Actualizado: 12:57 CET
Domingo, 15/12/2019

Jaén

Bahía, una familia de 50 años

Los fundadores, Antonio García y Francisca Muriana, reciben un homenaje familiar y social, como agradecimiento a años de trabajo y dedicación

  • En el centro, el matrimonio fundador del restaurante, junto al alcalde, familiares y amigos.

Homenaje familiar y social. El restaurante ‘Bahía’ abrió sus puertas en 1969, concretamente el 29 de julio, coincidiendo con la celebración del día de Santa Marta, como ha recordado este miércoles su actual gerente, Francisco Antonio García, hijo del matrimonio que inició un negocio familiar que este 2019 ha cumplido 50 años de historia.

Las puertas del Bahía, sito desde el primer día en la plaza de San Roque de la capital jiennense, se han abierto este 13 de noviembre para celebrar un año especial, medio siglo de vida en la Hostelería, con un acto social en el que se hizo un sentido guiño a Antonio García y Francisca Muriana, los fundadores del restaurante.

La pareja se casó y seguidamente montó el negocio, tras años de aprendizaje de Antonio con los maestros Juan y Pedro Millán, que regentaban un negocio referente en la hostelería de la época. “Emprendieron su negocio. Empezaron con la cocina tradicional de Jaén, especializándose en platos de la tierra, heredados de las abuelas. Supieron escuchar a la clientela y llevaban siempre a la mesa lo que les demandaban”, recordó Francisco Antonio García. Fueron años de trabajo y esfuerzo para hacer crecer el negocio, hoy “un referente en Jaén, para los jiennenses y clientes llegados de muchas ciudades”, confirma.

Francisco Antonio García reconoció ayer a sus padres las ganas, la ilusión y el trabajo diario que le inspiraron a él como hijo y profesional de la Hostelería. Es la segunda generación al frente y quizás haya una tercera.

Se formó en la Escuela de Hostelería de Granada y en la década de los noventa se incorporó al negocio familiar. Padre, madre e hijo compartieron muchas horas detrás de un negocio que regenta en solitario desde hace poco más de una década, coincidiendo con la jubilación de Antonio y Paqui. Bahía sigue ofreciendo “calidad, buen servicio y atención, con una cocina que avanza sin olvidar lo tradicional”.

Pescado y marisco fresco, carnes de primera y especialidades gastronómicas, acompañadas de vinos y aceites de oliva virgen extra de la tierra. Ayer fue un día inolvidable, una celebración en familia y con compañeros de trabajo, en la que también estuvieron el alcalde, Julio Millán, y responsables de Cruzcampo, que reconocieron a la familia hostelera del ‘Bahía’ por su fidelidad con la marca en este medio siglo de vida.


COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Cooperativas Agro-alimentarias ya tiene su asociación de mujeres
chevron_right
El Defensor del Pueblo actúa de oficio por el servicio de comedores