HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:21 CET
Martes, 20/11/2018

Hueste

Será en diferido

Publicado: 18/07/2018 ·
19:34
Actualizado: 18/07/2018 · 19:37

La noche electoral Sáenz de Santamaría reclamaba un pacto con la segunda candidatura más votada, la de Pablo Casado, cuestión que se antoja complicada

  • Santamaría y Casado.

Hace unas semanas se celebraron las esperadas primarias, aunque con segunda vuelta, del Partido Popular. El resultado ya lo conocen. Una participación alta (86,6%) del censo real, que era mucho menor del que se decía. Pero mucho menor. Ganó por poco margen Soraya Sáenz de Santamaría, que en Málaga contaba con el apoyo del aparato, con Bendodo y Juanma Moreno a la cabeza. En segundo lugar, quedó Pablo Casado, el candidato revelación que se paseó por España para ver cada partido de la selección en el Mundial en una ciudad distinta. Aquí lo vio junto a directivos populares en los Baños del Carmen, sin decir nada de los Baños del Carmen, proyecto histórico anclado en su “nunca jamás particular”. Luego están la hasta ahora secretaria general del PP a nivel nacional, María Dolores de Cospedal, que contaba con el apoyo por Twitter en la última noche de De la Torre.

Curiosas fotos de campaña se han visto. A Bendodo y Moreno, con Sáenz de Santamaría, al expresidente de los populares en la provincia, Joaquín Ramírez, con Casado; y De la Torre, que con ambos digamos que siempre se llevó regular, apoyó por Twitter a Cospedal. ¿Qué pasará ahora?

La noche electoral Sáenz de Santamaría reclamaba un pacto con la segunda candidatura más votada, la de Pablo Casado, cuestión que se antoja complicada. Sería lo lógico, si los populares quieren seguir hacia adelante, y recortar pronto la tendencia a la deriva, en beneficio de Ciudadanos. Pero la sonrisa, el tono y el discurso de Casado en la noche de las primarias hacen indicar lo contrario. Repitió en varias ocasiones que ha trabajado y se lleva bien con María Dolores de Cospedal; a pesar de los dardos lanzados en la campaña interna. Luego está la propia Cospedal que lo daría todo, o casi todo, para que no ganase Sáenz de Santamaría.

Pero los compromisarios no responden, literalmente a la proporción de votos, y menos en un censo bastante desinflado, como se ha podido ver. Por no decir que, como pasa en todos los partidos, la mayoría de los compromisarios serán cargos institucionales, que además tendrán opinión -relacionada con el cargo que ocupa u ocupó-. Al final todo se decidirá en diferido, y con sobres -y papeletas- en las urnas, en el congreso. 

 

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Francisco Javier Paniagua

Francisco Javier Paniagua es profesor de Periodismo en la UMA. Experto en comunicación política y estrategias

Hueste

Análisis de la actualidad desde el punto de vista de las huestes, esas pandillas que comentan lo que pasa

VISITAR BLOG
Publicado: 18/07/2018 ·
19:34
Actualizado: 18/07/2018 · 19:37
chevron_left
¿Qué pasa con LIMASA?
chevron_right
Se acaba el curso