Actualizado: 21:39 CET
Lunes, 23/07/2018

Huelva

Seis años a la espera de sentencia por una violación

Una vecina de Villablanca relata el calvario que vivió de Erasmus en París en 2012

  • La joven de Villablanca

Una mujer vecina de Villablanca, Marta L.R., ha denunciado este lunes que lleva seis años esperando que se dicte sentencia definitiva en París tras sufrir una violación en un hospital de la capital francesa por parte de un celador que ya fue condenado en primera instancia por los hechos.

Según su relato, y la documentación remitida, la joven que ahora tiene 30 años de edad, se encontraba en París con una beca Erasmus cuando la noche del 21 de enero de 2012 sufrió una crisis de epilepsia idiopática, “que me provocó una crisis de ausencia, una especie de catatonia, que recibes impulsos y eres consciente de lo que pasa alrededor, pero no te puedes comunicar con nadie en ese momento”.

Marta fue llevada al hospital del distrito de Clichy  “con una consciencia, según los médicos, de 8 sobre 10, incluso notando cómo me hacían un masaje cardiaco”, y cuando ya estaba en el hospital “noté que me penetraban con un dedo, claramente sentí que alguien me mete un dedo en la vagina”. “En el estado en que estaba, llegué a pensar que me estaban limpiado o poniéndome una sonda, en un momento en que junto a la camilla había un enfermero y una enfermera más alejada”, ha dicho.

Sin prestar atención a lo que pasaba, “porque pienso que es una cura o algo así, me quedé dormida y despierto a las dos horas más o menos, en una pequeña habitación con la puerta abierta, y veo al trasluz a un hombre que luego me doy cuenta de que es el mismo, aunque él no sabía que estaba consciente, que me mete la mano entera en la vagina, y me toca el pecho, y ahí ya pensé que pasaba algo, le agarré el brazo, comencé e gritar y vinieron varios enfermeros”.

Por estos hechos, puso una denuncia de forma inmediata contra el enfermero, “pasando cosas muy extrañas, como que las propias compañeras de planta no notaban que contase algo que ellas no sabían. Yo recordaba de él que era un hombre con perilla y gafas”, unos datos con los que formalizó la denuncia.

En febrero de 2016 fue citada a juicio y se anuló por falta de intérprete, el segundo en septiembre de 2016, “que embarazada de siete meses tuve que ir a París y se suspendió otra vez, hasta que en febrero de 2017 dejé a mi hija de dos meses con mi pareja en Lepe y por fin se celebró el juicio”. Ante el tribunal “justificó que no pudo tocarme por tomar una medicación por esclerosis que le privaba de deseo sexual, a pesar de toda la pornografía que se encontró en su casa en un registro, pero salió culpable, y fue condenado a un año de cárcel, que no cumplió, y 5.000 euros de indemnización”.

“La pesadilla no termina”

Sin embargo, presentó un recurso “avalado por uno de los abogados más importantes de España, lo que siempre nos ha extrañado mucho, lo protegido que está, y hoy lunes se tendría que haber celebrado el juicio, y se ha suspendido por petición del abogado, con lo que de nuevo vemos que la pesadilla no termina”.

Marta L.R., que ha lamentado la escasa ayuda de entidades como la embajada de España en París, ha pedido toda la ayuda posible para que este asunto se pueda solventar de forma definitiva, ya que “han pasado seis años y todavía este hombre, condenado por violación, sigue sin pagar su culpa”.

COMENTARIOS

Andaluca Informacin Andaluc�a Informaci�n