Actualizado: 19:39 CET
Jueves, 19/04/2018

Huelva

Despiden a un traductor tras denunciar que no le pagaban

Se queda sin trabajo tras ocho años realizando labores de intérprete en los juzgados de la provincia

  • Youssef El Yaddoune

Youssef El Yaddoune lleva ocho años trabajando como traductor de árabe y francés en los juzgados onubenses. En todo este tiempo, ha pasado por dos empresas, las que se hicieron con este servicio en un concurso público de la Junta de Andalucía, y ha cumplido rigurosamente con su trabajo. Su único pecado ha sido levantar la voz y denuciar que hacía seis meses que no cobraba.

Ahora la empresa para la que prestaba sus servicios de traductor ha decidido prescindir de su trabajo, aún siendo uno de los traductores más veteranos de la provincia, alegando que no tiene “ninguna relación laboral” con él y que “no están obligados” a llamarle, puesto que se trata de un trabajador autónomo y no un asalariado, pese a que cada vez que ha sido llamado, ha cumplido con el día y la hora que le fijaba la empresa, y pese a que cuando la empresa ganó el concurso, tuvo que presentar los datos y credenciales de los traductores que cubrirían este servicio, y entre todos estaba también Youssef El Yaddoune.

Todo empezó hace tres meses, cuando Youssef El Yaddoune acudió a Viva Huelva para denunciar que los traductores de los juzgados onubenses no cobraban desde octubre de 2011.
Aunque su nombre no apareció en la información publicada, la empresa que tiene adjudicado este servicios, la granadina Ofilingua, le señala a él como el cabecilla de las protestas, ya que también elevó su queja a la Administración judicial andaluza y decidió impulsar una asociación de traductores onubenses (Asociación de Traductores e Intérpretes Judiciales de Huelva ‘La Alternativa’) para defender todos unidos sus derechos.

Como respuesta a la reivindicación de cobrar lo que le debían, Ofilingua, que cuando ganó el concurso obligó a los traductores a hacerse autónomos, ya que antes eran trabajadores asalariados -según denuncia Youssef El Yaddoune-, le comunicó en junio que “ya no trabajaba para ellos, que no teníamos ninguna relación laboral y que no estaban obligados a llamarme para trabajar”.
En esta línea, insistieron en que “no tenemos ninguna obligación, y tú sabes lo que has dicho, qué has dicho y a quién se lo has dicho”.

Dispuesto a todo
Tras este varapalo, Youssef El Yaddoune no piensa aceptar lo que considera una injusticia y ha decidido defender sus derechos en los tribunales, ya que considera que ha sido víctima de un despido en toda regla.

Este viernes tendrá lugar el acto de conciliación previo, para intentar que el asunto no llegue a juicio, aunque Youssef El Yaddoune no tiene muchas expectativas al respecto.

No obstante, se muestra seguro y con fuerzas para llegar hasta el final ­-a pesar de que su médico le ha diagnosticado una depresión- porque entiende que se trata de un despido, ya que “la empresa controlaba mi jornada, dónde y cuándo tenía que ir, y eso no se le puede exigir a un autónomo”.

Además, cree que la empresa ha cometido otra irregularidad, ya que en las bases del concurso por el que se adjudicó este servicio a Ofilingua, se especifica que “el contratista no podrá sustituir al personal facultativo adscrito a la realización de los trabajos sin la expresa autorización del responsable del contrato”, es decir la Junta de Andalucía, y a Youssef El Yaddoune no le consta que la empresa haya solicitado esta autorización a la Junta.

El viernes será el primer asalto. Mientras, Youssef El Yaddoune insiste en que solo quiere trabajar y poder sacar adelante a su familia.

COMENTARIOS

Andaluca InformacinAndaluca Informacin