Actualizado: 18:31 CET
Lunes, 13/07/2020

Huelva

Caraballo: “La situación actual no es para batallas internas"

Varios han sido los motivos para querer seguir al frente del PSOE de Huelva: problemas de salud superados, numerosos apoyo y su confianza en la Justicia

  • Ignacio Caraballo.

Hace justo una semana, el secretario general del PSOE de Huelva y presidente de la Diputación disipaba todas las dudas sobre su futuro en el seno del partido y trasladaba a la Ejecutiva Provincial su intención de seguir al frente. Toda una declaración de intenciones ante ciertos movimientos internos en el socialismo onubense y ante cualquier cuestionamiento sobre su liderazgo. Varios han sido los motivos que lo han impulsado a dar este paso: problemas de salud superados, numerosas llamadas de apoyo y su confianza en la Justicia.

Hace unos días anunciaba su decisión de estar a disposición del partido y de presentarse a la reelección a la secretaria general del PSOE de Huelva. ¿Por qué ahora?

–Desde hace unos meses tengo infinidad de llamadas de amigos, de alcaldes, de compañeros del partido, de gente de la Comisión Ejecutiva Provincial, pidiéndome que continúe. Ellos ven que soy necesario, que el partido me necesita, más aún en estos momentos de pandemia. Es verdad que estos dos últimos meses se han intensificado las llamadas, y después de una reflexión, entiendo también que es momento para aportar, para que este partido siga unido, siga fuerte, para salir de esta crisis cuanto antes. También es cierto que influye que el PSOE de Huelva indiscutiblemente es el mejor equipo que tiene el PSOE en toda España, con unos resultados magníficos, es un partido fundamental para afrontar tiempos de crisis. Y entiendo que puedo aportar tranquilidad, la experiencia de la gobernanza tanto tiempo, con conocimiento de la provincia, y por eso he decidido ponerse a disposición del partido y que cuando llegue el congreso, la gente decida.

Habla de aportar tranquilidad. ¿Qué peso han tenido en la decisión los movimientos internos para controlar el partido de cara al congreso provincial del próximo año?

–Entiendo que la situación actual, económica y social, no es para posicionamientos ni batallas internas. Ahora toca solucionar los problemas, recuperar la actividad, y es verdad que parece que había ciertos movimientos que han tenido el rechazo inmediato y la indignación, como ha quedado de manifiesto en la última Ejecutiva, de la mayoría del partido. Ahora lo que toca es trabajar y ya decidirán los militantes.

En los últimos días ha habido apoyos públicos tras su anuncio. ¿Se siente respaldado?

–La verdad es que yo me siento muy querido dentro del partido, incluso fuera del partido, en la provincia. No ha habido ninguna voz discordante, al revés. Eso te da mucha tranquilidad, mucha fuerza, pero también mucha responsabilidad para liderar este partido.

Y pese a todo, reconocía que dudó si continuar. ¿Por qué?

–Porque  ya uno lleva tiempo en esto, porque estaba un tema de salud que se ha superado y el tema de Aljaraque, indiscutiblemente, que yo tomo la decisión y rectifico mi postura anterior porque estoy convencido de que el fallo vendrá en el sentido en el que nosotros confiamos, porque en ninguno de los hechos en los que se me están investigando en el caso Aljaraque yo he tenido participación alguna. Desde la confianza, desde la mejora física y desde el cariño y las peticiones que me han mostrado la gente, he tomado esa decisión.

Se muestra muy tranquilo respecto al caso Aljaraque.

–Desde el principio estoy muy tranquilo porque ni a mí me han grabado, ni he participado en ninguno de los actos, y todo el mundo ha dicho que no ha tenido relación conmigo. Por lo tanto, yo estoy tranquilo, confío en la Justicia y a partir de aquí, desde esa tranquilidad, me permito optar a un futuro dentro del partido. Estoy tranquilo y confío en la Justicia.

Pero es consciente de que es un tema recurrente para el adversario político.

–Es un tema recurrente porque no tienen otra cosa. Saben que se está trabajando bien, que el partido tiene unos resultados magníficos y la Diputación está al pie del cañón. Por lo tanto, al PP lo único que le queda en esta provincia es esa coletilla constante, pero nosotros estamos tranquilos, trabajando y confiando en la Justicia.

¿Le pueden achacar que haya dejado de lado la gestión de la Diputación por su preocupación por lo orgánico dentro del PSOE?

–Ellos saben que eso no es cierto, que nosotros hemos acudido antes que nadie en esta crisis, hemos estado cercanos, hemos puesto asesoramiento y recursos, personal humano, material y tenemos un rosario de iniciativas. Saben que la administración más dinámica, que más ha apostado, más rápida y eficaz ha sido la Diputación. Por tanto, no me preocupa que el PP, en su trabajo de oposición, se refiera a esto.

Recientemente decía que la prioridad en estos tiempos va a ser garantizar la actividad de los ayuntamientos.

–Al final somos el ayuntamiento de los ayuntamientos, son nuestros socios, por lo tanto, esa línea de mantenimiento de la estructura del ayuntamiento tiene que ser fundamental, aunque después tenemos que garantizar, dentro de nuestras posibilidades, la prestación social y sanitaria.  Pero nuestro fin primero y que da sentido a la Diputación es el mantenimiento de las estructuras de los ayuntamientos.

Esa atención a los ayuntamientos ha sido criticada por el Círculo Empresarial de Turismo en la reformulación del plan de acción del Patronato de Turismo.

–Entiendo esa crítica. Soy el presidente del Patronato de Turismo y es verdad que nuestro fin es vender la marca Huelva, pero estamos en una situación muy delicada, donde la orientación de la promoción tiene que ir a la cercanía, a las provincias limítrofes. Y los alcaldes y alcaldesas, que son los que mantienen el Patronato, quieren que se cambie en cierta medida, en un porcentaje aproximado del 40%, la orientación de esa promoción. Entiendo lo que dicen los empresarios, que además son todos conocidos y compartimos la preocupación del sector turístico, pero ellos tienen que entender que los dueños del Patronato son los alcaldes y alcaldesas y tienen sentidos distintos de la promoción ahora.

¿Qué más se va a hacer desde la Diputación para abordar esta crisis?

–Vamos a hacer una remodelación del presupuesto, uno nuevo prácticamente, orientando las actuaciones. Por supuesto, consensuado con los alcaldes. En cuanto me dé permiso el Gobierno central, nos reuniremos en el foro y veremos cuál es la mejor opción. Ellos decidirán en qué invertimos ese dinero que tiene la Diputación.

Y desde el partido, ¿cómo se va a trabajar?

–Hay que dejar debates internos. Hay que afrontar esto, hacer una estrategia de oposición dura en Andalucía, indiscutiblemente respetando lo que diga la Comisión Ejecutiva Regional, pero yo creo que hay que ser contundente en la crítica, que sea leal y constructiva, al gobierno de Moreno Bonilla, pues tiene la responsabilidad en sanidad, en servicios sociales, en tema de residencias, en desinfección, en el tema de educación, y sin embargo está haciendo dejación de funciones, estamos teniendo que afrontarlo todos los alcaldes y diputaciones. Por lo tanto, tenemos que ser ahí contundentes. Y después, asumir que los tiempos en que estamos toca solucionar los problemas de la gente y ya llegará el momento de que tengan que hablar los militantes y  ellos decidirán.

Queda un año largo, pero ¿cree que tendrá algún candidato en frente cuando llegue el momento?

–Pues no lo sé. En este partido siempre hay candidatos, siempre se mueve gente y sale gente. Es lo normal. Es un partido vivo, muy abierto. Yo siempre digo que es de vía ancha, que cabe mucha gente, y eso es bueno, que la gente se posicione. Yo, en ese sentido, me siento muy respaldado, como se ha podido ver, y estoy tranquilo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
La apertura de playas al baño en la fase 2, cuestión de ayuntamientos
chevron_right
Buscan a un vecino de Valverde desaparecido tras salir a andar