El tiempo en: Andalucía
11/04/2021

Jaén

Tiritones y cábalas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Frío intenso de aceituna por Santa Catalina, romería tardía en el Cerro, anderos en lugar de tractor, montañas de sardinas hacia el mediodía. Tercer plan de pago a proveedores, 36 millones de euros más, 253 millones de euros en total provenientes del crédito oficial del Ministerio de Hacienda. No hay dios que soporte esta cruz. Mañana el Ayuntamiento se desvinculará formalmente de la prestación del servicio de ayuda a domicilio. La Junta transfirió los 800.000 euros anunciados (de los 2 millones adeudados), pero para el PP no es suficiente; de hecho, sólo ordenó el ingreso de 250.000€ a la adjudicataria, Multiservicios Jabalcuz. ¿Principio de caja única? ¿Desvío de fondos para otras urgencias? La santa, usualmente invocada contra la muerte súbita, no obra el milagro y 480 dependientes y 200 cuidadoras tendrán que fiarse a partir de mañana de la palabra dada por el Gobierno andaluz y el propio empresario, Rafael Cabrera Daoiz. Al Alcalde, con este asunto, quiera o no reconocerlo, le huelen las manos a pescado. José Enrique, obcecado, en sus trece, advierte que otras capitales le emularán denunciando el programa por el incumplimiento sistemático de la Junta en materia de pagos, pero hasta el día de hoy es el primer y único caso.


2 de diciembre. Inicio oficial de la recolección de la aceituna. Alivio de luto en muchos hogares donde sólo habitan el paro y la necesidad. Los parias, en su mayoría subsaharianos sin tajo, aguardan. Para los anales de la sinrazón institucionalizada quedarán las imágenes de decenas de temporeros inmigrantes, en Ubeda o Villacarrillo, durmiendo, entre cartones y mantas prestadas, en cajeros, soportales y pasajes comerciales, mientras los munícipes responsables echaban balones fuera a resultas de la fecha recomendada de apertura de albergues y el manido/socorrido efecto llamada. Las almazaras empiezan a molturar generalizadamente. Las 715.000 tm. de aceite avanzadas por el primer aforo de Agricultura para Jaén se antojan excesivas. La venta a futuros, meses atrás, para este diciembre, en origen, a menos de 2€/kilo recrudece un sempiterno lamento del sector: ¿por qué tenemos que ser tan transparentes en España cuando el mercado oleícola italiano (la mitad de la producción de aceite de oliva nacional se vende al país transalpino en camiones cisterna) es sinónimo de opacidad? Las experiencias existentes de concentración de la oferta en la provincia alcanzarán, a duras penas, un tercio de lo producido. Llueve sobre mojado.
Consumado el ascenso de Verónica Pérez a la secretaría general del PSOE sevillano, el Ejecutivo de Susana cumplimentará entre este martes y el siguiente su estructura de poder periférico. En Jaén, bisbisean, de las tres delegaciones susceptibles de cambios, dos tendrán nuevos titulares –hombre y mujer- esta misma semana. Trueques barajados, quinielas que vienen circulando por los mentideros de poder. A José Ángel Cifuentes apenas le restan días para jubilarse como pretendía. A Irene Sabalete, y a su influyente progenitor, Blas, alma máter de la potentada agrupación torrecampeña, no les sentaría bien una salida indecorosa. En cambio, el futuro de la actual jefa de los delegados en Jaén, Pura Gálvez, hace tiempo que lo sitúan de regreso a la capital hispalense. La clave, pues, es el acomodo de estas dos salidas. Los sustitutos calientan en la banda desde hace meses, asidos a esperanzas de sube y baja. Paco Reyes podría tirar de cantera  -Ángeles Férriz, Angustias Velasco, Yolanda Caballero…- o limitarse a materializar viejas promesas –Rafael Valdivielso, Manuel Vallejo, Juan Eugenio Ortega…-. En todos los casos surgen condicionantes de tipo doméstico. Por ejemplo, ¿qué hacemos en Quesada sin Manolo ahora que su delfín, Jesús Paterna, ha dado la espantada, o a quién ponemos al frente de la candidatura de Torredonjimeno si promocionamos a Juan Eugenio a la delegación de Educación?
Entretanto, de San Telmo a Las Cinco Llagas, profesiones de fe, por doquier, se suceden: IU, en la verosimilitud de la renta básica (pagar agua y luz sólo es el principio); UGT, en el final de las filtraciones internas (afectados por el ERE que, junto a la indemnización, se llevaron materia reservada); y el PP, en la resurrección de los muertos (¿Arenas después de Arenas? ¿Arias Cañete, a pesar de él? ¿Celia Villalobos?). Una suerte de actos de contrición e ilusiones vanas.

COMENTARIOS