Actualizado: 02:40 CET
Jueves, 13/12/2018

Huelva

Deportado el concejal de Alájar detenido en Israel

El concejal de la onubense Alájar Francisco Canales permanecía detenido por intentar romper el bloqueo marítimo de Gaza a bordo del barco 'Freedom'

Cargando el reproductor....

Israel deportó al último activista español de la Flotilla de la Libertad, el concejal de Alájar (Huelva) Francisco Canales, que permanecía detenido en el país por intentar romper el bloqueo marítimo de Gaza a bordo del barco "Freedom" (Libertad).

Canales declaró, recién llegado al aeropuerto Adolfo Suárez en Madrid, que se negó a firmar su deportación voluntaria y ha estado desde el pasado sábado en un centro de detención hasta ser expulsado esta mañana sin previo aviso.

"Anoche nos sacaron del centro, nos pidieron que nos vistiéramos y nos llevaron a otro centro, donde imaginé que nos deportarían", explicó sobre su recorrido hasta el aeropuerto de Ben Gurión, a las afueras de Tel Aviv, donde se le ubicó en un vuelo a Madrid esta madrugada.

Canales fue uno de los diez activistas que viajaban a bordo del barco "Freedom" en negarse a firmar la deportación, por lo que tenía prevista una vista esta tarde en Israel ante un Tribunal que certificaría la legalidad de su repatriación, pero asegura que fue trasladado antes de la cita.

"Me negué en todo momento a firmar el documento de repatriación voluntaria porque era como reconocer que había entrado ilegalmente en el país. Pero fue una detención, casi un secuestro en aguas internacionales", dijo Canales sobre la interceptación del barco el pasado sábado cuando, explica, estaba a 33 millas de la costa gazatí.

Desde que el movimiento islamista Hamás se hiciera con el control del enclave costero en 2007, Israel impone un bloqueo aéreo, terrestre y marítimo en el acceso a Gaza, que la Flotilla de la Libertad intenta romper.

Esta iniciativa nació en 2008 para denunciar el asedio y este año ha estado compuesta por tres barcos -"Al Awda" (Retorno, en árabe), "Freedom" y "Falestine" (Palestina, en árabe)- que partieron a mediados de mayo desde un puerto de Escandinavia.

El primero interceptado fue el "Al Awda", el pasado 29 de julio, con 22 pasajeros a bordo, entre los que se encontraban dos enfermeras españolas, Lucía Mazarrasa y Emilia Nacher, que fueron también deportadas.

En esa embarcación viajaba también la israelí Zohair Chamberlain, residente en España, que quedó en libertad por tener ciudadanía y regresó hoy a Madrid, según confirmó la portavoz de la plataforma española Rumbo a Gaza, Sandra Barrilaro.

El Gobierno de Noruega, país de bandera del "Al Awda", pidió explicaciones a Israel sobre la base legal para el abordaje del navío, en el que viajaban cinco ciudadanos noruegos.

El Ejército israelí interceptó el pasado sábado el segundo de los barcos, "Freedom", donde viajaba Canales, mientras que el tercero no alcanzará las costas gazatíes por problemas técnicos y está actualmente regresando "posiblemente a un puerto italiano", adelantó a Efe Barrilaro.

"Nos siguieron con barcos militares, primero egipcios y luego israelíes. De noche, los israelíes nos contactaron por radio y les dijimos que nuestra actitud era pacífica. Pero nos dijeron que si continuábamos, nos iban a abordar", recuerda el concejal andaluz.

El Ejército argumenta que actúa porque "el bloqueo naval es una medida de seguridad necesaria y legal, reconocida repetidamente por el mundo y las Naciones Unidas como importante para la seguridad del Estado de Israel y sus fronteras marítimas, que protegen a los civiles israelíes ante el terror y el contrabando de armas".

Los doce activistas que viajaban en el velero "Freedoom", con bandera sueca, fueron traslados primero al puerto de Ashdod y después al centro de Guivón para inmigrantes en situación irregular, en la ciudad de Ramle, al sur de Tel Aviv.

Allí, la mayoría se negó a firmar la deportación voluntaria, mientras que el periodista con doble nacionalidad española y británica Ian Díez Young aceptó la repatriación.

La embajada de España en Tel Aviv ha visitado a los ciudadanos españoles durante el periodo de detención, en el que, según Canales, estaban incomunicados y sin sus pertenencias.

Además de intentar romper el bloqueo israelí, las embarcaciones llevaban material humanitario para la población de Gaza que el Ejército israelí se comprometió a entregar, según Barrilaro, aunque hasta ahora sólo se ha trasladado parte.

Canales, que es la primera vez que participa en este iniciativa, dijo en España que espera "que el mensaje haya llegado, y que el pueblo palestino sepa que hay gente que se mueve por ellos".

Me negué en todo momento a firmar el documento de repatriación voluntaria porque era como reconocer que había entrado ilegalmente en el país

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Detenido en Lepe acusado de ocultar hachís y 2.600 euros
chevron_right
Finaliza el Taller por la inclusión de discapacitados intelectuales