Actualizado: 17:13 CET
Sábado, 22/02/2020

Huelva

La Copa Challenge permanecerá todo el año en el Club de Bellavista

El que posiblemente sea el torneo de golf más antiguo de España, pues data de 1921, se ha saldado este año a favor del club aljaraqueño frente al Corta Atalaya

  • El presidente de Corta Atalaya y el director de Bellavista con la ansiada copa.

El pasado sábado se jugó en el campo de golf de Bellavista el que posiblemente sea el torneo de golf más antiguo de España, la Copa Challenge. Este torneo data del 1921, cuando los directivos de las minas de Riotinto, de propiedad británica y a los que hay que agradecer que trajeran a España, además del golf, deportes como el fútbol o el tenis, organizaron este primer torneo de golf, posiblemente el primeo que se jugó en España.

Siguiendo esta casi centenaria tradición, todos los años los club de Bellavista (1916) y Corta Atalaya (Antiguo North Lode Golf Club) se juegan el honor de poder albergar en sus vitrinas este exclusivo trofeo.

De este modo, 40 jugadores de ambos clubs se dieron cita en Bellavista, para que los locales (Bellavista) intentaran recuperar el trofeo que estaba en manos de Corta Atalaya tras su victoria en la última edición.

Finalmente, y tras una maravillosa barbacoa que los jugadores de Riotinto se encargaron de preparar de manera muy amigable y profesional, donde el buen ambiente estuvo a la orden del día, se dio paso a la entrega de la Copa Challenge.

Con una diferencia de 20 golpes, Bellavista Huelva Club se proclamó ganador de este torneo, donde se contaron con los 10 mejores resultados de cada club para conocer al ganador.

El año que viene se cumplen 100 años de esta copa y será un año muy especial, de modo que el torneo tomará un carácter deportivo e histórico y serán mucho los actos y agradecimientos alrededor del mismo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
‘Así soy yo’, puro espectáculo
chevron_right
UPA dice que los empresarios no son responsables de los asentamientos