Actualizado: 12:49 CET
Domingo, 25/08/2019

Huelva

La madre de Laura Bogado: “No quiero privilegios, quiero igualdad”

Lamenta que los espacios en los conciertos para personas con discapacidad, como su hija con parálisis cerebral, están alejados del escenario y con poca altura

  • Laura Bogado en un concierto.

Lorena Bogado es bien conocida en Huelva. Su afán de superación no tiene límites, pero es que con sus 30 años lleva toda la vida superando las barreras que le impuso la parálisis cerebral que padece.

Aunque acompañada de una silla de ruedas y sin poder hablar, esta onubense ha conseguido llegar al corazón de cientos y cientos de personas gracias a esa capacidad de superación que plasma en forma de libros de diversas características, desde autobiográficos a historias de amor, pasando por su gran pasión que es la poesía.

Según relata su madre, Lola Camacho, en una carta remitida a este periódico, la música ha jugado un papel muy importante en la vida y desarrollo de Lorena, especialmente las canciones compuestas por su ídolo Manuel Carrasco, al que procesa una devoción sin medida.

“Una de sus principales aficiones, como a cualquier joven de su edad, es ir a conciertos y disfrutar de unas horas de melodía que le permiten escapar de problemas, desilusiones o miedos y convertirlos en fantasías, vivencias e ilusiones. Ese ha sido y será siempre mi objetivo como madre, llenar su mochila de vida, de momentos de felicidad y sueños cumplidos”, indica Camacho.

Sin embargo, lo que debe ser un momento de felicidad total, se torna en decepción y más obstáculos, ya que según lamenta la madre de Lorena, “los espacios reservados para personas con discapacidad se caracterizan por estar tan alejados del escenario que, en muchas ocasiones, ni siquiera percibimos la música con claridad, y por plataformas cuya escasa altura provoca que la visibilidad sea nula”.

Por ello, lanza una petición: “No quiero privilegios, sólo quiero igualdad, y mi petición se basa en hacer extensibles las opciones de poder adquirir entradas Premium cerca del escenario o entradas generales a menor precio mas alejadas a todas las personas con zonas adaptadas en ambos lugares”. Así, explica que “si no puedo permitirme el precio de las mismas, entenderé que debamos conformarnos con las entradas más alejadas, pero quiero poder disfrutar de esa opción, como puede disfrutar cualquier persona. Lorena y todos aquellos a los que la vida se les presenta diariamente como una dura batalla, tienen el derecho de poder disfrutar de las mismas ilusiones, sueños y metas que el resto de personas”.


Y es que la madre de Lorena insiste en que “no os podéis imaginar el dolor como madre cuando el entusiasmo, alegría y felicidad con la que mi hija entra en los conciertos se convierte en frustración, decepción y tristeza cuando no puede disfrutar de ellos”. Por ello, confía en que “algún día pueda conseguir un trato igualitario y justo”.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Hallan un fardo de hachís durante una actividad de limpieza de playa
chevron_right
Del caos nuclear a la brisa marinera