HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 23:13 CET
Domingo, 20/10/2019

Jaén

La Clemencia reina en La Magdalena

Brillante y emotivo desfile procesional del Cristo de la Clemencia, al cumplirse el 425 aniversario de la bendición de la talla de Salvador de Cuéllar.

El Cristo de la Clemencia, al salir de La Magdalena

1

Paso de Nuestro Padre Jesús de la Caíd

2

Salida de María Santísima del Mayor Dolor

3

Cantando una saeta en la procesión de la Clemencia

4

En el interior del templo de La Magdalena

5

"Cristo guapo, Cristo guapo”. Así, con orgullo y con una fe inquebrantable, recibieron ayer los vecinos de La Magdalena a su Cristo de la Clemencia, que recorrió las calles del Jaén más antiguo conmemorando el 425º aniversario desde su bendición. La talla de Salvador de Cuéllar, de 1593, es, sin lugar a dudas, uno de los principales emblemas de la Semana de Pasión jienense y son muy pocos los que concitan un fervor popular como el que cada Martes Santo se desprende por los barrios más genuinos de la capital.

“Sois los herederos de 435 años de devoción a la Clemencia y de la devoción de un barrio entero”, fueron las palabras de ánimo que el párroco y consiliario, Agustín Rodríguez, dispensó a los costaleros del Cristo en su primera levantá en el templo. Y también antes de de atravesar el dintel del majestuoso templo de la Magdalena y de reencontrarse con el pueblo, llegó la primera saeta al Cristo por parte de Paqui García, una saetera habitual de esta cofradía que tiene como gobernador a Pedro Estepa Díaz.

En una tarde de primavera donde el sol no quiso perderse el acontecimiento, las calles de La Magdalena, El Arrabalejo, Millán de Priego, Jardinillos, itinerario oficial y la vuelta a su templo por Maestra, Martínez Molina o Santo Domingo fueron testigo de uno de los desfiles procesionales más esperados de la Semana Santa jaenera. Abría el cortejo el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de la Caída (obra de Emilio Navaas Parejo de 1956) bajo los sones de la Agrupación Musical Jesús Cautivo de Villa del Río (Córdoba) y escoltado por miembros del Cuerpo Nacional de Policía, hermano mayor honorario de la Cofradía. Tras él, el paso del Cristo de la Clemencia, con la imponente Banda de Tambores y Cornetas de Vélez Málaga,para acabar con el paso de palio de María Santísima del Mayor Dolor, también recibida entre vítores y la aclamación del público que no dejaba un resquicio en la plaza de La Magdalena.

La Banda Municipal de Música de Escañuela, junto a la imagen de la Virgen y las saetas de Carmen Mesa, ya en el exterior del templo, completaron una de las escenas con mayor carga emotiva de la Semana de Pasión de Jaén. Por la mañana, la Cofradía celebró la misa de preparación de este Martes Santo y quedaron expuestos en el templo los pasos y enseres que más tarde protagonizaron la Estación de Penitencia.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
‘Jaén Merece Más’ alerta sobre el agravio de la ITI a la capital
chevron_right
Martes penitente con El Silencio