Actualizado: 12:06 CET
Domingo, 18/08/2019

Jaén

Un plan de acupuntura urbana para los vacíos del casco antiguo

El patrimonio perdido y los solares en ruina configuran el 40% del casco antiguo, para el que propone “equipamientos” que den “beneficio social" a la vecindad

  • Estado actual del casco antiguo, de los intramuros de la capital.

“El casco antiguo necesita una rehabilitación basada en la acupuntura urbana”, esto es, intervenciones que rehabiliten los vacíos de puntos singulares del barrio, que permitan la regeneración de la zona. Ésta es una de las conclusiones del trabajo fin de carrera del jienense Jesús Colmenero (1994), titulado en Arquitectura Técnica Superior por la Universidad de Málaga, con el que aborda el “silencioso proceso de borrado del casco antiguo”, de los intramuros de la capital.

Colmenero, que se adentra en el análisis del urbanismo de la zona, señala que el patrimonio perdido y los solares en ruinas y abandonados en la zona configuran el 40% del casco antiguo. “En el casco antiguo primero se derrumba y si el proyecto fracasa, ahí se queda el solar”, lamenta, a la vez que confirma que está demostrado que un vacío urbanístico provoca más vacíos en el barrio, como ocurre con los solares, en aumento con el paso de los años.  

Explica que “el origen de la situación es la falta de interés político, que ha provocado que el casco antiguo tenga un problema psicológico, por las promesas que llegan cada cuatro años y que siguen sin cumplirse”.

En contacto con las asociaciones vecinales, de las que valora su lucha por las “ansiadas mejoras”, denuncia “intervenciones en la pavimentación con total libertad municipal, independientemente de las quejas”. Dice: “El abandono es un problema candente y en aumento en el corazón histórico de las ciudades, que está llevando a una rápida proliferación de abandono de casas, con la consiguiente pérdida patrimonial edificatoria y de la trama urbana originaria.

En Jaén, la zona ha sufrido cambios de pavimentaciones, derribos, derrumbes y las calles gritan por un cambio deseado, necesario y urgente”. Señala que desde los años cincuenta, el casco antiguo ha quedado aislado de la ciudad.

“Existe una periferia activa que es un problema para este barrio. Quienes viven en el casco antiguo quieren salir de él y hacen vida en la periferia, y quienes no, no acceden porque consideran que es peligroso, un prejuicio que pesa sobre la zona”, lamenta. Pide que se “ponga freno” a lo que está aconteciendo en la zona, que “va más allá de una simple gentrificación”. Defiende el “beneficio” que supondría que la Universidad fijara una facultad en el casco antiguo, “siempre que con anterioridad se rehabilitara su trama urbana”.


Como propuesta, Colmenero apunta a “equipamientos” que den un “beneficio social” a la vecindad. De ahí que el proyecto se materialice en el casi desaparecido barrio de San Miguel, “donde la ruina de la antigua iglesia y la estructura del Palacio de los Uribe estropean la imagen de los Baños Árabes, una de las pocas zonas que recibe turistas”. En ambos edificios plantea la creación de una ‘residencia de artistas’ orientada a la interacción vecinal, que conecte con eje del arte del casco antiguo (Escuela de Arte José Nogué y Conservatorio), que alberguen la celebración de talleres para los vecinos, exposiciones de creadores y dé cobijo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Los cursos de Torres ahondan en la lucha contra las desigualdades
chevron_right
Cuatro detenidos en Jaén tras hallarse el cadáver de un joven