Actualizado: 20:24 CET
Martes, 19/11/2019

Huelva

Si quiere protagonismo, suba a las tablas

El público paga una entrada para disfrutar del escenario, no de las impertinencias de algunos señores, que distorsionan el buen ambiente que se crea

  • Las Cachivaches.

Día de los grandes para el concurso de agrupaciones, en el que no dejamos de recibir sorpresa tras sorpresa. La primera nos la encontramos a las puertas del Gran Teatro, con la chirigota de la capital, ‘Estamos a 100’, un nuevo grupo que no sólo realizó un llamativo y simpático breve pasacalles. Organizó un buen ‘sarao’ cantando cuartetas de otros años y autores, algo que le dio vida a la carpa del Paty.

La realidad es que este año el nivel de participación por parte del público está siendo mucho mayor que otros febreros. El hecho de haberse acortados los días perjudica a los grupos, pero le ha venido muy bien a las butacas, sobre todo a la taquilla.

Uno de los orgullos de los que puede presumir nuestro certamen de coplas es el “respetable”, que suele atender con mucho mimo a todas y cada una de las agrupaciones participantes que llegan a nuestro Gran Teatro. Pero no siempre es así. Como en todos los espacios en los que se aglutinan personas, siempre hay garbanzos negros con los que tenemos que lidiar. En este caso, es la Federación la que debería tomar partido en estos menesteres, ya que las efusivas muestras de cariño, a veces, se convierten en diálogos eternos con los propios grupos, que están centrados en su actuación.

En general, el público paga una entrada para disfrutar del escenario, no de las impertinencias de algunos señores, que distorsionan en cierta medida el buen ambiente que se crea. El que quiera protagonismo, el que desee desplegar ego, que se suba a las tablas de nuestro teatro, que se encierre los seis meses de ensayos correspondientes y que invierta en disfraces, maquillaje, telones... Lo verdaderamente importante en el templo de las coplas carnavaleras es aquel valiente que se enfrenta a un público, con las agallas de ser juzgados y eso debe ser respetado. Pero por suerte, en su gran mayoría, el público del Gran Teatro es sobresaliente. Feliz carnaval a todos. 

A base de palos

Impresiona ver a este grupo en las tablas del teatro. Te envuelve desde que se abren las bambalinas. Impone la tranquilidad con la que se enfrentan al público, la elegancia en su interpretación y la profundidad de sus letras. Una de las comparsas que optará al máximo galardón de este certamen. Pasodobles comprometidos, sencillos y directos, con esa emotiva magia que te lleva, conquistando al Gran Teatro, al que levantó en varias ocasiones. El popurrí es para enmarcar en todo su contexto, donde lanzan mensajes para todos los gustos. Ovación final para estos carpinteros, no dejan de sorprendernos.


Los que la tienen dura

Otra de las gratas sorpresas de la noche que llega empujando fuerte, colocándose entre las que optarán a la gran final. Letras muy acordes al tipo durante todo el repertorio, buenas voces y genial interpretación del personaje. La idea en sí es muy recurrente y logran sacarle partido. Vienen representando a las distintas estaturas del caudillo repartidas en plazas de toda España. El popurrí es para disfrutarlo, con golpes constantes que marcan el ritmo, sin decaer en ningún momento. Corte político para estos chirigoteros que culminan su repertorio con una gran ovación. A las quinielas.

Las cachivaches

Día de sorpresas con esta entretenida comparsa, que dejó el pabellón bien alto. Grupo valiente, bien montado y con muy buen gusto. Chatarreras que dominan todo el escenario, con mucha soltura durante todo el repertorio. Venden perfectamente el rol a representar y cuentan con voces muy atractivas, sorprendiendo al respetable desde los primeros acordes. Disfrutan en el escenario y cuentan con una segunda que impresiona. Me gustó mucho la música de pasodobles y la ejecución del mismo. Atrae del grupo ese porte rebelde que marca todo el popurrí, en el que sacan sus mejores armas conquistando al Gran Teatro.

Los Japón serrano

De sorpresa en sorpresa nos encontramos con este cambio radical de la chirigota. Con un tipo un tanto manido de japoneses, estos jóvenes exponen claramente sus credenciales, logrando mostrar que no hay tipos malos. Genial repertorio el que nos traen, con letras muy simpáticas y voces muy bien trabajadas. Juegan con el púbico en algunas parodias entre los temas a representar. Me gusta como suenan y lo metidos que están en el tipo. Logran entretener y divertir al respetable, que los recompensan con una gran ovación final. Grupo que veremos en semifinales.

El secreto está en la gloria

Humilde agrupación que muestra una especie de musical en el que estas bailarinas deben proteger su identidad para poder desplegar sus deseo de bailar. Carencias importantes a corregir y una idea un tanto confusa. Cuentan con bonitas voces que muestran en todo el repertorio, siendo el popurrí lo más representativo de su actuación. Gustó mucho una cuarteta en la que una solista interpreta un tango precioso, pero quizás se aleja del concepto carnavalesco, a mi entender. Agrupación con proyección y con cualidades para sorprender en futuros certámenes.

Estamos a 100

Esta nueva agrupación comenzó su repertorio en la misma entrada del Gran Teatro, ambientó desde su llegada a la carpa, revolucionando a todos los presentes. ¡Qué grandes! Descarados, impertinentes, caraduras y con un desparpajo que sorprendió al público asistente. Tienen la base para conformar un gran proyecto. Repertorio muy dinámico en el que hicieron participar al público y cargado de breves parodias. Representaban una tienda de chinos, con todo lo que ello conlleva. Disfrutaron en el escenario y lograron arrancar las carcajadas al respetable. Particularmente, hubiese bajado algo el tono, pero para gustos... Aquí hay tema.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Patricia Chapela divulga la vida, historia y paisaje de Los Marines
chevron_right
Las onubenses trabajan dos meses gratis al año