Quantcast
El tiempo en: Andalucía
28/05/2023  

Huelva

La gallina vieja es un placer

El regreso de la agrupación de Fali Ramos engrandece el género de la chirigota

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • La gallina vieja -

La chirigota sigue viva. Gracias, hasta ahora,  a las agrupaciones de la capital onubense. A las notables actuaciones de El Molino y La Noria, hay que sumar la sobresaliente representación de ‘La gallina vieja’, la chirigota de Fali Ramos, que en su regreso a las tablas onubenses no tardó ni un acorde en recordar el estilo irónico y fino que las coloca como una de las grandes. Sin duda. Pese a que el controvertido tipo, prostituta entrada en años de la calle Gran Capitán 69, podía dar lugar a humor fácil y borde,  el desarrollo de la actuación demostró todo lo contrario. Creatividad, elegancia, musicalidad y altas dosis de sentido del humor. Su tanda de cuplés fue, simplemente, descojonante, llegando incluso a descubrir a su sobrino como autor del robo de hachís de nochevieja en la aduana. Genial. Todo cuidado al detalle. Decorado, puesta en escena, voces, tipo... chirigota de las grandes. Sin duda, la que mejor maneja el doble, triple y cuatriple (creo que esta palabra no existe) sentido.
   Sin duda, el regreso de Fali Ramos y sus actores, fue la gran atracción de la cuarta sesión de preliminares. Pero también era la noche del primer premio en comparsas 2012. La Tarantela de Punta Umbría llegó con ‘Los teatreros’. Un teatro dentro del teatro, con una original representación de pasodobles introducidos por un breve monólogo teatral. Fuerza en las voces, y en lo musical, salto de calidad con el regreso al grupo del mejor púa de Huelva ( y parte del extranjero)  Juan Francisco Palacios. Estarán en la pomada, nuevamente.
   Otra de las sensaciones de la noche llegó desde Ayamonte, con la autoría de uno de los grandes comparsistas de la provincia, Pedro Suárez, que para este año se ha inventado ‘La comuna’, un grupo altamente carnavalero y reivindicativo, cansados del sistema, y que dejaron una notable actuación en su pase de preliminares. Letras comprometidas, directas y valientes, y fin de fiesta con un popurrí dinámico y rítmico. Otro gustazo de agrupación.
   Y, sin duda, la revelación de la noche llegó con la voz de la conciencia de Mairena del Alcor. La comparsa mixta ‘Don Pepito’ supo superar las dudas iniciales para, a partir de los pasodobles, empezar a creerse un tipo muy original (Pepito Grillo) que respetaron en todo momento. Sin riesgos en las voces (cuando lo tomaron se notó), esta comparsa debutante en el Gran Teatro ofreció una entretenidísima actuación, con letras muy cuidadas para adaptarlas al personaje, y una música, principalmente en el popurrí, perfectamente adaptada a la idea. Enhorabuena.
   El borrón de la noche llegó con la chirigota de Ayamonte ‘Este año no levantamos cabeza’, un nombre que ni pintado para unos gigantes cabezudos que sólo pudieron sorprender con el tipo. Llegaron a aburrir.

 

Los teatreros

"La vida es puro teatro, el teatro es pura magia y la magia es Carnaval". Así empieza la presentación de este grupo de gente del teatro. Fuertes. Muy fuertes. Musicalidad exquisita. Defienden primer premio y es por algo. Los pasodobles lo presentan con breve monólogo. Al tipo. El primero, un canto al respeto en la composición y a la libertad de expresión. Bellos giros musicales. Exquisitos silencios. En el segundo, letra reivindicativa contra los recortes en la ley de dependencia. Historia bien cantada. Y bien contada. En la tanda de cuplés, un repaso a los recortes de los diferentes gobiernos españoles, y las mafias chinas de Nacho Vidal centraron los temas, rubricados con un estribillo cortito y bello al más puro estilo La Tarantela. Dinámico popurrí, luciendo matices de voces, con cuartetas cargadas de ritmo y un paseo altamente carnavalero por los géneros teatrales para poner fin a la actuación. Una de las grandes. Un año más.

Este año no levantamos cabeza

Gigantes cabezudos. Buen tipo. Una presentación para no comerse la cabeza. Traje pesado, lo que da un plus de dificultad a la representación de esta chirigota ayamontina. Cómo explicar a un sobrino qué es la crisis relacionándolo con el tipo para el primer pasodoble. Bien. Piropo a la infancia  con giro hacia el caso Bretón en el segundo. Sin riesgos en las voces, mascando alguna letra que otra (pero nadie se ha dao cuenta) y con cierto esfuerzo para que voces y música vayan a compás. Cuplés. El primero, doble sentido entre las preliminares con una chica de Huelva con la que quisieron ligar y las preliminares del concurso onubense "donde nunca pasamos". No está mal. El segundo, a lo que cada uno caga comparándolo con un alijo de droga. Pues eso. Estribillo al tipo. "Ojú qué cabeza tengo". Valorar el esfuerzo en un popurrí que se hace un poquito largo. Idea muy por encima de la representación. Nos vemos.

Don Pepito

Pepito Grillo se escapa de su cuento para llegar a las tablas del Gran Teatro con compromiso de sinceridad. Buena idea la de esta comparsa mixta. Toca tirar de conciencia. Presentación un tanto larga. Bien cantada. Sin riesgos. Su debut en Huelva, con bellas palabras para esta tierra, el tema de un primer pasodoble bien preparado para ganarse a un público que las escucha por primera vez. Gracias por el esfuerzo. Afinaditas. Sin perder el sitio. Dura crítica a los defectos del país, a sus personajes, a la debilidad ante Europa... y de ahí un salto un tanto inesperado al caso Bretón. ¿Churras con merinas? Aviso al jurado en el primer cuplé, y nada de 'más negro que el sobaco de un grillo', que el láser también ha llegado al mundo del cuento. El afamado libre 'Las sombras de Grey (sobre todo entre las mujeres) se lo saben al dedillo. Dos buenos cuplés, con un estribillo muy original y musicalmente muy adaptado al tipo. Bieeeeeen. La voz interior amenaza con hacer temblar a todo los desenmascarables en un rítmico y divertido popurrí con el que, más bien que mal, cierran un bello cuento. Musical y literariamente, con el tipo de principio a fin. Como el Carnaval manda. Buen debut. Muchas gracias por venir. Candidatas a volver.

La gallina vieja

Regresa la chirigota de Fali Ramos. Un grupo de 'lolis' del Gran Capitán, la calle del 'chacachá'. Tipo controvertido de prostituta entrada en años que en la presentación ya van dejando claro sus chirigoteras intenciones. Qué bien interpretan. En el primer pasodoble, toda una serie de pamplinas para describir sus servicios. Estilazo. Las 'vidas' que han ido pasando por el 69 de Gran Capitán, para un segundo pasodoble cargado de doble, triple, cuatriple (no sé si existe esta última palabra) sentido. Genial. Todo al tipo. Genial (otra vez). Las penurias de un sobrino que acabó fumándose 1.000 kilos de chocolate en nochevieja (apareció el ladrón de la aduana) y  las especiales virtudes de uno de sus clientes coparon dos cuplés simplemente descojonantes (esta palabra creo que sí existe). Fuera la bata en el popurrí, y listas para la batalla. Un popurrí de aventuras de esta legendaria prostituta pone fin a una actuación que ha sido todo un placer. Ganamos todos. Sobre todo la chirigota.

La comuna

Grandioso canto a la libertad. Qué pedazo de presentación. Comparsa altamente comprometida. Pasodobles. Grandes voces. Qué fuerza. Suben, bajan, suben. “Prefiero morir a palos antes que morir de hambre”, llamada a la valentía social después de un repaso poético por todas las miserias que tienen a España como está. Palo al deseo independentista catalán en el segundo. Directo. Sin tapujos. El famoso penalti de Sergio Ramos en champions y la candidatura de una familia para ‘La Voz’ centran los dos cuplés, con un estribillo elegante y bien entonado. En la misma línea reivindicativa, entre la furia, la nostalgia y la esperanza, defienden un popurrí cargado de ritmo musical. De las comparsas buenas. Muy buenas.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN