Actualizado: 22:23 CET
Domingo, 16/12/2018

Andalucía

La banca da a Abengoa hasta junio para mostrar su viabilidad

Se crean cinco divisiones de negocio -agua, transmisión eléctrica, generación, mantenimiento e I+D- a las que se traspasa personal de las filiales con EREs

  • sede de abengoa en sevilla
  • Puja de nuevo por grandes proyectos en Oriente Medio o Latinoamérica, pero sigue sin liquidez para arrancar

La denominada Nueva Abengoa surgida de la junta de accionistas del pasado 22 de noviembre, que aprobó la toma de control del grupo por los bancos y fondos de inversión que se han comprometido a aportar casi 1.200 millones para reflotarla, tiene en el primer semestre de 2017 su piedra de toque para demostrar que es viable. A falta de que ese importe entre definitivamente en la empresa, los seis primeros meses del año son el plazo que internamente se maneja como margen que los nuevos dueños dan a la empresa para que muestre su capacidad de generar negocio y pagar las deudas pendientes tras salir del preconcurso.

Según distintas fuentes internas, Abengoa ha vuelto a pujar por grandes proyectos  como centrales de ciclo combinado, desaladoras, centrales de conversión de residuos en electricidad, etc... Proyectos de varios cientos millones de euros en África, Oriente Medio y Latinoamérica, fundamentalmente.

Sin embargo, el retraso de diciembre a enero para que banca y fondos aporten efectivamente esos casi 1.200 millones (la mitad es refinanciación de créditos y la otra, nuevos fondos para terminar proyectos y cubrir costes de reestructuración) sigue penalizando a la empresa. No puede aportar avales u otro tipo de garantías, algo habitual en los proyectos por los que puja. Esa situación, que se viene produciendo desde septiembre de 2015, se mantiene.

En paralelo, el plan de reestructuración financiera que permite a la empresa evitar el concurso por ahora lleva aparejado una reordenación de las líneas de negocio de la actividad de ingeniería (la única que permanecerá en la empresa, ya que Bioenergía está en venta) que se va a comenzar a ejecutar de inmediato, en los primeros meses del año. Consiste en volver a organizar las capacidades de ingeniería por sectores de actividad, en lugar de por capacidades: ingeniería, construcción y desarrollo de negocio (preparación y negociación de ofertas).

En concreto, se han creado lo que denominan cuatro verticales de negocio: generación de energía (que tendrá como cabecera a la sociedad Abener); transmisión de electricidad (pivota en torno a la actividad de construcción de líneas de Inabensa); agua (proyectos hidráulicos y de desalación que se pilotarán desde la filial Abeima); y operación y mantenimiento. Hay, en quinto lugar, una llamada Incubadora Tecnológica que agrupa los activos de I+D de la antigua Befesa (agua), Solar y los laboratorios de la sede de Palmas Altas. Esta incubadora está en venta.

Subrogación

A las cabeceras de esas nuevas divisiones de negocio se va a ir subrogando, con fecha 31 de enero, a personal de las filiales Abengoa Business Development, Abengoa EPC o Abengoa Engineering, actualmente afectadas por EREs o Ertes. El personal que alimenta estas nuevas cabeceras queda fuera de los procesos de ajuste y está siendo notificado sobre la subrogación.

Las nuevas sociedades carecen de comités de empresa y hacen a Abengoa más fácil de vender a medio plazo cualquiera de ellas a grupos de cada uno de esos sectores. En cualquier caso, esta reordenación que se ideó en etapa del expresidente Antonio Fornieles, también facilita y hace más eficiente la gestión del grupo

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Protestas en silencio marcan el último plenario de 2016
chevron_right
Moción de censura de PP y Sí se puede contra el PSOE en Aljaraque