acto se ha proyectado un vídeo realizado en homenaje a La Paquera de Jerez, a la que también se ha recordado con la actuación de su sobrina Paqui Méndez y de Jesús Ruiz Cabello, ‘Jesús Méndez’, acompañados a la guitarra por Miguel Ángel Salado Muñoz y por Carlos Grilo y Diego Fuentes a las palmas.

Pepe Marín, amigo de La Paquera de Jerez, ha glosado su figura como persona y artista, recordando sus inicios, “siendo una niña” hasta que alcanzó la gloria, “que para el artista es el aplauso, el reconocimiento del público”.

La Paquera, estandarte del Jerez más flamenco, nació en el barrio de San Miguel en 1934. A pesar de las muchas dificultades de la época que le tocó vivir y unas duras circunstancias familiares, se hizo un nombre propio en el panorama artístico español, grabando su primer disco en 1953. Al no saber leer, aprendía las letras repitiéndolas. Gozó de una enorme popularidad, siendo considerada “reina de la bulería”. Cantó junto a artistas como Camarón de La Isla, La Perla de Cádiz, Lola Flores, Manolo Caracol o Rafael Farina; y le acompañaron guitarrista de la altura de Juan Morao, Manolo Sanlúcar o Paco Cepero.

En el año 2002 pudo visitar Japón, país en el que el flamenco es altamente apreciado, donde fue recibida como una figura de primer nivel.

Hasta su fallecimiento, en el año 2004, fue acumulando reconocimientos como el Premio Nacional del Cante, en 1980, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes o la Placa de Oro de la Provincia de Cádiz, recogida hoy por sus familiares.

TE RECOMENDAMOS