Actualizado: 14:28 CET
Domingo, 08/12/2019

Jaén

El olivar grita “basta ya” a los bajos precios en origen

Unos 20.000 agricultores, muchos de ellos llegados desde Jaén, se rebelan en Jaén contra la caída de los precios y reclaman medidas para la autrregulación

La manifestación congregó a miles de olivareros por las calles de Sevilla

1

Un momento de la manifestación, ayer en Sevilla

2

Otro momento de la movilización de los agricultores andaluces, ayer

3

Más de 20.000 agricultores, muchos de ellos llegados  desde Jaén, gritaron ayer “basta ya” en la manifestación celebrada en Sevilla por la crisis de precios del aceite de oliva en origen La protesta, convocada por las organizaciones agrarias UPA-A y COAG-A, contó con el apoyo y la asistencia de UGT-A, CCOO-A, muchas cooperativas, ayuntamientos y otras entidades vinculadas con el sector olivarero. La multitud partió del estadio Benito Villamarín y marchó por la Avenida de la Palmera, hasta la Presidencia de la Junta de Andalucía, terminando ante la Delegación del Gobierno central en la Plaza de España. Los representantes de ambas organizaciones agrarias pudieronacceder al edificio del Gobierno autonómico, donde entregaron un manifiesto con las reivindicaciones del sector. Para septiembre se prepara otra protesta en Madrid. “El compromiso que UPA Andalucía ha contraído con los olivicultores esta campaña para acompañarlos en su lucha por acabar con la actual crisis de precios en origen que atraviesa el sector del aceite de oliva, se ha visto ratificado y ha dado un paso más en el día de hoy”, se destacó en un comunicado desde la organización agraria.

Los líderes de UPA-A y de COAG.-A, Miguel Cobos y Miguel López, respectivamente, se dirigieron a los manifestantes reclamando las medidas necesarias para poner fin a la situación actual. La urgencia se encuentra en el bajo precio que reciben los agricultores por su aceite de oliva, que lleva toda la campaña muy por debajo de los costes de producción y, lógicamente, está haciendo perder muchos millones de euros a este sector estratégico para la economía andaluza, sin motivos justificados. Pero también aludieron a los problemas estructurales del sector aceitero, en especial su excesiva atomización de un modelo mayoritario de pequeñas explotaciones familiares frente a las pocas y potentes empresas industriales y de comercialización. Además, demandaron medidas legislativas que protejan a los agricultores de las “prácticas de mercado abusivas”, y la necesidad de inversión en el sector para que siga siendo “viable, sostenible y tenga futuro”.

Las principales reivindicaciones del sector pasan por la puesta en marcha por parte de las administraciones de medidas urgentes que eviten los abusos al productor, con precios justos y estables; que la Unión Europea permita la autorregulación del sector para lograr una estabilidad dentro de los mercados y permita, por ejemplo, la retirada de producto en los momentos en los que sea necesario equilibrar la oferta y la demanda, evitando así oscilaciones importantes de precios; actualizar los precios de desencadenamiento del mecanismo de almacenamiento privado, pues son cifras de hace más de 25 años, por tanto, están obsoletas y no son acordes con los costes actuales de producción y el coste de la vida; el olivar tradicional con bajas producciones y altos costes debe recibir un apoyo adicional en forma de pagos básicos y pagos acoplados provenientes de la PAC; modificar la Ley de cadena alimentaria para prohibir y sancionar las malas prácticas como la venta a pérdidas o la utilización del aceite de oliva como producto reclamo; trabajar por una mayor unidad y concentración de la oferta por parte del sector productor para optimizar la capacidad de negociación; así como poner recursos para conseguir que el valor añadido derivado del envasado, la comercialización o la diferenciación de calidad, se quede en el sector productor. Y el establecimiento de contratos tipo entre productores e industria que permitan fijar precios mínimos ligados a costes de producción y mecanismos de control de calidad y sanciones.

Asaja

Por su parte, Asaja-Jaén se ha dirigido a todos los ayuntamientos de la provincia jiennense que “han contribuido con dinero público a la manifestación del aceite en Sevilla” y los ha instado a que “se dejen también la piel” para apoyar las dos mociones que la organización agraria está enviando a todos los ayuntamientos jiennenses a favor del sector del olivar. En la primera de las mociones, desde Asaja se pide a los ayuntamientos que se condone el IBI rústico para los olivareros que sufren la crisis del aceite y la segunda solicita una rebaja máxima de los módulos del olivar para la próxima renta que quede reducida al mínimo como ocurrió en el año 2014, cuando por los efectos de la sequía se redujo el módulo al 0,09. El gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, confía en que “estos ayuntamientos tengan la misma diligencia y hagan el mismo alarde de fuerza y gasto de dinero público con medidas que sí afectarán directamente al bolsillo de los agricultores”. Recuerda que la supresión del IBI rústico, aunque no supone una cantidad elevada, sí es una reducción del gasto global de las explotaciones que “viene muy bien en periodos en que toda ayuda es poca”. Con respecto al descenso de los módulos,”sí que son un ahorro importantísimo para todas las explotaciones olivareras”.  Asaja-Jaén está enviando a cada uno de los municipios de la provincia las dos mociones para que se presenten en los plenos y espera que todos los partidos políticos, “sin excepción”, voten a favor de estas medidas de ayuda para el sector del olivar. Además, recuerdan en un comunicado que se está trabajando con las diferentes administraciones para lograr revertir la situación de crisis de precios que afecta al sector del aceite.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Festival de Otoño busca llegar a un público más joven
chevron_right
España planteará a la CE el almacenamiento temporal de aceite de oliva