El tiempo en: Andalucía
07/03/2021

Jaén

José Ríos reinterpreta óleos típicos del costumbrismo de los años 60

El artista José Ríos expone ‘Broken paradises. Óleo sobre óleo’ en la galería de arte contemporáneo Centro Renace de Baeza

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai

En la inauguración de la exposición pictórica, que se puede ver hasta el 28 de febrero.

Óleo sobre óleo, la nueva técnica del artista José Ríos (Orcera, 1964) para sacar del olvido obras pictóricas de autores desconocidos que se colgaron en los hogares españoles en los años sesenta y setenta.

‘Broken paradises. Óleo sobre óleo’ (paraísos rotos) es el título de la exposición pictórica que José Ríos ha inaugurado este fin de semana en la galería de arte contemporáneo Centro Renace, en Baeza, y que se puede visitar hasta el próximo 28 de febrero.

Durante los últimos dos años, el artista ha trabajado en esta serie, para la que ha recuperado de contenedores, escombreras y tiendas de segunda mano cuadros con paisajes que ha decidido romper, introduciendo elementos pictóricos que han actualizado estas obras, un total de 26.

Por ejemplo, al paisaje natural con un bosque en el que un ciervo se asoma a un río, el artista ha introducido un primer plano de la mano de un cazador encañonando su escopeta.

En otro, con un paisaje de casa de campo, Ríos incorpora dos bañistas en moto de agua. “He actualizado fondos idílicos y he roto esos paraísos con un toque de actualidad”, explica. ‘Broken paradises’ es una muestra llena de humor, ironía y sarcasmo, concebida para divertir al espectador.

“No es una muestra que invite a la reflexión. Mi idea es divertir dándoles un toque de actualidad que cambia totalmente los cuadros que hemos visto todos en casa de nuestros padres o abuelos”, aclara. José Ríos recupera de la “extinción” estas obras pictóricas, incluso añade que es una forma de reciclarlas.

“Puede parecer que estoy usurpando obras de otros artistas, por muy malos que sean, pero los primeros que no querían sus obras eran sus autores, que firmaban con pseudónimos porque las vendían para comer. Recupero esos cuadros de la extinción y los pongo en valor, los llevo a una galería de Arte Contemporáneo en la que sus autores jamás hubieran imaginado que estarían. Estamos dignificando las obras y haciéndolas visibles”, termina.

COMENTARIOS