Actualizado: 01:58 CET
Jueves, 25/04/2019

Jaén

“Salirse del guion en la música es algo imprescindible”

En Cultura VIVA, el guitarrista, batería, compositor y productor musical Miguel Ortega

  • Miguel Ortega de San Luis.

Músico, compositor y productor, este jienense autodidacta siempre está investigando y se embarca en todo proyecto musical que le permita seguir dando pasos en la música. Miguel Ortega de San Luis (Jaén, 1981) es un todoterreno musical, guitarrista que suena a todas las versiones del rock and roll, el género que siempre escuchó en casa y del que bebió para ser hoy uno de los músicos que más se atreven en la capital.

“Mis padres me inculcaron la música como un valor muy positivo. Ha dado sentido a mi vida”, confirma. Siendo niño escuchaba el rock de las british invasion, entre otras, de  ‘Led Zeppelin’, y de este género ha bebido para tocar con sus cuatro bandas: Electric Belt, Santo Rostro, Mia Turbia y Cabeza de caballo. “Todo es rock and roll. No hay sub etiquetas”, confirma. Y es que suenan a blues, rock psicodelic y heavy metal.

Tuvo su primera guitarra a finales de los noventa y ofreció su primer concierto en 2003, con la banda ‘Mala Postura’. Desde entonces, siempre está aprendiendo. “No soy maestro de nada, pero controlo bastante porque investigo y me meto en todas las movidas musicales”, dice. Su habilidad le ha permitido fabricarse pedales para sus guitarras, pero también toca la batería (Electric Belt) y desde hace tres años tiene su propio estudio de grabación, sin nombre aún. “Quienes llegan, se lo ponen. El último, agujero mágico”, dice entre risas.

Es donde ha grabado las voces del último disco de Electric Belt, ‘Never seen the devil’, que se presentará en concierto el 30 de marzo, en el pub Rock States, a las 21:30 horas. Con ‘Santo Rostro’ ha publicado el vídeo del tema ‘Vacío inicial’, no incluido en los tres discos anteriores. Ha sido grabado por los propios músicos. “En la música es hazlo todo tú mismo. Antes había especialización y ahora los grupos que funcionan son los que utilizan la sinergia creada por lo que cada músico puede aportar”, afirma.

Está de gira con la banda y los próximos escenarios en los que sonará su guitarra eléctrica son Pizarra (Málaga), Málaga capital, Valencia y Castellón. En verano volverá al ‘Resurrection Fest’ de Galicia y estarán en Portugal, en el ‘Woodrock Fest’.

En el escenario lo da todo. Tocando es pura energía. “Me gusta cerrar los ojos y dejarme llevar. Es la mejor forma para expresar lo que siento. Intento sentir el sonido a tope, meterme de lleno en la música. En el escenario soy libre”, valora.

Reconoce que no sería el músico que es sin sus compañeros de banda. “Tengo una suerte brutal por tocar con gente tan buena. Necesito trabajar en equipo. Me gusta rodearme de gente dispuesta a crear, que se líe la manta a la cabeza. Yo pongo el mechero para quien sienta la llama”, dice.

La música no le permite vivir, sí su trabajo como técnico de imagen y sonido en la Diputación. “De la música sólo busco pasarlo bien. Para mi es como un trabajo e intento dedicarle cuanto más tiempo mejor y tomármelo lo más parecido a un profesional”, confirma.

 Y es que se considera un ‘semi-profesional’. “Es un concepto que cuadra con lo que es la cultura independiente de hoy. En Jaén hay gente que hace cosas muy interesantes, con una calidad elevadísima, un nivel de interés cultural intrínseco que va más allá de lo que el mercado manda. Ser semi profesional me permite hacer lo que quiero”, defiende. Al hacer una radiografía de Jaén, considera que “poca gente se toma la cultura como pura creación”, pero hay quien lo hace y él apuesta por ellos porque “la música puede lavar la cara brutalmente”.

Dice: “Salirse del guion es imprescindible en la música. Jaén necesita abrir sus puertas al intercambio musical”, dice. Él ha girado por el territorio nacional y por Europa y reconoce que “cuando ves lo que se hace en otras plazas culturales, te das cuenta de lo limitados que están los músicos en Jaén”. Valora que “si tocas más de dos veces aburres y para que un repertorio esté bien, necesitas dos años dándole caña”, por lo que anima a “salir fuera” y dejar que “lleguen bandas a la ciudad”.

Lo que no hay es que prohibir que se toque en los bares. “El exalcalde José Enrique Fernández de Moya fue horriblemente dañino para esta ciudad”, espeta, a la vez que aplaude la apuesta actual del sector privado por la música en directo. “Como músico, esta ciudad me ha tratado más que bien”, termina.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Más de 60 firmas estarán en el I Salón Degusta en Jaén
chevron_right
Comienza ‘Escena Jaén’