Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 21/05/2022  

Jaén

“La novela es un viaje al pasado de Jaén y al mío”

Juan de Dios Valverde gana el Premio Rrose Sélavy de Ápeiron Ediciones con su primera novela histórica, ‘El punte de las indulgencias’

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El periodista y escritor Juan de Dios Valverde (Mancha Real, 1974).

La escritura le satisface, alegra y divierte, pero también le reporta reconocimientos. El periodista y escritor Juan de Dios Valverde (Mancha Real, 1974) ha ganado el premio Rrose Sélavy, convocado en su 7ª edición por Ápeiron Ediciones, con su primera novela histórica, ‘El puente de las indulgencias’. Se publicará en primavera.

El nombre de la novela se debe al puente del Obispo, sito en una pedanía de Baeza, un lugar en el que el escritor disfrutó durante su infancia; y está contextualizada en el siglo XVI, cuando se construyó.  “Cuando lo atraviesas, hay una capilla y una cartela muy interesante en latín, que cuenta el origen de la construcción del puente y que cuando pasaba el Obispo concedía 40 días de indulgencia si rezabas una Ave María. Por eso, el puente del Obispo transformó el nombre de la novela en ’El puente de las indulgencias’”, explica.

Se decidió por la novela histórica por “muchos factores”, pero el principal es que su familia materna está vinculada a Baeza y con el puente del Obispo, escenario protagonista de su novela, le unen muchas situaciones.Es un viaje al pasado de Jaén y a mi propio pasado. Me ha recordado las veces que atravesaba jugando el puente, un espacio abierto del que disfruté. Cuando dejó de ser transitado por coches, se convirtió en un paso sin apenas paso. Para mi era un lugar cercano y real que en su momento me causó cierta fascinación. Es lo que me ha llevado a investigar sobre él y encontrar elementos interesantes”, asegura.

El personaje principal es el obispo Alonso Suárez, quien ordenó la construcción del puente, un hombre “muy interesante”, al que se le llamó el obispo insepulto. Y es que estuvo más de tres siglos en una cajonera en la Catedral, sin enterrar. “Fue un personaje de los más importantes de España. Había cuatro inquisidores generales, uno de ellos era él. Durante la época del reinado de Felipe El Hermoso y Juana La Loca, fue el primer ministro y obispo de Jaén. La provincia estaba entonces en el epicentro de la política de la época”, explica.

Escribir esta novela le ha llevado diez años. “Estoy muy contento de haberla acabado después de más de una década escribiéndola, poco a poco. Que me lo reconozcan con este premio, me provoca una doble satisfacción. No considero que este Premio me consolide como escritor, pero sí me anima a afrontar algún proyecto literario más, eso sí, con la misma tranquilidad que esta novela. Eso me recuerda que aún estoy en la fase en la que escribir es disfrutar”, apunta.

Esta novela histórica no está exenta de aventuras y cuenta la historia de un joven campesino que vive en una aldea pequeña de la provincia de Jaén al que pronto lo llama el Obispo para una misión peligrosa que lo lleva a otras provincias e incluso a Roma. La novela avanza conforme al viaje iniciático de quien aspira a ser noble.  

“Cuando te embarcas en la escritura de una novela histórica, es como un viaje en el tiempo y tienes que hacerlo con las herramientas adecuadas, el lenguaje, el contexto, las costumbres. Ha sido complicado. La documentación ha sido profunda y contrastada. Cada vez que cambiaba de escenario, suponía un freno en la escritura”, reconoce.

La novela es un guiño a la provincia de Jaén. “Aparte de acercar a personajes de la época que eran importantes a nivel nacional, otra enseñanza o conclusión es que la provincia atesora una riqueza enorme. El puente del Obispo, por ejemplo, por el que se pasaba con el coche para ir a Baeza, estaba abandonado, aunque es maravilloso y eso lo refleja la novela. Tenemos mucho patrimonio y personajes relevantes en la historia de la provincia”, confirma.

Terminó la novela durante el confinamiento por la pandemia. “Otra enseñanza es que los hombres del siglo XVI, que también se enfrentaron a pandemias, buscaron entonces las soluciones que ahora: aislarse, irse al campo y encerrarse. Habiendo cinco siglos por medio, hay muchos paralelismos entre ambas épocas”, dice.

Como escritor ha descubierto “el esfuerzo que hacen muchas personas a la hora de investigar”. Explica: “Para documentarme, he leído mucho de autores que ya habían investigado la época bastante. Es alucinante como por el afán de saber, se esmeran por darnos a conocer cuestiones que están muy lejos de nuestra época, que son muy interesantes y de las que puedes sacar alguna enseñanza”.

‘El puente de las indulgencias’ ha ganado por los innegables méritos narrativos (fluidez estilística, sopesada arquitectura estructural, cuidado del lenguaje, atención al lector para mantenerlo en la historia no con efectismos, sino con inteligencia y sensibilidad) que posibilitan que sea una obra de hermoso realismo poético. En ella, la memoria y la imaginación van de la mano para recorrer los caminos de la grandeza y miseria humanas, sirviendo de señal y aviso para el presente y el futuro: la sensatez, el cariño y el valor anuncian en la novela lo que jamás se ha de olvidar”", informan desde el sello editorial.

Valverde ejerce la profesión de periodista desde el año 1997 y, desde hace más de 20 años, es el jefe de sección del servicio de Comunicación de la Diputación de Jaén. Atraído por la Literatura desde niño, su gusto por la escritura creativa y con el afán de invitar a la lectura, en el año 2015 creó la Asociación Cultural ‘Másquecuentos’. Ganador de concursos de relatos cortos, consiguió el Premio de Autores Noveles de Diputación de Jaén en 2005 por ‘La memoria del agua’.

TE RECOMENDAMOS