Actualizado: 20:48 CET
Jueves, 17/10/2019

Huelva

Lluvia de alimentos en Trigueros al paso de San Atonio Abad

La procesión se prolongará durante más de 30 horas por el número de 'tiradas' esperadas, que este año baten el récord con 27 paradas

  • 'Tiradas' en Trigueros por San Antonio Abad.

San Antonio Abad, patrón de Trigueros (Huelva), el único que atesora la peculiaridad de estar afiliado a UGT, vuelve hoy a pasearse por las calles de su pueblo en una procesión durante la que se suceden las particulares 'tiradas' en las que llueve alimentos desde balcones y azoteas.

Pasado el mediodía, el santo ha abandonado su parroquia para dar comienzo a un paseo que se prolongará por más de 30 horas y para el que no hay recorrido fijo establecido; éste lo marca el número de 'tiradas' registradas, que este año ha batido el récord de 27, lo que significa que dicho paseo será más largo.

La salida ha supuesto el colofón a una jornada que comenzaba al amanecer, a la que ha seguido, sobre las 10.00 horas la tradicional bendición de los animales, pues San Antonio es su patrón.


Tras la solemnidad del Canto de Tercia seguido de su procesión y la celebración de la misa, ha tenido lugar la tradicional "entrega" al pueblo del patrón, de manos del alcalde, Cristóbal Romero, algo que ha marcado el inicio de la procesión que llevará a San Antonio a recorrer, a hombro de los vecinos, la mayoría de los rincones del municipio, incluidas las calles del cementerio municipal, único momento en que la algarabía propia de esta celebración se torna silencio.

El ascenso de las temperaturas y la ausencia de lluvias ha motivado que Trigueros sea desde bien temprano un hervidero de personas; y es que esta fiesta y esas particulares y tradicionales 'tiradas' atraen a muchos foráneos que no quieren perderse las instantáneas que dejan las mismas e incluso participar en ellas, como es el caso de José, que se ha desplazado desde Sevilla "con la intención de llevarse alguna chacina para casa".

Tienen su origen en la propia idiosincrasia del Santo, afiliado a UGT desde hace ya 90 años, ya que si por algo se le conoció fue por ofrecer todo sus bienes a los pobres; en homenaje a esa generosidad, los vecinos más pudientes del pueblo decidieron allá por el siglo XVII, coincidiendo con su festividad, repartir alimentos, dando lugar dichas 'tiradas' para las que se acopian viandas desde Navidad.

Atrae también lo que se lanza, y es que, al margen del pan y de los tradicionales roscos de San Antonio, desde balcones y azoteas caen alimentos de calidad como quesos, chorizos o jamones, algo que motiva que no sean pocos los quieran hacerse con ellos.

Las 'tiradas' según la cantidad de gente que viva en las casas o su poder adquisitivo son más o menos numerosas, por lo que ante algunas viviendas puede estar parada la imagen más de media hora mientras se termina de lanzar a la calle todo lo que han preparado los vecinos.

"Es emocionante", asegura Teresa en la que es su primera visita a Trigueros por estas fiestas, mientras ve cómo un joven, ayudado por otros tantos, se sube a una "mesa" para recoger desde lo alto lo que se lanza y repartir el "botín" al final de la jornada.

Son tan sólo los primeros momentos de una procesión que dejara muchos otros hasta la medianoche de mañana y que van cambiando según la hora del día; así la caída de la noche da lugar a la vivencia de instantáneas particulares como las que se producen al pasar el Santo Patrón por las zonas de Triana, El Cabecillo o la Capilla de la Virgen del Rocío.

San Antonio está un nuevo año en la calle, por delante horas y horas de paseo que remoza tradición, emoción, devoción -la que los triguereños profesan a su patrón- y curiosidad, la de aquellos los que vienen de fuera para constatar si es cierto eso de que en Trigueros llueve alimentos del cielo. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
IU alerta de "problemas" entre vecinos de Huelva para pagar el agua
chevron_right
Carolina Marín se retira de la final de Indonesia por una lesión