Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jerez

La sequía limita las reservas de agua en la provincia de Cádiz a entre uno y dos años

Los regantes de la provincia se enfrentan a severas restricciones que pueden llegar en la cuenca del Guadalete al 50%

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Pedro Gallardo, presidente de Asaja Cádiz, en la inauguración del acto -

Los camperos más veteranos del lugar tienen que remontarse la primera mitad de la década de los noventa para encontrarse con una situación de sequía similar a la presente; incluso admiten que entonces “fue peor”, pero las circunstancias presentes tampoco aventuran nada bueno en el corto plazo. Con los pantanos de la cuenca del Guadalete al 29% de su capacidad, la evaluación en torno a la disponibilidad de reservas de agua para el abastecimiento humano y el regadío se limita a entre uno y dos años, según expuso ayer Álvaro Real, director general de Infraestructuras del Agua de la Junta, en el transcurso de unas jornadas celebradas en la sede de Asaja en Jerez dentro del Foro AgroGO!, promovido por AgroBank.

Según los últimos datos actualizados, los pantanos de la cuenca Guadalete-Barbate disponen en este momento de 469 hectómetros cúbicos, al 29% de su capacidad de embalse. Son 137 hectómetros menos que hace un año -en un 2022 que también se caracterizó por la escasez de lluvias-, y 628 menos que la media de agua embalsada en la provincia en los últimos diez años.

Pese a que la mesa de la sequía celebrada en la provincia la pasada semana haya mantenido las restricciones del regadío al 25% hasta el próximo octubre, todo apunta a que pueden elevarse al 50% a partir de entonces, si la situación no mejora. No solo eso, la organización que representa al regadío andaluz, Feragua, estima que los daños económicos por las restricciones se elevarán para los regantes de la Cuenca Guadalete-Barbate, en la campaña que empieza ahora en mayo, por encima de los 90 millones de euros, según su presidente, José Manuel Cepeda, presente en las jornadas, quien incidió en la necesidad de seguir avanzando en innovación y sostenibilidad, pero también en la de mejorar la garantía de agua, un reto que se ha demostrado prioritario en esta nueva sequía y que lo será más en un contexto de cambio climático y previsible intensificación de los ciclos secos y sin lluvias.

En este sentido, además de ayudas a corto para aliviar los daños económicos por las restricciones de esta campaña, los regantes piden a las administraciones la tramitación urgente de las presas aprobadas en los planes hidrológicos -en la provincia está prevista la de Gibralmedina, en el Campo de Gibraltar-, la ejecución de un plan de balsas para aprovechar mejor las aguas de escorrentías, mayores inversiones en regeneración y desalación, además de seguir avanzando en modernización, innovación y digitalización. Álvaro Real, por ejemplo, avanzó la realización de mejoras en los canales de los regantes del Guadalete.

Por su parte, el presidente de ASAJA Cádiz, Pedro Gallardo, ofreció los datos de pérdida de cereal a causa de la falta de lluvia. “La situación es dramática. Hablamos de un 50% de cereal perdido actualmente y de un 80% de cereal perdido en España si no llueve en toda España. Esas cifras pueden extrapolarse a cualquier producción. Para nosotros, donde hay agua hay pueblos vivos, y hay que apostar por el agua. Por eso mismo, creo que estas jornadas son importantes para sensibilizar a la población de lo que estamos haciendo los agricultores y ganaderos, que es optimizar el agua”.

Sobre esta cuestión, Real abundó en que el apoyo del Gobierno andaluz al regadío, que se sustenta en tres pilares: la modernización de la comunidades de regantes y de las explotaciones de regadío, la mejora de la eficiencia y la disminución de la dependencia de las comunidades de regantes mediante el fomento de las energías renovables y el fomento del uso y las conexiones necesarias para emplear aguas regeneradas y desaladas en agricultura.

Asaja reclama el trasvase de agua

Pedro Gallardo, presidente de Asaja Cádiz, agradeció ayer a la Junta el tercer Decreto de Sequía, que se publicará en unos días y que establece unos 40 millones de euros de ayuda para el sector agroalimentario, pero advirtió que todas las administraciones “han de estar juntas”. En este sentido, lamentó que “lo que no puede pasar es que se esté tirando agua en el norte de España y no se esté canalizando ese agua a través de un Plan Hidrológico Nacional que permita la conexión de cuencas para traer esa agua de cuencas excedentarias a cuencas deficitarias”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN