Actualizado: 19:37 CET
Domingo, 15/12/2019

Huelva

Lo que dice el Papa va a misa: los Reyes Magos eran de Huelva

Benedicto XVI defiende en su último libro, ‘La infancia de Jesús’, que la procedencia de sus majestades es el antiguo reino de Tartessos


Lo que dice el Papa va a misa. Así que fieles a sus palabras y a la interpretación de las mismas que ha hecho nuestro dibujante ‘El Petardo’, al final va a resultar que ni oro ni incienso ni mirra fue lo que llevaron los Reyes Magos de ¿Oriente? al niño Jesús en su nacimiento, sino más bien Jamón de la Sierra, choquitos, gambas, coquinas, fresas, naranjas y vino del Condado llenaron el pesebre para la fiesta postparto de San José y los suyos.

Y es que, Benedicto XVI, en su último libro ‘La infancia de Jesús’ (el mismo en el que defiende que ni un asno ni un buey estuvieron presentes en el nacimiento de Jesucristo) argumenta que la procedencia de los Reyes Magos es el antiguo reino de Tartessos. O lo que es lo mismo, según las últimas interpretaciones de la historia: En Huelva.

Viva Huelva se ha hecho eco de esta argumentación papal  a través del portal lahuelvacateta.es, que ha entresacado algunos extractos del libro en cuestión, que reproducimos a continuación: “La promesa contenida en estos textos (refiriéndose Ratzinger a Isaías 1,3, Isaías 60 y Salmo 72,10) extiende la proveniencia de estos hombres hasta el extremo Occidente (Tarsis, Tartessos en España), pero la tradición ha desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos, interpretándolos como reyes de los tres continentes entonces conocidos: África, Asia y Europa. El rey de color aparece siempre: en el reino de Jesucristo no hay distinción por la raza o el origen. En él y por él, la humanidad está unida sin perder la riqueza de la variedad. Más tarde se ha relacionado a los tres reyes con las tres edades de la vida del hombre: la juventud, la edad madura y la vejez…”

En ‘La infancia de Jesús’, libro con el que el Papa completa su trilogía sobre Jesús de Nazaret, Joseph Ratzinger, desde su sabiduría teológica, hace una interpelación de los evangelios, pero basándose también en los mensajes de los libros proféticos y los salmos que forman parte del Antiguo Testamento. Así, como refleja lahuelvacateta.es, en estos textos ya aparece la alusión a Tarsis. Por ejemplo, Isaías 60: “Ciertamente á mí esperarán las islas, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de Jehová tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado”.  Y otro ejemplo, ahora del Salmo 72,10 y 72,11: “Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas le paguen tributo.Que los reyes de Arabia y de Sebá le traigan regalos; que todos los reyes le rindan homenaje y lo sirvan todas las naciones”. Como refleja el autor del artículo del portal antes citado, “desde hace tiempo estos salmos han sido vistos como un indicio de relaciones entre Tartessos (Tarsis) con su oro y su plata y el mundo del oriente mediterráneo, a través de los fenicios por supuesto.

Llamada al turismo
La argumentación papal, a la que cada uno dará su interpretación, sirve para añadir a tres de los más grandes personajes de la historia universal, los sabios magos de ¿oriente?, a la amplia lista de onubenses ilustres. Y ¿por qué no? para hacer de Huelva un reclamo turístico. Así, con una fina dosis de ironía y gran sentido del humor, el articulista de La Huelva Cateta defiende que “por menos que esto se han montado los catalanes un chiringuito turístico sobre Colón y el descubrimiento de América”. Él lo tiene claro: “Vamos a aprovecharnos y a crear rutas turísticas a mansalva. Si ya todos en realidad lo sabíamos. ¿Quién no ha oído hablar en Huelva de la tienda de Baltasar? Podemos adornarlo un poco y nos inventamos alguna mentirijilla y les enseñamos a los turistas un par de casas viejas de esas que quedan 3 ó 4 en toda la ciudad y les contamos que ahí nació Melchor y en la otra vivió Gaspar hasta que se casó. Ya me veo yo los cruceros haciendo cola en Bacuta para atracar en el muelle”.
   Más allá de la broma, un consejo para todos los niños y no tan niños onubenses. Este año, cuando empecéis la carta de peticiones de regalos no la iniciéis diciendo ‘Queridos Reyes Magos de Oriente...’. No. Pongamos en valor lo nuestro, y escribid: ‘Queridos Reyes Magos del antiguo reino de Tartessos, ahora Huelva...’. Porque lo ha dicho el Papa, y lo que él dice va a misa. Como Dios manda.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El alcalde dedica solo el 0,2% del presupuesto al empleo
chevron_right
“En el Año de la Fe, Huelva no va a pasar desapercibida”