Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 16/08/2022  

Matrícula de deshonor

Narcotráfico

A veces se nos olvida la importancia y repercusión que conlleva el tráfico de cualquier tipo de sustancias ilegales, fomentando un modelo de actividad delictiva

Publicado: 05/07/2022 ·
11:38
· Actualizado: 05/07/2022 · 11:38
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Plantación de marihuana.
Autor

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG

Hace años que Huelva dejó de ser esa ciudad inocente en la que vivir sin miedo a los altos índices de criminalidad que se observaban en otras ciudades. La delincuencia existía como en todo ‘patio de vecinos’, pero se respiraba un cierto grado de tranquilidad sin ese temor constante a encontrarte en medio de situaciones de riesgos como los que estamos viviendo en los últimos años. Los focos delictivos a consecuencia del narcotráfico estaban algo más controlados y, aunque siempre ha sido un lugar de paso, no llegaban a niveles tan preocupantes como los actuales, desviados circunstancialmente de las ‘zonas cero’ dada la presión que se está ejerciendo por parte de las autoridades competentes desde 2018, dejando a Huelva en ese punto estratégico que el tráfico de drogas requiere para su entrada en Europa, incrementando su actividad y todas sus consecuencias. 

A veces se nos olvida la importancia y repercusión que conlleva el tráfico de cualquier tipo de sustancias ilegales, fomentando un modelo de actividad delictiva que llega a condicionar a toda una ciudad. Cuando hablamos de drogas debemos tomar conciencia de todo el horror que entraña: bandas armadas organizadas y/o mafias, corrupción, incremento de la delincuencia, desapariciones y asesinatos e implicación de jóvenes que ven una vía fácil de obtener ciertos beneficios, entre otros.

Cierto es que las autoridades están alerta y logran incautar un buen número de toneladas anuales, siendo una mínima parte de lo que se cuece por estos lares. Huelva necesita un mayor control y mayor número de efectivos que evite que nuestra tierra se convierta en otro Campo de Gibraltar a merced del narcotráfico. Actualmente estamos en ese punto de mira si ya observamos ese incremento, tanto del tráfico en sí como del cultivo, sobre todo de marihuana, augurándose un futuro poco alentador. Esperemos que al igual que ha ocurrido en otros puntos calientes en cuestión de tráfico de drogas en España, en Huelva no se llegue mal y tarde. 

TE RECOMENDAMOS