Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 19/08/2022  

La escritura perpetua

A por todas

Sánchez es el único superviviente de los principales cabezas de lista de las últimas elecciones generales, de cuya celebración aún no se han cumplido tres años

Publicado: 27/07/2022 ·
11:00
· Actualizado: 27/07/2022 · 11:00
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Pedro Sánchez.
Autor

Luis Eduardo Siles

Luis Eduardo Siles es periodista y escritor. Exdirector de informativos de Cadena Ser en Huelva y Odiel Información. Autor de 4 libros.

La escritura perpetua

Es un homenaje a la pasión por escribir. A través de temas culturales, cada artículo trata de formular una lectura de la vida y la política

VISITAR BLOG

“Vamos a por todas”, exclamó Pedro Sánchez en el comité federal socialista del pasado sábado, y ese “a por todas” fue en su día parte de un anuncio que el gran Joaquín Prat exclamaba en directo y a pulmón en el Carrusel Deportivo de Vicente Marco: “¡Veterano, Veterano y… a por todas!”. Pedro Sánchez es ya un veterano de la política que para el comité recuperó la camisa blanca de aquellos remotos viajes en Peugeot por España, de agrupación en agrupación, acompañado frecuentemente por Adriana Lastra, que ahora deja o la invitan a que deje el cargo de vicesecretaria general. La lealtad supone una cualidad elevada, pero no es un seguro, ni en la vida empresarial ni, por supuesto, en la política.

Sánchez es el único superviviente de los principales cabezas de lista de las últimas elecciones generales, de cuya celebración aún no se han cumplido tres años. Cayeron en el campo de batalla político Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Pero ahí sigue Sánchez, siempre con el Peugeot engrasado y a punto, por si acaso, haciendo decretos, mientras Núñez Feijóo calla y emite inquietantes señales de estar seducido por la tumbona sobre la que se dejó caer Mariano Rajoy a la espera de que los problemas se solucionasen solos. La diferencia esencial entre uno y otro presidente radica en que Sánchez sale al encuentro de los problemas, aunque sea en compañía de Bildu y de la cuota de desgaste político que ello conlleva, y Rajoy confió en que el viento se llevara los problemas. El Gobierno ha establecido un impuesto a la banca y a las empresas energéticas que, por supuesto, ha hallado una feroz oposición en las entidades crediticias. Pero, como ha afirmado la periodista Lucía Méndez, nadie va a derramar una sola lágrima por la banca. La nueva portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Pilar Alegría, ha dicho: “Desde que estamos gobernando hemos aprobado más de 150 normativas legislativas y muchas fundamentales: reforma laboral, salario mínimo, ingreso mínimo vital o ley de Formación Profesional”. El Ejecutivo de coalición ha gobernado sobre todo para la gente, en parte por el empuje de Unidas Podemos, y Rajoy gobernó para la banca. Esta frase es reduccionista, sí, y en cierta medida tendenciosa, pero contiene un fondo de realidad. Y Pedro Sánchez ha recuperado su camisa blanca, con la que venció en aquellas primarias a Susana Díaz y al socialismo borbónico y de lerele de la exlideresa. Sánchez no debería quitarse esa camisa, como el teniente Colombo de la antigua serie televisiva -permanentemente reemitida- nunca se quitó la vieja y arrugada gabardina con la que siempre encontraba al culpable.

TE RECOMENDAMOS