Actualizado: 01:28 CET
Jueves, 24/09/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jaén

Multa y tres meses de cárcel por matar a un perro con un cepo

Un juzgado de Jaén condena a un vecino de Bailén de 68 al pago de una multa de 480 euros y a tres meses de cárcel por colocar un cepo en su parcela

  • Cepo.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Jaén ha condenado a un vecino de Bailén (Jaén), de 68 años, al pago de una multa de 480 euros y a tres meses de cárcel por colocar un cepo en su parcela para evitar que entrara cualquier animal desde fuera y matar con él a un perro al que se pudo salvar la vida.

Según recoge la sentencia, a la que ha accedido Europa Press, los hechos sucedieron en una parcela del ya condenado situada en Bailén y que se encontraba cercada en todo su perímetro por una valla de dos metros de altura.

En el entorno del 15 de noviembre de 2016, según recoge la sentencia como hechos probados, el acusado colocó un cepo metálico, medio prohibido por la Ley de Flora y Fauna Silvestres de Andalucía, con el objetivo de "capturar y atrapar a cualquier animal que entrase en su propiedad".

Fue una patrulla de la Guardia Civil la que encontró de madrugada un perro mediano atrapado por las patas en el cepo. El animal "tenía heridas graves en patas y boca" y presentaba "un estado agónico".

Cuando a primera hora de la mañana volvió a personarse la patrulla para hacer las gestiones pertinentes de asistencia e identificación del animal, el acusado dijo que el animal ya no se encontraba allí. De hecho, según recoge la sentencia "no se ha encontrado ni el cuerpo del animal ni el cepo metálico".

Por estos hechos, la Junta de Andalucía ya impuso al acusado una sanción de 601 euros, que por pronto pago se quedaron en 300 euros y que ahora se le restarán al importe de la multa impuesta en la sentencia.

Ahora, después de que el acusado reconociera su culpabilidad y se conformara con la pena propuesta por el Ministerio Fiscal, deberá abonar una multa de 480 euros como autor de un delito contra la fauna. Además, se le impone un año de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar.

Por el delito de maltrato animal se le condena a tres meses de cárcel y se le inhabilita por dos años y medio para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales. También se le prohíbe durante un año tener animales.

El juzgado ha acordado también la suspensión de la pena de prisión por un periodo de dos años. La sentencia ya es firme una vez que en el juicio tanto el Ministerio Fiscal como el acusado y su defensa se comprometieron a no recurrir.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Molina, del ocaso industrial a la corrupción
chevron_right
Hacia una provincia sostenible