Actualizado: 10:27 CET
Jueves, 22/08/2019

Editorial Jaén

El fantasma electoralista

No volvamos a épocas pretéritas ni juguemos con las inversiones y con los manidos discursos de conflicto entre administraciones

La licencia para que la Diputación Provincial de Jaén inicie las obras de lo que será un ambicioso espacio para la recepción del turismo en la capital, en el edificio que albergara Banesto en Roldán y Marín, ha vuelto a despertar a los fantasmas  con el rostro más feo del pasado, a los mismos que han mantenido a Jaén en la pelea continua sin que los proyectos vieran la luz. Los intereses electorales nunca deben servirse de los ciudadanos como rehenes. La Diputación lleva meses esperando la licencia para iniciar las obras y ahora el Ayuntamiento, tras contestar hace unos días que debían ser respetuosos con los tiempos, se desmarca diciendo que el informe no cumple la normativa. Si es así bien, que la cumpla, faltaría más, como sucedió con la obra de la Carrera de Jesús. Ahora, si lo que está sucediendo es que la llegada de las elecciones está parando proyectos, como ya pasó con el tranvía cuando se acercaron las autonómicas, Jaén no está para que se rían más de ella y hay que exigir a quien corresponda, en este caso al Ayuntamiento, que no se juegue con las pocas inversiones que llegan a la capital, vengan de donde vengan, porque lo que no nos podemos permitir es volver a épocas pretéritas donde lo único que importaba a los políticos era poner la zancadilla al adversario.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Julio Millán clama por un Jaén “que pase de la oscuridad a la luz”
chevron_right
Jaén Genuino, 5ª temporada