HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 10:19 CET
Lunes, 24/09/2018

Indivisa

Aguas revueltas

José Antonio Vázquez | Se ve que queda poco para las elecciones (un año es muy poco) y en Izquierda Unida están empezando a notar la presión de Podemos

Vuelven de nuevo los artificios al Gobierno municipal. Resulta cuanto menos preocupante que el equipo de Gobierno de El Puerto siempre haga aguas, al menos artificialmente, por los asuntos más nimios. Una cuestión que, lejos de tranquilizar a la población, provoca honda preocupación entre los ciudadanos al ver cómo sus escasos gobernantes dedican más tiempo a ver quién es la más feminista de todas en vez de ponerse a trabajar juntos en pro de beneficiar a la ciudad.

Se ve que queda poco para las elecciones (un año es muy poco) y en Izquierda Unida están empezando a notar la presión de Podemos.

Un Podemos que quiere a toda cosa concurrir bajo una misma formación a las próximas elecciones con Izquierda Unida conocedor de que la división del voto beneficia al PP y para hacer desaparecer del todo a la histórica Izquierda Unida. Esa presión de Podemos está llevando a IU a hacer equilibrios entre quienes tiran hacia el bienestar del sueldo público y quienes quieren ya que Podemos no les reste más votos por la izquierda.

Sobre el fondo, un único comentario. Pocas lecciones de feminismo e igualdad puede dar Matilde Roselló que no hace comentario alguno, apoya y defiende que el equipo de Gobierno del que forma parte prime la masculinidad, siendo todos los hombres cargos más destacados que todas las mujeres (no hay más que ver el reparto de las tenencias de alcaldía). Lo cierto es que, de nuevo, sobrevuela en el ambiente la parálisis municipal.

Si Levantemos El Puerto no quiere aprobar los presupuestos (y lo entiendo), Izquierda Unida tiene que buscar excusas y artificios para simular que se distancia del PSOE, conocedor de que el presupuesto no sólo tiene que apoyarlo, sino que como responsables del área económica, son los responsables directos de que El Puerto lleve dos años sin presupuesto y de que no convenzan o negocien con Levantemos para conseguir que se sumen al proyecto y terminen apoyando los últimos presupuestos del mandato corporativo. Mientras tanto, El Puerto parece quedar en un segundo plano.

Una pena porque hay muchas cosas por hacer, pero una vez más vemos cómo el bipartito es un matrimonio de conveniencia donde ninguno de los dos está contento con su pareja y preferirían otra situación pero saben que su mejoría personal depende de que subsista este matrimonio. La igualdad, señora Roselló, no se defiende con más o menos horas de huelga. Usted es cómplice de que su Gobierno no sea ni igualitario ni feminista, sino todo lo contrario. Usted calla cuando le conviene y solo chilla cuando le interesa.

COMENTARIOS

chevron_left
Semana Santa
chevron_right
Del vino fino